Artículos

Midsommar: El Terror No Espera La Noche ya tiene Certificado de Calidad

El director de El Legado del Diablo mantiene su fuerza y regresa con una nueva pesadilla que ocurre a plena luz del día y en el medio de una celebración pagana en Suecia.

Ari Aster vuelve a sorprender a la crítica con una historia de terror original que combina lo mejor del terror psicológico con el folk horror para contar una historia que gira en torno a un rito ancestral en el que los protagonistas descubrirán que hay algo más de lo que la ceremonia aparenta ser y las personas que la ejecutan, pero como es la costumbre del director, hay mucho más de lo que presentan sus tráilers.

No te lo pierdas: RESEÑA: Midsommar: El Terror No Espera La Noche | El psychological/folk horror de Ari Aster

Midsommar: El Terror No Espera La Noche - 98% es su segundo esfuerzo como director tras haber impactado a la crítica y el público de forma positiva -y aterradora- con la película El Legado del Diablo - 96% que protagonizó Toni Collette como una mujer que se enfrenta a la pérdida de su madre que tenía problemas mentales (y la depresión que eso trae a su vida) y cuya hija luego descubrirá secretos en torno a su abuela y varios eventos inexplicables que tienen que ver con posesiones demoniacas.

En su nuevo largometraje, se dedica a contar la historia de Dani (Florence Pugh), una joven que tiene una relación complicada con su novio Christian (Jack Reynor). Aster dejó claro que quiso abordar la historia como si solo se tratara de una película sobre una relación de pareja a la que le imprime ese toque de folk horror en cuanto nos lleva a un remoto pueblo de Suecia gracias a que la protagonista descubre que su novio ha sido invitado allá por invitación de Pelle, un oriundo del lugar cuya intención es que no solo vayan a vacacionar sino que puedan presenciar el Midsommar, una celebración que se da una vez cada 90 años.



Desde el primer momento la invitación recibe la atención de los chicos, especialmente porque uno de los amigos de Christian está realizando una tesis sobre festividades y tradiciones milenarias. Al final terminan yendo él, Dani (cuya invitación fue forzada), y Mark (Will Poulter), a quienes de paso no les cae bien ella. Así llegamos a la primera impresión que nos causaron los avances de la película: una fotografía inmaculada que sigue a un grupo de personas vestidas de blanco y a plena luz del día mientras realizan diferentes actividades. Lo que arranca como un entretenido festejo se trastorna hasta convertirse en un ritual pagano donde sobran las sustancias y los sacrificios y es de imaginarse que en cuanto quieren huir no podrán.

Te recomendamos: Directores que han hecho las películas más inquietantes y perturbadoras

El Certificado de Calidad de Tomatazos otorga a Midsommar: El Terror No Espera La Noche una calificación que roza la excelencia a la que un filme puede apostar gracias a la buena recepción lograda por los críticos tanto de habla inglesa como de habla hispana. No es de sorprenderse cuando es una obra que proviene del ingenio de Ari Aster, a quien no hay que perderle la pista para ver hasta dónde llega, pero aunque mantiene su estilo y visión sí se desliga por completo de la oscuridad literal de su ópera prima para apostar por una historia que a simple vista luce encantadora y cuyos perturbadores hechos suceden a plena luz del día; como si no este no necesitara de la noche para transmitir terror.



Estos son varios de los puntos más mencionados por la crítica, pero si hay otro que se destaca es también el uso de los espacios abiertos, escenarios idílicos y muchas tomas con luz natural. Al contrario, no necesita de escenarios lúgubres cuando lo que provoca verdadero miedo es lo que sucede en ellos. Eso sí, continúa desafiando la moral y la razón de los habitantes, con la angustia y la ansiedad típicas de este tipo de películas, pero también se apoya en el diseño de sonido para sobrecoger al espectador gracias a su atmósfera inquietante.

A continuación les compartimos varios comentarios destacados de la crítica:

Eric Kohn de IndieWire:

La depravación resultante da paso a un triunfo cuestionable que parece casi inevitable cuando llega el momento. Pero incluso entonces, hay un miedo íntimo al ver la película llegar a ese punto, con un recordatorio de que las circunstancias más terribles son a menudo las que nos atacan.

John DeFore de The Hollywood Reporter:

Midsommar sigue siendo demasiado entretenida por sus rituales exóticos para alcanzar la calidad de ese cuento. Más inquietante que aterradora, sigue siendo un viaje que vale la pena emprender.

Fran Chico de Revista Mutaciones:

Midsommar no retuerce los tópicos del género sino su presentación y la manera en la que van a ser degustados. Ahí radica la mejor virtud de su director.

Jesús Gabriel Gutiérrez de El Cine en la Sombra:

Midsommar resulta perturbadora en todos los sentidos: tanto por la estética, como por la ética.

Francisco Javier Fernández de Macguffin007:

Un aspecto destacaría por encima del resto: su capacidad para construir aberrantes iconos de carne y madera, una deforme comunión entre lo humano y la naturaleza.

Daniel Fernandez Pinto de Global News:

Midsommar es una obra bastante interesante y muy disfrutable, tal vez no para todos los públicos, pero si para aquellos que tengan el estomago fuerte para algunas escenas.

Jeffrey M. Anderson de Common Sense Media:

Espere violencia sangrienta, imágenes impactantes y situaciones sexuales.

Continúa leyendo: Director de El Legado del Diablo revela sus influencias y llama a Dogville "la mejor película de este siglo"

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos