Artículos

RESEÑA | Loki: La primera aventura de ciencia ficción de Marvel

La naturaleza caótica de uno de los mejores villanos de Marvel se da de topes con el rígido concepto del tiempo en la nueva serie de Disney Plus.

Julio Cortázar escribió: “cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire [...] te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo, pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca”. El autor argentino tenía una obsesión con el tiempo y la forma en la que se incrustaba en nuestras vidas, así como lo arbitrario (los físicos dirían “relativo”) de su construcción como concepto. Algunas de esas ideas atormentan al protagonista de Loki - 96%, la nueva serie de Marvel que llega esta semana a Disney Plus, y el cómo resolverá dicho conflicto, en su universo lleno de dioses, superhéroes y alter ego que da paso a quizá el show más atractivo de la saga hasta ahora.

Suscríbete aquí a Disney Plus

Ambientado momentos después de Avengers: Endgame - 95%, Loki (Tom Hiddleston) escapa de los Vengadores con la Gema del Espacio sólo para ser capturado por un extraño escuadrón policíaco. Pronto descubre que existe una Autoridad de Variación Temporal (TVA), encargada de mantener el orden de una única línea temporal predeterminada por un trío de dioses. Cuando una amenaza comienza a aniquilar a los agentes de esta organización, uno de ellos llamado Mobius (Owen Wilson) decide reclutar al Dios de las Travesuras para dar con la persona detrás de ella y salvar toda la existencia.

En analogía con el texto de Cortazar, el personaje de Hiddleston encuentra que el tiempo, y su devenir, no proviene realmente de su acción, capacidad de decisión o percepción, sino de los designios de otros seres que le son ajenos y quienes ejercen su voluntad a través de su propio grupo de policías y jueces. En otras palabras, se acaba de dar cuenta de que el reloj que llevaba a la muñeca ni es suyo, ni respondía a un orden que él pudiera moldear y que la correa no estaba atada a su mano, sino a su cuello. No en vano, la mascota de la TVA es una inteligencia artificial que toma la forma de una pequeña relojcita que los entrena en el entendimiento de su misión de resguardar la continuidad.

No es una sorpresa que estos temas, sobre la naturaleza caprichosa del tiempo, estén en Loki. La serie fue escrita por Michael Waldron, guionista de Rick and Morty - 100%, animación que constantemente juega con las ideas del multiverso y que explora lo lúdico de la idea del tiempo. Y, sin embargo, en tan sólo los primeros dos episodios, con un par de conversaciones entre Mobius y el personaje titular, ya se trata de uno de los programas de Marvel que más se adentran en la ciencia ficción al poner estas ideas a prueba. Sorprende que las discusiones sobre el destino y el libre albedrío tomen tanto peso en el desarrollo del protagonista, cuando el estudio casi siempre se aleja de los temas más adultos a favor del espectáculo de acción.

No dejes de leer: Loki ya tiene calificación de la crítica

Los elementos de thriller que hay en el show, ya que Loki debe reunir pistas, a través de toda la historia de la existencia, para dar con el misterioso asesino de los agentes de la TVA, se prestan muy bien para plantear preguntas filosóficas sobre la determinación y el libre albedrío. Por ejemplo, en varias escenas, el Dios de las Travesuras se ve frustrado al fracasar en su intento por atacar o engañar a su nuevo compañero para quedar en libertad. Cada movimiento del protagonista es anticipado y, a través de la tecnología de la organización, es “reseteado" en el tiempo al momento anterior de realizar cada uno de ellos. Esto lo obliga a preguntarse si realmente posee libre albedrío o si su rol está confinado al que se le ha dado en la llamada Sagrada Continuidad. Y es esa incertidumbre la que le da motivación a su actuar. Esa combinación del uso de tecnología ficticia y la exploración de sus implicaciones en términos filosóficas que da paso al primer show de la saga que verdaderamente obedece al género de ciencia ficción.

Si encontraron el debate sobre la identidad de Vision y White Vision, en el final de WandaVision - 95%, una forma interesante de resolver el conflicto entre ambos personajes, Loki - 96% tiene más de estos juegos mentales sobre la forma en la que entendemos el destino, el caos y el tiempo. Conforme el personaje revela quién está detrás de los ataques a la TVA, el espectador puede más o menos adivinar hacia dónde va la trama. Con apenas dos episodios, la serie de Marvel apunta hacia enredos temporales y temáticos parecidos a los que exploran filmes como Asesino del Futuro - 93% o Predestination - 84%. Quedará por ver si le hacen justicia a las ideas que presentan en lugar de dejarlas en segundo plano a favor de la fórmula de superhéroes de la franquicia.

Te recomendamos: Las mejores series y películas sobre paradojas en el tiempo

Es indiscutible que la razón por la que Loki, como personaje, ha perdurado tanto, reside en lo picaresco de su personalidad, la cual resulta entrañable y en uno de los villanos más memorables del universo de Marvel. Pero hay que dar el crédito merecido a Hiddleston (The Night Manager - 93%, La Cumbre Escarlata - 71%, Kong: La Isla Calavera - 76%) por dar en el clavo cada vez que interpreta ambas facetas del mismo: el más malévolo y sarcástico y, por otro lado, el más vulnerable, así como por darle los matices suficientes como para entrever un puente entre las dos. No es un reto menor para el actor tener que regresar al personaje como era en 2012, dentro la continuidad de la franquicia, y encontrar una nueva forma de desarrollar más su carácter antiheroico bajo nuevas circunstancias. El show lo explota para comedia fácil en varios momentos del primer episodio, pero esto se compensa hacia el final y, de nuevo, es gracias al trabajo del actor británico que el balance funciona.

La serie aporta una nueva dimensión a la mitología de Marvel, pero en los dos primeros episodios vemos poco del mundo de la TVA. Se nos explica sus funciones y es un mérito del diseño de producción que logre sentirse como una nueva parte de este vasto universo. El ritmo es algo que también se siente diferente de los anteriores shows de la saga, las cuales regularmente dejaban más preguntas que respuestas en un intento por mantener al público en suspenso y suscrito a la plataforma antes que por motivos narrativos. En esta serie no es así, no se siente como si estuvieran cortando los episodios de manera deliberada para acabarlos de forma abierta. Este es otro beneficio de seguir la estructura de un thriller, pues el protagonista descubre suficientes pistas como para aprender lo necesario sobre su enemigo, pero no tantas como para predecir el resultado. Ese equilibrio entre información proporcionada y oculta está más cuidado que en sus antecesores.

Loki - 96% no se antoja tanto como un thriller criminal sino como una aventura de ciencia ficción a través del tiempo, y a través de la idea del tiempo. Aunque los seguidores de la mega franquicia no deberían preocuparse si lo que quieren es acción. No es, por ejemplo, tan desconcertante como Dark - 84% en sus primeros episodios, pero tampoco es tan predecible como Falcon y el Soldado del Invierno - 97%. Lo que la vuelve atractiva es la idea de ver a este personaje descubrir si su existencia está predeterminada o si encuentra, como parece buscar, algo de caos en el orden. O más importante aún, si esa búsqueda no es más bien parte del mismo. El show se compone de seis episodios y se lanzará uno a la vez todos los miércoles a partir de este 9 de junio exclusivamente en Disney Plus.

Continúa leyendo: Loki: primeras reacciones alaban la química entre Tom Hiddleston y Owen Wilson

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos