Artículos

Por qué Día de la Independencia tiene mejores efectos visuales que las películas de Marvel

Día de la Independencia se estrenó hace más de 20 años y sus efectos especiales todavía se ven muy realistas

Entre 1996 y 2020 los efectos especiales han evolucionado drásticamente, los avances en la tecnología son abrumadores y las imágenes generadas por computadora (CGI) han logrado un realismo sorprendente, pero lo más importante es que siguen siendo una herramienta para contar historias que se quedan grabadas en la memoria colectiva. En 1996 Día de la Independencia - 60% se quedó grabada en la mente de los espectadores por ser un hito en el cine de desastres / ciencia ficción y ha servido como referencia para numerosas películas del siglo XXI.

También te puede interesar: La magia del matte painting: la creación de escenarios fantásticos en el cine antes del CGI

Uno de los aspectos más llamativos de la cinta son sus efectos especiales, de no ser por estos el impacto habría sido nulo en la audiencia, pero lo que causa asombro es que más de 20 años después de su estreno los efectos especiales se vean tan bien, incluso si los comparamos con los modernos blockbusters cargados de CGI como los del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) o del cine de superhéroes en general. ¿Cómo puede superar una película tan vieja a lo más actual?

Para responder la pregunta hay que hacer un repaso breve de cómo evolucionó el uso del CGI en la década de los 90, la cual todavía estuvo llena de efectos especiales prácticos que dependían de maquetas y modelos a escala que ahora son conocidos como bigatures. Desde 1989 con El Secreto del Abismo - 89%, y unos años después con Parque Jurásico - 93%, Hollywood descubrió el enorme potencial de los efectos generados por computadora.

A finales de 1990 y principios del siglo XXI obras como Matrix - 87%, Star Wars: Episodio II - El ataque de los clones - 66%, El Señor de los Anillos: Las Dos Torres - 96% y Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra - 79% anunciaban una nueva etapa para el cine y los efectos especiales. El realismo de personajes creados con la técnica motion-capture, que consiste en grabar a un actor con un traje especial y luego interpretar sus gestos y movimientos en un personaje digital, dejó boquiabiertos a los espectadores con Gollum, de El Señor de los Anillos, Davy Jones, de Piratas del Caribe, y los Na’Vi de Avatar - 83%.

También te recomendamos: Los mejores y peores efectos especiales del Universo Cinematográfico de Marvel


A partir de entonces el CGI se volvió indispensable, no solo para crear mundos fantásticos y criaturas monstruosas, también se volvió útil para recrear escenarios históricos sin necesidad de construir un set gigantesco, o para que un actor parado enfrente de una pantalla verde en un set sea colocado en una ciudad al otro lado del mundo.

Con todo eso en mente hay que entender por qué el CGI se ha convertido en la herramienta favorita de los estudios, abarata los costos y permite crear tomas sumamente complicadas en un set real. No obstante, en la mayoría de los casos no ha podido superar el realismo que transmiten al espectador los modelos a escala, por la simple y sencilla razón de que se trata de objetos reales. En Día de la Independencia se construyeron modelos a escala de prácticamente todo: la Nave Nodriza, las naves destructoras de ciudades, los edificios emblemáticos como el Empire State, de Nueva York; la Casa Blanca y el Capitolio, de Washington DC; y el US Bank Tower, de Los Ángeles.

El artista de efectos especiales Volker Engel, uno de los encargados de dirigir esa área en Día de la Independencia, dijo en entrevista con The Hollywood Reporter que la película fue creada cuando el CGI comenzaba a dar sus primeros pasos, por lo que 95 por ciento de las escenas fueron realizadas con modelos a escala y cámaras con control de movimiento, y más tarde se unieron digitalmente. Para los millones de espectadores de 1996, igual que para el espectador actual, ver la destrucción de las ciudades en Día de la Independencia es un espectáculo visual que no ha envejecido. Aquí podemos ver algunas de las miniaturas utilizadas en la cinta.

También lee: Los mejores villanos de CGI del cine

Pero esto no es una crítica contra el CGI, el problema verdadero es el excesivo uso que se le ha dado, y eso mismo ha generado producciones con calidad irregular. Por un lado tenemos ejemplos de Marvel o de cualquier blockbuster de superhéroes, donde el CGI está muy bien integrado con las escenas de acción real, pero luego nos encontramos con escenas como la batalla final de Pantera Negra - 90%, considerada por algunos como la peor de toda la película. ¿Por qué algunos largometrajes actuales logran ser consistentes en sus efectos especiales y otros no? Volvamos a Día de la Independencia.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, en el filme dirigido por Roland Emmerich habían 430 tomas de efectos especiales, mientras que en su fallida secuela, Día de la Independencia: Contraataque - 31%, hay 1,750. Otros casos que nos muestran el cambio son El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo - 91%, que tenía 480 tomas de efectos especiales, y su precuela El Hobbit: Un viaje inesperado - 64% tuvo 2,000. En el caso de Marvel Studios estas cifras pueden ser incluso mayores; en Capitán América: Civil War - 90% se realizaron 3,000 tomas de ese tipo.

No te pierdas: Los momentos más innovadores de CGI en la historia del cine

Un problema que surge cuando son necesarias tantas tomas de efectos especiales es que hay fechas límite, y las compañías a veces deben trabajar en complicados escenarios y ambientaciones a las prisas. A ello hay que añadir que Hollywood no ha atendido la decadencia de la industria derivado de la competencia entre compañías de efectos especiales. Daniel Lay, activista del blog VFX Soldier, escribió hace algunos años que “en un intento por recortar costos, los estudios de efectos especiales han eliminado beneficios tales como días de enfermedad, seguro médico y cuentas de jubilación.”

No hay duda de que es un contexto muy diferente del de Día de la Independencia; el uso excesivo de CGI y los problemas que enfrenta la industria de los efectos especiales son factores decisivos al restarle calidad a los productos. Sin embargo, hay varios directores que todavía apuestan por el uso de efectos especiales prácticos combinados con el mejor CGI actual, ahí tenemos los ejemplos de Christopher Nolan y Denis Villeneuve. No es casualidad que El Origen - 86% haya ganado el Óscar a Mejores Efectos Especiales por encima de Iron Man 2 - 72%; que Interestelar - 71% le haya ganado a Capitán América: El Soldado del Invierno - 89%; o que Blade Runner 2049 - 88% haya ganado a Guardianes de la Galaxia Vol. 2 - 82%.

No te vayas sin leer: Día de la Independencia, de Roland Emmerich, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Cabe aclarar que esto no es un ataque contra Marvel, cuyas películas en general suelen tener grandiosos efectos especiales; se eligieron como ejemplo por la gran popularidad que tienen entre el público en general y porque los ejecutivos y artistas involucrados en ellas podrían aprender un poco de Día de la Independencia y de los cineastas que continúan la tradición de utilizar efectos especiales prácticos combinados con CGI.

Las imágenes de miniaturas Día de la Independencia provienen de VFX Blog, Prop Archives, Imgur y Reddit.

Comentarios

  • Tomatazos (3)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos