Artículos

¿Logró Thanos ser un mejor villano que Darth Vader?

En 2017, los hermanos Russo aseguraban que querían crear un villano tan icónico para el cine como Darth Vader. Lo hemos pensado mucho y creemos que...

Artículos

¿Logró Thanos ser un mejor villano que Darth Vader?

En 2017, los hermanos Russo aseguraban que querían crear un villano tan icónico para el cine como Darth Vader. Lo hemos pensado mucho y creemos que...

POR Marco Antúnez -

Para que una narración cree un relato tenso, capaz de capturar la atención del individuo que lo lee o lo ve, el conflicto se apetece como epicentro de la trama en la mayoría de los casos. Aun así la crisis no tiene que verse acompañada de un supervillano caricaturizado, con risas maléficas y perfil macabro. Ya en sí, la maldad personificada es una sátira de la verdadera maldad en el mundo. Debe, sí, dibujarse de un modo que imponga no por lo desagradable o espantable, sino por el temple que carga. Héroes y villanos en el imaginario de la mitología superheroica son gráficamente una hipérbole plástica de cierto tipo de virtudes y vicios, fortalezas y temores. Por ejemplo, Thanos y Darth Vader.

También te puede interesar: Referencias de Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame que solo la gente culta entiende

Cualquier villano, por definición –que procede de una situación clasista determinada por las sociedades de la antigua Roma–, es un ser con indiferencia moral, perversidad inherente a sus deseos que no posee atisbos de nobleza o empatía, casi siempre al borde de la sociopatía cuando es un ente pensante. Es el antagonista por antonomasia. Sus principios e intereses son superiores, desde su punto de vista, de cualquier modelo de creencia que exista y el precio a pagar por su satisfacción emocional, profesional o enriquecimiento personal vale la pena, así implique someter y destruir. Es, en resumen, un personaje malévolo, con plena consciencia de sus actos, que suele poner en predicamento o enfrentar a un héroe —que suele representar el antónimo de todo cuanto define al villano.

No todos los casos requieren un personaje malévolo para crear una crisis o un antagonista. Puede darse el caso que el mal a enfrentar sea la naturaleza (La Noche Devoró al Mundo - 76%, Letter Never Sent o ¡Viven! - 70%); lo sobrenatural ([Rec] - 90%, Juegos Diabólicos - 88% o Actividad Paranormal - 83%); alguna lucha psicológica o emocional (Orgullo y Prejuicio - 85%, Las Fresas Silvestres - 95% y Una Mente Brillante - 75%); y la tecnología (Volver Al Futuro - 96%, 2001: Odisea del Espacio - 96% y El piso 13). También hay ocasiones en que el héroe o protagonista no encuentra conflicto con una sola entidad o realidad circundante, sino con un grupo de personas o una comunidad aún más grande, como una organización, un gobierno o un sistema social —una especie de entidad colectiva corrupta, ilícita o embaucadora que quiere dañar o suprimir al protagonista, ya sea directamente o por pertenencia a cierto conjunto de personas, como una forma de alcanzar el poder, la riqueza, la venganza o el éxito (V de Venganza - 73%, Cosmópolis - 64% y El corazón de la tierra).

También te recomendamos: Cómo terminar una historia: lo que Game of Thrones debe aprender de Avengers: Endgame

Es un universo de posibilidades infinitas las que se ofrecen para crear antagonistas memorables. Aun así, las ideas de guionistas y directores, ante la necesidad de cubrir una cuota en taquilla, se volvieron cada vez más fáciles de asimilar, creando un vacío en la composición de los peligros que debían enfrentar los héroes, disminuyendo, al mismo tiempo, la relevancia de sus actos.

Debido a las críticas severas que se dirigieron a los villanos del MCU con una psicología transparente, tópica y sin una fuerza superlativa que los tornara imbatibles e incapaces de sembrar desesperanza, Joe Russo, hermano de Anthony Russo y co-director de Capitán América: Civil War - 90%, Avengers: Infinity War - 79% y Avengers: Endgame - 95%, declaró en 2017 a Comicbook.com:

Las apuestas son increíblemente altas. Quería convertir a Thanos en el Darth Vader de una nueva generación. Él es un personaje increíblemente intenso. Sociópata. No toma prisioneros. Creo que la audiencia debe estar preparada cuando vaya a ver estas películas.

Por si te lo perdise: Famosos que recomiendan Avengers: Endgame

Luego de ver los logros de las dos películas que cerraron un ciclo para Iron Man y Capitán América definitivamente, así como para el propio Thanos, queda claro que se trata de una proeza con tintes clásicos en sus costuras. El villano, de hecho, podría volverse algo parecido a Darth Vader para las generaciones más jóvenes. Las motivaciones y los alcances de la maldad fueron incluso razón para que Simon Gallagher, editor ejecutivo del sitio WhatCulture, vitoreara al Titán Loco. Pese a ello, Thanos no es necesariamente un villano tan icónico como el primero —y difícilmente podría equipararse a largo plazo con el Elegido de la Fuerza.

También lee: Los mejores villanos de CGI del cine

Para empezar Darth Vader es, en sí mismo, un personaje malévolo que se presume una fuerza de la naturaleza: con una estatura de DOS METROS, una investidura negra que certifica su lugar en el universo –la materia negra devoradora de la luz–, una respiración metálica y pesada –que lo denuncia como un hombre-máquina, un engendro de la tecnología–, una máscara de samurái, una voz de mando y un acento grave, casi un gruñido dentro de un bozal robótico. Por todo esto, su presencia ocasiona un cambio en el ambiente al ingresar a cualquier espacio porque él mismo fue concebido por la Fuerza, esa energía creadora que existe en el universo.

Darth Vader también es el rostro de una entidad colectiva corrupta, el Imperio Galáctico, cuya misión es la sujeción de cuantas civilizaciones existan, y que busca someter a todos a su voluntad —mientras el Emperador actúa en las sombras, Darth Vader propaga la oscuridad a lo largo y ancho de la galaxia. La tecnología le permite destruir planetas enteros. Posee una lucha psicológica y emocional con un tormento: él fue el azote que destruyó todo lo que amaba y ahora sólo puede vivir en el dolor perpetuo que sus quemaduras, pérdidas de extremidades y seres amados, le dejaron debido a sus decisiones febriles. Es un personaje dominado por las pasiones. Por si fuera poco, interpreta al misterio de los poderes sobrenaturales con percepción más allá de lo evidente que la oscuridad ha prohijado, en tanto último eslabón y símbolo de una religión en vías de extinción. También es el padre salvaje, la revelación de un mal latente, en el héroe.

Podría ser de tu interés: 5 directores de cine hablan del impacto de Star Wars en sus vidas

Darth Vader encarna el equilibrio: a la destrucción, sucede la redención. La maldad nace y culmina en el amor. Es una mole de pasiones. La complejidad del personaje detona cuando pasa de ser un personaje diseñado arquetípicamente como un villano, a ser el padre del héroe.

Por otro lado Thanos, como personaje jerárquicamente emparentado con la estirpe de los tiranos, posee otras cualidades. A su favor, dice Simon Gallagher:

Donde [Thanos] supera absolutamente a Vader es en la misma área que Whedon parece haber sugerido que sería problemático. Porque a pesar del hecho de que es un extraterrestre espacial púrpura gigante que quiere acabar con la mitad de la existencia, puede simpatizar perversamente. Te encuentras de acuerdo con lo que él cree lo suficiente como para recuperar el aliento. Increíblemente, en realidad es muy simpático, especialmente cuando se ve obligado a tomar decisiones que cambian su mundo para demostrar su convicción.

(...)

No es solo un disfraz icónico o una colección de actos atroces, lo que lo hace aún más aterrador es el hecho de que es comprensible, que se ha escrito con tanta complejidad como los héroes (en algunos casos más) y que tiene capas. Como un ogro. O una cebolla.

Te recomendamos leer: Por qué a tanta gente le gusta Star Wars (y por qué a mucha gente no)

Más allá de que las cebollas infunden miedo porque son blancas y tienen muchas capas, el autor de este argumento ha obviado describir los elementos que hacen a Thanos un gran villano. Por ejemplo, que es un personaje malévolo, con una moral, convicciones y principios antagónicos al respeto por la vida. Creó y dirigió a una entidad colectiva corrupta con vías a ejecutar su sueño de dar equilibrio al universo. Su lucha psicológica y emocional descansa en la frustración de no controlar al universo para darle balance al agotamiento de recursos que permiten a los seres pensantes darse la buena vida; y como si dicha tribulación ansiosa no bastara, se entrega al sacrificio de un ser amado a cambio del éxito de su causa. Por medio de la investigación y la búsqueda incesante de un medio para alcanzar su fin, logra emplear los poderes sobrenaturales de unas gemas para triunfar.

No te pierdas: Star Wars: Darth Vader es acusado de machista por millennials

Sí, Thanos es un gran villano, sin duda. Pero no fue confeccionado para ser icónico en sí mismo, sino dentro de un universo más grande donde él es una amenaza. Star Wars nace y orbita (aún hoy) en torno a la tragedia de Anakin Skywalker, lo que signa el destino de la galaxia, sus hijos y nieto. El universo es relevante por él mismo, en tanto villano. Tal vez suceda que, como casi todos los nacidos en países eminentemente neoliberales, temen al tirano por sus semejanzas con el dictador más que al guerrero-monje oscuro que se deja conducir por las pasiones. No es algo menor: la Historia los respalda.

Thanos es una suma prominente de la relación de la Humanidad con los tiranos y el dolor que dejan a su paso. L'État, c'est moi (Luis XIV, el Rey Sol) & après moi, le déluge (Luis XV).

Darth Vader es el hombre descarnado, la efigie de la existencia en un individuo que destruye a sus seres amados por las pasiones. Ecce homo (Evangelio según San Juan, 19:5).

Sí, los dos son increíbles. Pero este episodio que lo reintroduce al siglo XXI, prueba quién es el más atroz cuando el coraje lo inunda:

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos