Artículos

El cine mexicano estrenado en mayo 2019, bajo el escrutinio de la crítica

Ahora toca el turno para que varios críticos que escriben en diversos medios nos compartan sus puntos de vista sobre las producciones y coproducciones mexicanas estrenadas en mayo

En lo tocante a las producciones nacionales que fueron lanzadas comercialmente, mayo transcurrió entre películas de ficción y documentales que abordaron, desde diversos ángulos, los diversos rostros de la violencia y la desintegración social que aquejan actualmente a nuestro país. Pero también hubo un relato sobre maduración personal, una comedia donde la obsesión con la apariencia física y el sobrepeso eran los ejes principales, e incluso un Thriller erótico-gay. De esto y más nos hablan nuestros críticos invitados en esta ocasión.

Podría interesarte: Las mejores películas mexicanas de la primera mitad de 2019

Julio César Duran - Editor y colaborador de la revista F.I.L.M.E. Actualmente Jefe del Área de Prensa en la Cineteca Nacional.

El cine mexicano parece seguir imbatible (por supuesto, en el ámbito de la producción). Sin embargo, no todo está perdido para la exhibición y una buena cantidad de películas intentan encontrar a su público tanto en el circuito comercial como en el cultural.

Durante el mes de mayo fueron 9 los estrenos que de manera oficial llegaron a salas cinematográficas y entre ellos, quizá el plato fuerte ha sido Cómprame un Revólver - 88% (2018) de Julio Hernández Cordón, quien es uno de los directores más regulares y sólidos del cine mexicano contemporáneo.

En este filme, el director toma la estructura del “género de aventuras” para poner en pantalla una distopía donde el narcotráfico es dueño de absolutamente todo (o de lo poco que queda de México) y en ese escenario crea una relación de padre e hija. Estos personajes evitarán a toda costa la desgracia, ayudados de su suerte y el cariño que tienen el uno por el otro. El estilo cinematográfico de Hernández Cordón se da vuelo en una estructura muy sencilla pero que le habla a un público amplio, tocando temas como la familia, la feminidad y el crimen. Se trata de una de las verdaderas joyas nacionales que veremos durante el año.

Por otro lado, en el circuito cultural de exhibición, se encuentra una de las películas más frescas e interesantes de la temporada. Los Débiles (2017), filme realizado a cuatro ojos entre Raul Rico y Eduardo Giralt, quienes logran una panorámica narrativa sobre la cultura popular de Sinaloa a partir de una trama intensa: la venganza que Víctor va a llevar a cabo sobre una pandilla de adolescentes que mató a sus mascotas.

Con una narrativa simple, sin muchas vestiduras, pero una premisa que pertenece por completo al cine de acción más convencional, los realizadores hacen un filme donde se permiten pasar lista a ciertos estereotipos (y quizá arquetipos) de la región, a manera de fábula o incluso de epopeya de la vida cotidiana.

También está una obra atípica en varios sentidos. La Daga en el Corazón - 79% (2018) del realizador galo, Yann Gonzalez, se trata de una coproducción México-Francia (y que incluye la participación de Noé Hernández) donde el misterio, la pornografía y el amor se funden. A partir de una historia sobre rupturas amorosas y crímenes seriales, se retoma el estilo del giallo italiano con todos sus colores y extravagancias. A pesar de tener distintas referencias cinematográficas (de Pedro Almodóvar hasta Mario Bava), se trata de una película llena de originalidad que habla de temas importantes en una época donde la xenofobia está a la orden del día.

Lee también: La Daga en el Corazón | En las tinieblas del amor y el erotismo

Mauricio Hernández - Crítico de cine para Revista Encuadres y Zoom F.7. No me enmiendo.

El documental y su ficción

Witkin y Witkin: Un fotógrafo y un pintor - 100%, una de las cintas estrenadas en el pasado mes de mayo, demuestra la gran potencia que el documental mexicano ha adquirido en los últimos años, colocándolo como el género más relevante -cinematográficamente hablando- de la actual producción nacional.

Dirigido por Trisha Ziff, quien sorprendió por la intensidad de su anterior trabajo (El Hombre Que Vio Demasiado - 88%, 2015), confronta a estos gemelos prácticamente idénticos en apariencia pero distintos en esencia. Elaborando sobre un fotógrafo y un pintor como indica el título, el documental se construye a través de testimonios con Jerome -el pintor- y Joel -el fotógrafo- Witkin, donde cuentan sobre su vida y obra, enfocándose en sus procesos creativos y la sustancia discursiva de su trabajo.

Además de contar con una provechosa labor de fotografía y montaje que maniobra con el encuadre para aprovechar las posibilidades expresivas de los testimonios o de los planos adicionales, así como del material de archivo; la película reflexiona sobre el hallazgo de la identidad propia, la diferenciación y la importancia del arte en un entorno social caótico. Otra virtud sería otorgar reconocimiento a estas dos figuras de la manifestación artística, cuya identidad como creadores comienza a construirse desde su nacimiento.

También llegó en estreno regular, después de una corrida en festivales que incluyó al último FICUNAM, Cómprame un Revólver, la más reciente cinta de Julio Hernández Cordón.

México ya es totalmente controlado por el crimen organizado y la natalidad ha bajado por los feminicidios que se han normalizado. En este contexto distópico se relata sobre Huck (Matilde Hernández) y su odisea de supervivencia en compañía de su padre (Rogelio Sosa).

A pesar de realmente estar ubicada en la ficción, este filme adquiere una actualidad tremenda por su contexto sociocultural tan cercano a la realidad mexicana, convirtiéndolo en una cuasi-docuficción. Con sus grandes condiciones fílmicas, esta es fácilmente la mejor película en la trayectoria de Hernández Cordón, quien parece estar formando una base estilística propia.

También podría interesarte: Las peores películas mexicanas de la primera mitad de 2019 según la crítica

Alejandra Lomelí - Crítica de cine y editora en varios medios especializados. Editora de Base de Datos y Enciclopedia Cinéfila en Tomatazos y fundadora del blog El Cine que Soy.

Mayo nos dio una tregua en cuanto a las comedias románticas y de aquellas producciones destinadas a un entretenimiento desechable en el cine mexicano, así fue que los cines acogieron películas de corte independiente y propuestas personales que no sólo nos hicieron recordar la magia del cine, sino también, caminos todavía inexplorados para la creación de historias originales.

Digamos que el cine mexicano estrenado durante mayo fue una bocanada de aire fresco gracias al espléndido abanico de visiones que van desde un viaje onírico hasta una crónica de la violencia acontecida en el país de 2015 a 2017 (No se Mata la Verdad). En este contexto, la llegada de una película como Dulce Familia - 38%, la única de corte comercial que llegó durante el mes, pasó sin pena ni gloria debido a que, temática y formalmente, otras cintas llamaron la atención por su imaginería y discurso, por ejemplo, Cómprame un Revólver - 88% y El Sueño del Mara'akame - 95%, la primera, mostrando una fantasía futurista y brutal para hablar, entre otras cosas, de la violencia de género; la segunda, un relato de maduración de un adolescente huichol donde realidad y ficción se entremezclan en un mundo lleno de misticismo.

La gran sorpresa fue La Daga en el Corazón - 79%, coproducción con Francia en la que el director Yann González nos llevó a las tinieblas de la pasión, el arte y el amor, una explosión camp protagonizada por Vanessa Paradisque nos demostró que el cine mexicano no tiene limitaciones, y que el actor Noé Hernández, quien aquí interpreta a un actor de películas porno gay, está lejos del encasillamiento.

Los documentales no podían faltar y Trisha Ziff volvió a adentrarnos en la obra de otros artistas, pero ahora a través de la relación de dos hermanos en Witkin y Witkin: un Fotógrafo y un Pintor. La historia familiar de estos hermanos no sólo encausa la narrativa, sino que también es la línea para que Jerome Witkin y Joel-Peter Witkin hablen de sus respectivas obras.

Sin duda, mayo fue un mes bastante benigno para el cine mexicano.

Te invitamos a leer: El cine mexicano en cartelera durante mayo 2019

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos