Artículos

Por qué el Spider-Man de Andrew Garfield es mejor que el de Tobey Maguire y Tom Holland

El trepamuros de Marvel ha sido interpretado por tres actores en diferentes versiones cinematográficas. En este artículo les explicamos por qué el de Andrew Garfield es superior al de sus colegas.

El trepamuros de Marvel se convirtió en uno de los personajes favoritos de los fans desde que llegó a las páginas de los cómics en 1962 gracias al talento y creatividad de Stan Lee y Steve Ditko . Desde ese entonces hemos tenido innumerables apariciones del personaje en sus propias series de cómics, o en las de otros personajes, tres versiones diferentes en el cine, casi una decena de películas y un Spider-Verso animado que se volverá de carne y hueso en la pantalla grande. El debate es eterno, porque los fans están lejos de llegar a un acuerdo sobre cuál es la mejor adaptación: por un lado tenemos a El Hombre Araña - 89% y sus dos secuelas que fueron seguidas por El Sorprendente Hombre Araña - 73% y El Sorprendente Hombre Araña 2: La Amenaza de Electro - 52%, y en la actualidad por Spider-Man: De Regreso a Casa - 92% y su secuela Spider-Man: Lejos de Casa - 82%.

No te lo pierdas: Spider-Man: ¿Cuál es la mejor saga cinematográfica del personaje de Marvel?

Así como nadie se pone de acuerdo, tampoco hay un consenso sobre cuál es el mejor Spider-Man de los tres que tenemos hasta ahora. Tobey Maguire tiene a su favor el hecho de que fue el primero tras su debut en 2002 y la segunda película que protagonizó es ampliamente considerada como una de las mejores adaptaciones de cómics de superhéroes jamás hechas. Andrew Garfield, por su parte, pudo distanciarse de todo lo realizado anteriormente y mostrarnos un Spider-Man totalmente diferente e incluso más “arácnido”. Tom Holland, el Spider-Man de Disney, se aleja de las otras dos versiones al abordar más el lado de la adolescencia del personaje en parte porque la presencia de Holland dio para más de eso, que era justamente la intención de la compañía.

Cada actor merece reconocimiento por dar lo mejor de sí en el papel de Peter Parker/Spider-Man. No podemos imaginar cómo se debe sentir recibir una responsabilidad tan grande como la del rol de este personaje de Marvel. Sin embargo, solo uno parece haber encontrado el equilibrio perfecto entre las partes que convierten a Spider-Man en un todo. Andrew Garfield consiguió aunar el espíritu joven de Peter, con su característico entusiasmo, el momento del primer amor y todo lo que se puede asociar con los problemas personales y sacrificios con el aplomo de un actor de alta categoría.

Está infravalorado en comparación con sus colegas, pero eso no le resta mérito sino que por el contrario siempre será una agradable “sorpresa” para quien lo redescubra al visitar sus películas de Spider-Man. Este artículo no es otra lista más a todas las que ya se han hecho sobre las razones por la que este o aquel Spider-Man es mejor, aunque siempre son una lectura interesante, sino que aquí evaluaremos el desempeño de Garfield en el papel del superhéroe como actor y héroe de acción.

Te recomendamos: Spider-Man: ¿cuál es la mejor película según la crítica?

Hizo un gran trabajo a pesar de la presión

Andrew Garfield tuvo mucha presión sobre él. Demasiada. El actor protagonizó el reboot de una película que se estrenó solo diez años antes, y secuela solo cinco años antes, así que su versión del personaje sin duda iba a ser seleccionada en función de sus similitudes y diferencias con la interpretación de Tobey Maguire, injustamente o no. Con eso en mente, Andrew Garfield hizo lo mejor que pudo para que la interpretación del trepamuros estuviera de acuerdo con sus propias peculiaridades y estilo como intérprete. Esta variación de Spider-Man es más larguirucha, más nerd y también más bromista que el Spider-Man de Tobey Maguire. Sigue los mismos ritmos que la otra historia, pero esta vez se pone un poco más de atención en el aspecto del protagonista como amante de la ciencia. Sabemos, por ejemplo, que proviene de una familia científica, y esa influencia le permite crear sus propios artilugios. Es más melancólico, sin duda, y su versión es un poco más oscura al contarse la tragedia de sus padres; quizás eso y el sarcasmo que a veces usa es lo que no gustó a algunos espectadores. Su actuación se atasca un poco en The Amazing Spider-Man 2, pero vamos, terminó sufriendo del mismo mal que El Hombre Araña 3, que no está tan mal como muchos dicen.

Es la mejor versión arácnida del superhéroe

No importa el momento en el que lo veas, la versión de Andrew Garfield a menudo actuará más "como una araña" en una pelea que cualquier otra. Este Spider-Man confía en su habilidad de contorsionar su cuerpo y en su ingenio para defenderse en la batalla. Debido al físico de Garfield y la atención adicional del director Marc Webb, esta versión particular del personaje se parece más a lo que sería una verdadera persona araña en medio de una pelea. Se dobla, gira y se mueve en una variedad de formas diferentes, y hace que sus movimientos físicos sean un poco más únicos y distintivos cuando ves esta variación del personaje en medio de sus peleas. No necesariamente produce las peleas más estimulantes, y aquí podrán decir lo que quieran pero es verdad: es lo más parecido a lo que esperarías de un Spider-Man real y eso es algo que no se ha vuelto a ver en el cine de acción real.

El lado romántico y su (otra vez) buen trabajo como actor

Realmente hay algo que admirar en la relación de la vida real que tuvieron Andrew Garfield y Emma Stone. Tanto su romance como su química se sienten más honestos y realistas que el que vimos en la trilogía anterior, y también están más dispuestos a explorar el lado más complicado de las relaciones, donde las cosas no funcionan y una persona no está dispuesta a hacerlo. Eso da como resultado algunos de los elementos más espeluznantes en la secuela, donde Spider-Man está acechando a la Gwen Stacy de Emma Stone. Pero no se puede negar que el tercer acto es un puñetazo emocional en el estómago, especialmente cuando se trata de la prematura muerte de Stacy cuando está en medio de la pelea de Peter con el Duende Verde, la cual es fácilmente la mejor escena de la película y a la vez una grandiosa adaptación de ese clásico momento de los cómics. La emoción que trae Andrew Garfield es devastadora, y puedes sentir cuán brutal e impactante es ver a Stacy morir. Es un momento desgarrador y, a pesar de las muchas fallas de la secuela, esta reacción en particular es absolutamente correcta.

Continúa leyendo: ¿Cuál Spider-Man es más fiel a los cómics, Tobey Maguire, Andrew Garfield o Tom Holland?

Comentarios

  • Tomatazos (23)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos