Artículos

RESEÑA: Mujercitas | Revitalizando una obra inmortal

El nuevo largometraje de Greta Gerwig es una muy buena puesta al día del clásico literario que le da nombre, y se sostiene principalmente por un guión sólido y una magistral dirección.

Mujercitas es una referencia literaria obligada, sobre todo en los tiempos actuales. Y es que la novela publicada en 1868 escrita por la estadounidense Louisa May Alcott , se volvió todo un clásico no solo por ser un retrato sensible e íntimo de un cuarteto de mujeres quienes vivieron en una período particular de los Estados Unidos, sino porque a través de él, su autora -la cual se basó en sus propias experiencias para escribir el libro- cuestiona los convencionalismos de su época, a través de personajes femeninos fuertes y determinados, que intentan romper con las normas establecidas y ser dueñas de sus propios destinos, en una época donde ello era casi impensable.

Puede interesarte: Little Women ya tiene calificación de la crítica

La novela ha sido adaptada al cine en al menos ocho ocasiones. La primera data de 1917, y fue dirigida por Alexander Butler. Las versiones cinematográficas más recordadas son sin duda la de 1933 con Katharine Hepburn, Joan Bennett, Jean Parker y Frances Dee, bajo la dirección de George Cukor; y la de 1994 realizada por Gillian Armstrong llevando en los estelares a Winona Ryder, Kirsten Dunst, Claire Danes y Trini Alvarado. Además, ha sido llevada a la pantalla chica infinidad de veces a través de telefilmes o miniseries, y ha sido referenciada dentro de diversas series televisivas.

Ahora la cineasta Greta Gerwig (Lady Bird) elige el texto de May Alcott para su nueva cinta, y se apoya en algunas de las actrices más talentosas de esta generación para llevar su embarcación a buen puerto: Saoirse Ronan (Desde Mi Cielo (2009); El Gran Hotel Budapest - 92%); Florence Pugh (Lady Macbeth - 85%, Midsommar: El Terror No Espera La Noche - 98%); Emma Watson (Las Ventajas de Ser Invisible - 85%, La Bella y La Bestia - 93% y desde luego, toda la saga de Harry Potter); y la prácticamente debutante Eliza Scanlen (Babyteeth), en su segundo estelar en un largometraje. Con ellas, la realizadora oriunda de Sacramento, California, pinta un lienzo con cuatro rostros, cuatro personalidades y cuatro aspectos de la feminidad.

Aunque este cast por sí solo hace al filme atractivo, desde luego que Mujercitas - 94% no funcionaría únicamente con ello, si no hubiese un guión sólido sobre el cual trabajar, y una certera dirección donde se evite caer en cursilerías o en la mera ilustración monográfica y logre plasmar en pantalla las bondades del relato original. Gerwig tiene ambos.

No dejes de leer: Mujercitas (2019) | Ya puedes descargar y leer el guión

En su guión (que también retoma elementos de Más cosas de mujercitas, la secuela también escrita por May Alcott) rescata puntos esenciales de la obra, respetando el material original, pero apropiándoselo y revitalizándolo, desembocando en un argumento fresco, desde el cual se tocan temas como la sororidad y la emancipación femenina de modo sublime, cuidando de no caer en innecesarios exabruptos o en el mero panfleto. En ese sentido, es muy fiel al texto original, al tocar dichos temas con claridad y sutileza a la vez.

En cuanto a la dirección, Greta consigue que el registro actoral de su elenco alcance un nivel homogéneo y óptimo. Aunque cada actriz conserva la necesaria individualidad de cada personaje marcada por los temperamentos, matices y características dictaminados por la propia novela, la realizadora hace que esas personalidades se conjunten, se complementen o se contrapunteen, según sea necesario, para elaborar con ellos un trabajo coral, donde cada intérprete tiene su voz y su tono específico, pero también pueden ser integradas en un ensamble y aportar las notas necesarias de forma armónica para componer así una enternecedora, divertida y bella sinfonía cinematográfica.

Para rematar esta afortunada actualización, la cineasta se arriesga introduciendo un par de guiños hacia el espectador, a través de un leve rompimiento de la cuarta pared por parte del personaje de Jo (Ronan). Y en su desenlace coquetea con la metaficción, al proponer un juego de espejos en el cual las historias del personaje antes mencionado y la de la propia Alcott se fusionan, dando la sensación de que ambas se miran una a la otra y se reconocen, en gozosa y pícara complicidad.

Notable es también el diseño de arte y vestuario, que en conjunto con la espléndida fotografía de Yorick Le Saux y complementado por la estupenda partitura escrita por el experimentado Alexandre Desplat; evocan no solo la época en concreto donde las acciones tienen lugar, sino atmósferas específicas para momentos determinados de la narración.
Mención especial merece la edición de Nick Houy, ya que al optar por una narración no convencional, abarcando la infancia y el inicio de la vida adulta de sus personajes estelares (mediante el recurso de saltar del presente al pasado y viceversa) no solo evita que la continuidad entre las historias individuales de cada protagonista sea confusa o se disperse, sino que además compagina acertadamente ciertos momentos clave de las mismas para que se complementen, y el impacto dramático sea mayor. Es de extrañar que la película no haya conseguido nominación al Óscar en esta categoría.

Mujercitas - 94% es una obra notable por todo lo anterior, pero además porque nos demuestra que Greta Gerwig ha crecido como cineasta a pasos agigantados y en muy corto tiempo; al ofrecer una excelente versión del clásico literario para presentarlo a nuevas generaciones con una novedosa, ágil y a la vez conmovedora puesta al día, llena de jovialidad. Quizá -con un poco de suerte-, alguno de esos espectadores jóvenes se anime a buscar la novela, se permita sumergirse en sus páginas y se deleite al conocer más a detalle las emotivas historias de Jo, Meg, Amy y Beth.

También puede interesarte: Lady Bird | La rebeldía confundida con el capricho

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos