Noticias

Evanna Lynch cree que el fanatismo por Harry Potter no es sano

La actriz que interpretó a Evanna Lovegood cree que los fanáticos de Harry Potter pierden su personalidad debido a su obsesión

Sin duda alguna Harry Potter es una de las franquicias más queridas de toda la historia, pero eso no ha impedido que se vea manchada por la controversia. En las últimas semanas ha sido la autora de los libros, J.K. Rowling , la culpable de que todos los medios vuelvan a hablar de Harry Potter, debido a su polémica opinión sobre las personas trans. Después han sido los actores de la adaptación cinematográfica de Harry Potter los que levantaron la voz a favor de la comunidad trans, entre ellos Evanna Lynch (Luna Lovegood), quien ahora declara que el fanatismo por una franquicia como Harry Potter no es sano.

También te puede interesar: Famosos que aman la saga de Harry Potter

Cuando Rowling lanzó sus polémicos tuits, actores como Daniel Radcliffe (La Dama de Negro - 66%, Un Cadáver para Sobrevivir - 69%) y Emma Watson (Mujercitas - 94%, Las Ventajas de Ser Invisible - 85%, Este es el Fin - 82%) le dieron la espalda completamente, pero Lynch publicó tuits donde condenaba lo dicho por la escritora y al mismo tiempo la defendía por todo el trabajo que ha realizado para ayudar a las mujeres y a los más necesitados. No obstante poco después eliminó los tuits, seguramente para evitar ser linchada mediáticamente como su amiga.

Lynch se unió a la franquicia a partir de Harry Potter y La Orden del Fénix - 79% y después aparecería en las siguientes entregas hasta Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte II - 96%. Aunque ella misma fue parte del fenómeno y ahora es idolo de muchos seguidores de la saga cinematográfica, la actriz sabe muy bien lo que significa estar obsesionada con algo, pues era fanática de Harry Potter desde antes de formar parte de las películas.

Recientemente la actriz habló en el podcast Talking Tastebuds (vía The Independent) y confesó que el fanatismo por Harry Potter no es sano:

Era una fanática realmente obsesiva de Harry Potter. Comencé a leer [los libros] cuando tenía unos ocho años, y esa fue toda mi identidad por un tiempo. Es bastante vergonzoso. Hice todo, hice cola para los libros, escribí correos electrónicos a Daniel Radcliffe y obtuve su autógrafo y escribí un mensaje a J.K. Rowling y nos hicimos amigas. Toda la cultura de los fanáticos no es saludable.

También te recomendamos: Por qué Harry Potter es una historia reaccionaria

Lynch confiesa que cuando conoció a los tres actores protagonistas de Harry Potter estaba fascinada y los conocía tan bien que debía reprimirse. Sabía los nombres de sus mascotas, los nombres de sus padres y sus fechas de cumpleaños, pero eso también impedía que pudiera conversar con ellos con normalidad; sin embargo, todo eso la hacía sentir sin personalidad:

Simplemente los adoraba. De repente me enfrenté con ‘¿Quién soy yo?’ Y cuando me preguntaron qué me interesaba, me di cuenta de que ni siquiera me conocía a mí misma, no sabía qué decir.

La actriz concluye diciendo que ser un fanático obsesivo es “desempoderador”, pero es un problema muy común entre los adolescentes pensar en las celebridades como si fueran dioses. Para no contribuir al problema, Lynch asegura que no contesta los correos de fans donde le dicen que son sus mejores amigos.

No te vayas sin leer: Mujer trans fanática de Harry Potter envía un conmovedor mensaje a J.K. Rowling

Por supuesto, las palabras de la británica de 28 años no solo aplican para Harry Potter, entre los fandoms más obsesivos y tóxicos de los que se tiene constancia están los de Marvel y DC Comics, así como los de Star Wars. Entre ellos mismos no hay un consenso entre lo que es bueno y malo, así que viven peleando en redes sociales, descalificando en insultando a los que no piensan como ellos, y aunque sería reconfortante saber que solo se trata de una etapa porque son adolescentes, lamentablemente muchos ya son adultos que no han querido madurar.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos