Noticias

Filme sobre sexo con “niña androide” es condenado y retirado de festival de cine

El Festival Internacional de Cine de Melbourne decidió que la película era demasiado peligrosa y lo mejor era retirarla del evento

El abuso sexual infantil es uno de los peores crímenes que existen, y ninguna obra que pueda alentarlo o normalizarlo puede ser defendida por ser “arte”, ese fue el caso de la película The Trouble with Being Born, de la directora austriaca Sandra Wollner, que con su ópera prima The Impossible Picture (2016) ganó el International Debut Award en el Göteborg Film Festival 2017.

También te puede interesar: Netflix se rehúsa a retirar de su catálogo 365 DNI, película acusada de glorificar el tráfico sexual

En The Trouble with Being Born, producción austriaca alemana, se retrata la relación de una niña androide con su “padre”, con quien mantiene relaciones sexuales. La actriz de 10 años aparece en la película con peluca y máscaras de silicón y, aunque no hay escenas de sexo explícitas, queda muy claro el tipo de relación que existe entre los dos personajes. La directora aseguró que una escena donde aparece desnuda la niña utilizó un traje de baño color carne y más tarde fue removido digitalmente.

The Trouble with Being Born formaba parte del Festival Internacional de Cine de Melbourne en su edición virtual, pero ha sido removido luego de que llamara la atención de la psicóloga forense Karen Owen, quien dijo que se sintió muy perturbada y tuvo que dejar de ver el filme para luego borrar el link, pues “normaliza el interés sexual en niños”.

Owen dice que sin importar la intención artística detrás del proyecto, existe un alto riesgo de que la película se convierta en material para los consumidores de pornografía infantil, pues las imágenes que buscan esas personas no necesitan ser sexualmente explícitas. La psicóloga forense Georgina O’Donnell, quien no vio la cinta pero se enteró de su contenido, dijo que las leyes australianas prohíben la representación de niños, incluso en caricatura, para gratificación sexual.

También te recomendamos: Político australiano acusa al anime de sexualizar a los menores

Anteriormente la película había sido presentada en el Festival de Cine de Berlín en febrero y provocó que varios miembros de la audiencia abandonaran la proyección. La directora Sandra Woller ganó el Premio Especial del Jurado en aquel evento. En el MIFF 68½ (Melbourne International Film Festival Online) por otro lado se tomaron cartas en el asunto y ya no será proyectada su cinta; en un comunicado el festival aclaró que tras escuchar el consejo de los expertos lo mejor era expulsar al filme. El director artístico Al Cossar comentó:

La seguridad y el bienestar de la comunidad del MIFF y del público australiano en general es la principal preocupación del festival. Si bien la Junta de Clasificación de Australia aprobó la película para proyectarla en el festival de este año, hemos decidido eliminarla.

La directora, consciente de la preocupación que generó entre las psicólogas forenses y de lo que se dijo sobre su obra, defendió su trabajo diciendo que la actriz de 10 años estuvo bajo una completa protección y que su familia estuvo de acuerdo en que participara en la producción. Este fue su comunicado al respecto:

No te vayas sin leer: The Flash: Ezra Miller podría tener un escándalo sexual que lo haría dejar el papel

Desafortunadamente, existe el peligro de que alguien use una película para la excitación sexual con todas y cada una de las películas que involucran a niños actores. La diferencia crucial es que nuestra película realmente habla sobre el asunto y muestra, francamente, a qué clase de lugar psicológicamente oscuro te puede llevar una relación profundamente perturbada como la que se retrata, en este caso, la relación entre un hombre y un androide, una inteligencia artificial. La película aborda escenarios en los que nos somete un estilo de vida cada vez más aislado y el reinado libre de la tecnología. Más allá de eso, la película trata temas de muerte, culpa y mecanismos de soledad. Creemos firmemente que hay espacio para este tipo de trato con el mundo y que el arte, por su propia naturaleza, tiene que suscitar preguntas incómodas. La película no respalda ni promueve de ninguna manera la explotación infantil, sino que analiza una distopía sugerida, algunos elementos de los cuales ya son discernibles en nuestra realidad actual.

Fuente.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos