Artículos

RESEÑA | Ron Da Error: Una amistad en tiempos modernos

En una era en donde todo gira en torno a la tecnología, parecería que las relaciones humanas están perdidas, sin embargo, un pequeño defecto podría marcar la diferencia sobre lo que significa hacer amigos.

Actualmente vivimos en una era en la que todo está envuelto por la tecnología: el trabajo, el contacto con familiares lejanos, amistades, e incluso las relaciones románticas. Y ahora que vivimos en medio de una pandemia, el uso de estas nuevas tecnologías ha incrementado de manera exponencial por la necesidad de mantener a las personas a salvo del virus. Es cierto que todo esto tiene pros y contras; mientras nos acerca a quienes se encuentran en otro lado, existe el riesgo de que nos aleje de quienes están físicamente cerca de nosotros.

Sigue leyendo: Ron Da Error (Ron's Gone Wrong) ya tiene calificación de la crítica

Ahora, junto con todos los avances tecnológicos, llegan también las redes sociales que, si bien también se han vuelto un medio para comunicarse, ha generado nuevas formas de socializar en las que la popularidad se mide por número de seguidores o vistas, lo que en ocasiones concluye de maneras poco agradables cuando surge el ahora llamado ciberbullying. Todo este complejo tema, se desarrolla en el debut de Locksmith Animation en el cine.

Ron Da Error - 90% es la primera película de este nuevo estudio de animación, la verdad es que es un inicio bastante bueno tomando en cuenta aspectos técnicos y narrativos. Visualmente no le pide nada a las cintas de Pixar, Illumination o DreamWorks, y no por nada, pues quienes están detrás del proyecto tuvieron lugar en otras producciones importantes, y la manera en la que se cuenta la historia es el resultado de un coctel de visiones y voces bastante diferentes dándole ese toque especial que define su propia identidad como película.

La cinta dirigida por Sarah Smith (directora y escritora de Operación Regalo - 92%), Jean-Philippe Vine (artista del storyboard de Cars 3 - 68%) y Octavio E. Rodriguez (artista de storyboard de Coco - 97%), nos presenta a Barney Pudowski, un niño con raíces búlgaras que podría considerarse de clase baja por sus limitaciones económicas. Su padre, un hombre que todo el tiempo está pegado al teléfono tratando de vender juguetes que hoy son de poco (o nulo) interés, hace todo lo que está en sus manos para darle una vida digna a su hijo.

Su abuela, Donka, una peculiar anciana anti-comunista, siempre está al pendiente del niño con la esperanza de que algún día llegue con un montón de amigos a casa. Sin embargo, eso de socializar no se le da muy bien al protagonista, mucho menos ahora que todos los niños de la escuela tienen un B*Bot, un robot que fue creado con el objetivo de facilitar la forma de encontrar amigos con los mismos intereses.

Continúa con: The Addams Family 2 ya tiene calificación de la crítica

La hora del recreo es un infierno para Barney, pues sólo mira desde un rincón cómo se divierten los otros niños con su robot. Para el joven Pudowsky todo sería más fácil si tan sólo pudiera tener a su propio B*Bot, o al menos eso es lo que cree. El día de su cumpleaños su padre logra conseguirle el anhelado robot, y aunque pensaríamos que la vida está resuelta, todo se pone de cabeza cuando descubrimos, junto al protagonista, que este B*Bot tiene una falla en su código.

El defectuoso robot no cumple con las responsabilidades que le corresponden: no puede conectarse a la red y por tanto no puede acceder a la información de su dueño, no sabe quién es, no sabe lo que le gusta y ni siquiera logra aprenderse su nombre. A pesar de que esto resulta algo frustrante, curiosamente surge algo nuevo que no forma parte de la programación de esta particular criatura. Ron, como se llamó al pequeño robot, tiene mucha curiosidad por aprender muchas cosas.

Lo curioso, es que, a pesar de ser obra de las nuevas tecnologías, todo lo hace a la antigua: pasa por una hipótesis, investigación, experimentación para llegar a una conclusión. Esto para aprender a hacer ciertas cosas, pero también para conocer a Barney; observa, escucha y saca sus propias conclusiones, pero, sobre todo, se hace de su propio criterio y tiene intereses propios sin necesidad de que sean exactamente los mismos del niño.

Te puede interesar: Novela de Star Wars: Visions confirma varios personajes LGBTQ

La cinta combina varias historias ya conocidas – nada en este mundo es completamente nuevo –, la relación entre los protagonistas es similar a la que quedó en la memoria de todo cinéfilo a través de E.T., El Extraterrestre - 98%, el contexto de la tecnología nos podría llevar a La familia Mitchell vs. las máquinas - 97%, aunque el punto central de la película de Michael Rianda es la familia, mientras el foco de Ron Da Error es la amistad.

Incluso, dentro del cine infantil tiene su particularidad, pues en esos momentos en los que Ron aún no diferencia entre lo bueno y lo malo, comete ciertos actos un tanto agresivos – lo cual tiene sentido si pensamos en que es un ser nuevo que está aprendiendo a socializar y a razonar –. Además, sí tiene su pequeño momento apocalíptico que parece una mezcla entre Mad Max - 91% y Plaza Sésamo. Otro elemento que resulta destacable es su villano.

En este caso, no cuentan con un hombre malvado con poderes o envuelto por magia negra o cualquier tipo de sujeto con una pizca de fantasía, aquí no es más que un hombre de negocios que sólo piensa en generar dinero sin importar a quien pueda afectar, algo bastante cercano al mundo real. Finalmente, la cinta pone sobre la mesa los riesgos de las redes sociales y las tecnologías que se han apoderado de los hogares, sin embargo, no los sataniza, al contrario, propone una solución en donde la modernidad tiene lugar buscando que no afecte las relaciones naturales.

Ron Da Error, protagonizada por Zach Galifianakis, Jack Dylan Grazer, Olivia Colman y Ed Helms es una película de la que tanto niños, como jóvenes y adultos pueden aprender; es una cinta inteligente con un objetivo claro que, aunque es cierto que corre el riesgo de ser olvidada rápido, merece una oportunidad por lo que consigue aportar a su audiencia. La cinta refleja, sobre todo, algo que muchos hemos vivido en diferentes contextos, y es el miedo a no encajar en algún lugar, dejando como enseñanza que la verdadera magia en la amistad está en ser diferentes unos de otros.

También puede interesarte: Las mejores películas y series de ciencia ficción para niños según la crítica]Las mejores películas y series de ciencia ficción para niños según la crítica

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos