Artículos

TIFF 2019: Bad Education, con Hugh Jackman, ya tiene primeras críticas

El actor regresa en un papel que podría ser uno de los mejores de su carrera, en el retrato de un escándalo (real) sobre malversación de fondos en una institución educativa de Estados Unidos

Artículos

TIFF 2019: Bad Education, con Hugh Jackman, ya tiene primeras críticas

El actor regresa en un papel que podría ser uno de los mejores de su carrera, en el retrato de un escándalo (real) sobre malversación de fondos en una institución educativa de Estados Unidos

POR María Belén Izurieta Barreto -

El Festival Internacional de Cine de Toronto 2019 nos trae otra película a la que no hay que perderle la pista en cuanto llegue a cines. Se trata de Bad Education, pero no hay que confundirla con la serie y película de la sitcom de Jack Whitehall; esta Bad Education está dirigida por Cory Finley, pero lo que llama la atención desde el comienzo no es solo que tiene como protagonista al talentoso actor Hugh Jackman en el rol de Frank Tassone, sino que revive un caso real de malversación de fondos que dará de qué hablar.

No te lo pierdas: TIFF 2019: Ford v. Ferrari ya tiene calificación de la crítica

La película cuenta con el guión de Mike Makowsky, quien se basó en el escándalo que sucedió en el colegio donde estudió. Hace 15 años, el verdadero Frank Tassone fue arrestado después de haber sido acusado de robar millones de dólares a Roslyn High School. Él era una mítica figura dentro de la institución educativa y además actuaba como superintendente en el distrito de Long Island, pero la ambición lo llevó a ser un hombre de muchas caras. Decía ser viudo (ya que había estado casado -supuestamente- con aquella mujer de una foto que siempre mostraba), pero en realidad mantenía una relación con un hombre, manejaba un Mercedes Benz y vestía trajes que a simple vista lucían costosos para estar en un cargo que no lo justificaba.

Los excesos a la larga lo delataron: gastó US$2.2 millones en unas vacaciones al Caribe, apuestas, departamento de lujo y tratamientos para bajar de peso mientras aprovechaba de su carisma con la que se hacía pasar como un superintendente devoto. Según datos de Vanity Fair, cayó preso tras habérsele acusado de robar un total de US$11.2 millones y dejó en shock a todos en Roslyn. En 2006 fue condenado a cumplir de 4 a 12 años en la cárcel, pero la justicia lo dejó ir 8 meses y 4 días antes de que se cumpla su sentencia mínima.

No cabe duda que la cinta de Finley hará que se vuelva a hablar del polémico tema y de cómo Tassone logró salir antes de tiempo tras haber robado millones de dólares, pero tampoco dudamos que es material para una buena película y después de ver sus primeras críticas parece que no nos equivocamos. De acuerdo con Variety, Bad Education es un filme dramático con tintes de comedia que pone a Hugh Jackman a ser una especie de Kevin Spacey ; con esto nos referimos a su actuación en House of Cards - 71%, donde claramente es un tipo de mano firma al momento de saludar y con ese contacto visual a la cámara cada vez que trama algo.

Te recomendamos: TIFF 2019 | Joker recibe nuevas reacciones abrumadoramente positivas de los críticos

Sin embargo, Jackman no es el actor que uno imagina en papeles como ese y es probable que hasta su agente le haya dicho que no se lance a ese reto, pero según las reseñas es una jugada atrevida que le salió demasiado bien y podría ser una de las mejores interpretaciones de toda su carrera. Quizás sea difícil de imaginar porque el australiano tiene más de estrella de cine que de otra cosa, y sin duda será muy interesante verlo en un rol muy diferente, donde más bien no necesita verse bien sino ser algo tenebroso y corrupto.

Otro de los puntos más destacados es que el guión no busca conseguir risas con chistes baratos y, al contrario, sabe aprovechar la situación real para tomar con humor la situación al rayar en la parodia, de forma sutil, para que no choque con la historia que trata de encontrar una explicación al actuar de Tassone. También se toma en cuenta lo complicado que es ser un educador en Nueva York, donde el costo de vida y el mercado inmobiliario son caros, ya que no reciben una paga acorde con la realidad en la que viven.



A continuación les compartimos lo más destacado de la crítica sobre Bad Education, desde TIFF 2019:

Peter Debruge de Variety:

Las películas de crímenes verdaderos a menudo sirven para reforzar la noción de que los malhechores son llevados ante la justicia en este país. Pero Bad Education se niega a ser tan reductivamente didáctica. Sí, Tassone robó millones de dólares, pero también convirtió a Roslyn en una escuela extremadamente exitosa (si te olvidas de los techos con goteras y los equipos obsoletos). Cuando ciertos detalles de la vida privada de Tassone salen a la luz, uno puede verse tentado a juzgar. Pero la verdadera conclusión es lo difícil que puede ser.

David Ehrlich de Indiewire:

Bad Education siempre encuentra su camino de regreso a Frank, pero el guión paciente de Makowsky tiene la habilidad de atrapar desprevenido al superintendente. Aquí hay alguien que no se da cuenta que él es el personaje principal de una película; alguien que piensa que siempre está fuera del ojo de la tormenta. Esa percepción errónea le da a Jackman el espacio necesario para ser natural de una manera que sus roles "más grandes" rara vez pueden.

Richard Lawson de Vanity Fair:

Bad Education (que honestamente no es un gran título para esta película) es una descripción llamativa y matizada de la necesidad insaciable, del amargo hecho de que alcanzar las cosas es a menudo más instintivo, más humano, que aferrarse a lo que ya tenemos.

Jordan Mintzer de The Hollywood Reporter:

Tal vez sea menos extravagante que la primera película de Finley, pero también profundiza en las almas de sus personajes, preguntando cómo algunas personas pretendían garantizar que la pedagogía de cientos de niños se pudriera tan mal.

Tim Grierson de Screen Daily:

Desde American Psycho hasta Shattered Glass, el cine estadounidense no tiene escasez de hombres fotogénicos que esconden secretos feos, y el público no puede evitar sentirse cautivado por esa tensión entre la cara hermosa que muestran al mundo y la oscuridad hirviente dentro de ellos. El retrato de Jackman está muy bien controlado y es frágil; pronto aprenderemos que sus esfuerzos por la superación personal enmascaran autodesprecio, pero la composición psicológica del personaje no es especialmente matizada. En todo caso, tal vez no sea un asesino en serie, pero es un alma enferma.

Continúa leyendo: TIFF 2019 | Joaquin Phoenix dedica emotivo discurso a su fallecido hermano por inspirarlo a ser actor

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos