Artículos

Las peores franquicias cinematográficas que cuentan con muchos fanáticos

Estas franquicias se extendieron gracias a la cantidad de fans que tienen, pero si dependiera de la calidad de sus lanzamientos no habrían pasado de una o dos películas.

Estamos viviendo en una era en la que gran parte de lo que llega a cines son “universos sacadinero” en forma de franquicias interminables y los anuncios de un remake tras otro de títulos que a más de uno termina convenciendo por la nostalgia. El nivel de producción cinematográfica por parte de los estudios no ha disminuido ni por un segundo, y eso que estamos en una pandemia, pero todo el trabajo que están haciendo directores, productores y escritores está destinado a una sola cosa: apostar por una película que está atada a un universo preexistente o a una narrativa que es muy conocida y amada por la audiencia.

No te lo pierdas: Franquicias cinematográficas que tuvieron finales grandiosos

Cuando las mentes creativas de Hollywood se unen para crear la siguiente gran franquicia, lo hacen con la esperanza de que la gente se suba al tren. Ese no siempre es el caso, pero algunas veces, en realidad muchas, logran su objetivo. Existe la rara ocasión en que hasta la serie de películas más insoportable supera cualquier obstáculo gracias al boca a boca, y hemos tenido muchos años y estrenos de secuelas para disfrutar de lo que consideramos como un horror, pero que de alguna forma causa fascinación en la audiencia al punto de que muchos repiten el visionado de estas películas mientras se mantienen en cartelera y contribuyen a que se conviertan en enormes éxitos en taquilla. Esto, a su vez, garantiza que se produzcan muchas más películas de las que podrían haberse planeado inicialmente.

No somos los únicos exasperados por las franquicias. Recientemente, varios fandoms han rechazado películas que han considerado como adiciones menos que estelares a una franquicia, los críticos han criticado repetidamente los esfuerzos de algunas franquicias por exagerar con el uso de fórmulas que han sido usadas en la industria hasta el cansancio, y muchas de las películas en sí mismas parecen estar tan apuradas por terminar su producción que terminan metiéndose en problemas, incluidos importantes contratiempos de marketing, escándalos y otras controversias similares.

Allí afuera hay muchas franquicias que están haciendo su mejor trabajo para que su legado no pierda valor con el paso del tiempo, pero la forma en que estas franquicias están tomando decisiones las convierte en productos cinematográficos terribles que a la larga ha ocasionado que se terminen haciendo daño a ellas mismas. Algunas tienen cosas que pueden rescatarse, incluso algunos de sus filmes por completo, pero viéndolas de forma global es difícil no ponerlas en esta lista.

Te recomendamos: Las 10 mejores franquicias cinematográficas según Rotten Tomatoes

Actividad Paranormal

Comenzando en 2007, Actividad Paranormal es una terrible franquicia de películas de seis partes. Hasta la cuarta entrega se conocen solo con el nombre de Paranormal Activity y las dos siguientes fueron spin-offs. Como todas las franquicias de películas, esta fue diseñada con un propósito principal: generar cantidades obscenas de dinero para sus productores. En este caso, sin embargo, Paranormal Activity tiene algo especial bajo la manga para reforzar realmente su éxito, y es el hecho de que sus películas siguen la modalidad de video casero. Es decir, pretende que cada toma de la película está sacada de una cámara de video instalada en la casa de los personajes centrales y en cualquier caso, los protagonistas están siendo acechados por entidades del más allá. La primera película, aunque no es especialmente buena, al menos se podía ver y se las arreglaba para contar una historia, aunque fuera tediosa y predecible. De las otras no se puede decir lo mismo, aunque sus productores sí continuaron llenándose los bolsillos.

Crepúsculo

Este horror del género vampírico, que tuvo lanzamientos entre 2008 y 2012, abarcó cinco películas completas, y se esparció como virus por todas partes. La franquicia basada en la serie de cuatro libros de Stephenie Meyer , conocida como la saga Crepúsculo, es aparentemente una historia de amor. Es conocida por su mala historia, sus malas actuaciones y sus brillantes vampiros, literalmente. Desde el estreno de Crepúsculo, también ha sido acusada de arruinar el género vampírico al mismo tiempo que es francamente extraña y espeluznante. Además de brillar a la luz del sol, el vampiro Edward Cullen, se comporta más como un acosador que cualquier tipo de interés amoroso real y Bella, su heroína, es sumisa y patética. Esta franquicia no solamente es mala en sí, también enseñó las peores cosas a los adolescentes de la época.

DCEU

Nos sobran las razones para incluirla en esta lista. El origen de todos sus males es que no tiene pies ni cabeza. El DCEU es básicamente un estreno tras otro de películas que no tienen mucho sentido al conectarlas. Al comienzo parecía estar bien, con su primer par de películas, pero en el camino el estudio se empezó a llenar de otras ideas completamente diferentes que ocasionó que la franquicia se desvíe de lo que iba a ser y esto dividió a la audiencia. Por un lado tenemos películas sólidas como Mujer Maravilla - 92%, y otras que no lo son tanto pero que al menos parecían seguir un plan como Batman vs Superman: El Origen de la Justicia - 27%. Después llegaron experimentos como Liga de la Justicia que al tratar de obligarse a ser un producto diferente perdió mucho valor y creó una de las peores respuestas del público en los últimos años. La franquicia sigue en conflicto y son más los errores que aciertos; a pesar de tener un gran base de fans, dañar un producto que en otras manos podría ser una de las mejores franquicias.

El Conjuro

El universo de El Conjuro no ha producido una entrada decente desde, bueno, El Conjuro - 86%. El problema con tomar un concepto que solo estuvo un poco interesante para exprimirlo hasta sacar una película con dos secuelas y un montón de spin-offs, es que no iba a rendir lo suficiente para hacer que varias de sus películas fueran realmente buenas. Cuando villanos como La Monja aparecieron en una de las películas principales, estuvo bien, pero una vez que el villano está al frente de una película todo se complica porque lo que lo rodea tiene que trabajar más duro para justificar su existencia. Del mismo modo, Annabelle - 29%, que estuvo bien pero no fue nada especial, recibió una secuela sin sentido cuyo principal atractivo era la idea de que la muñeca pueda moverse. Las películas adicionales en las que el estudio siguió trabajando para convertirlo en un universo cinematográfico solo contribuyeron a que la franquicia empeore.

Rambo

En lo que respecta a las franquicias, la serie de cinco películas protagonizada por la máquina de matar de Sylvester Stallone, John Rambo, es una de las más extrañas. Rambo - 87% presenta al actor como un hombre solitario y traumatizado que busca un lugar para descansar siete años después de Vietnam. Enfrentando a algunos agentes de la ley, Rambo usa su entrenamiento y una gran dosis de su trauma para contraatacar. La primera entrega fue tan profética como violenta, pero a raíz de su monstruosa taquilla Hollywood vio signos de dinero y las secuelas que siguieron fueron mucho peores, pero la acción se hizo más grande. Stallone se mantuvo en el papel, y en lugar de que la historia crezca en su desarrollo, se convirtió en un ridículo espectáculo lleno de golpes y balas.

Rápidos y Furiosos

Quizás la serie de acción más ridícula jamás realizada, la franquicia Rápidos y Furiosos cuenta con una extensa y odiosa descendencia es todo lo que está mal en el cine de Hollywood. Desde las absurdas persecuciones de autos y tiroteos hasta la ridícula actuación de Vin Diesel, esta serie de películas es el colmo del escapismo sin sentido y también es una de las franquicias más exitosas que se han producido, recaudando varios miles de millones de dólares. En la actualidad, se trata de una familia de personajes llenos de testosterona que salva al mundo desde sus vehículos, aunque no siempre se trató de eso. Al comienzo era más una película de atraco, pero la ambición del estudio contribuyó a que se vuelva algo totalmente enfocado en locas secuencias de acción por montón y poco o nada de sustancia.

Resident Evil

Cuando Resident Evil: El Huésped Maldito - 34%, la primera película de Resident Evil, llegó a los cines en 2002, la adaptación de zombis post-apocalíptica fue solo otra que combinó la acción y el horror de forma olvidable, y aunque se ganó a una parte del público, fue agregada a la lista de adaptaciones fallidas de videojuegos. Ahora que la serie llegó a su fin, solo podemos preguntarnos qué habría sido de la Corporación Umbrella, los zombis y todos los personajes de los videojuegos que fueron adaptados terriblemente de no ser por la intervención de Paul W.S. Anderson y Milla Jovovich. Quizás sin ellos habríamos tenido algo mucho más fiel a la serie de videojuegos que aún goza de buena salud. Las entregas de esta franquicia no son sólidas y unas gustaron más que otras, pero en general la heroína inventada para las películas no pudo salvar el día.

Transformers

Si amas los robots gigantes y las explosiones, la franquicia de Michael Bay debe ser tu cosa favorita, pero no es algo que ha convencido a todos más allá de que existe un consenso general que la considera una de las peores franquicias cinematográficas. La serie de películas de Transformers, de presupuesto y tiempo de ejecución ridículos, está tan absorta consigo misma que no parece darse cuenta de lo saturada que está, y tampoco ha notado que, más allá de las primeras películas, la fantasía que muchos adoraron en su infancia quedó prácticamente arruinada. Es posible que quieras seguir viendo cómo tu robot favorito es bombardeado en cada nueva entrega, pero hay un punto en que quien está viéndolo todo en una pantalla solo desea que el espectáculo exagerado termine. Y es una lástima porque sus personajes fueron los ídolos de muchos niños en los años 80, pero estas cintas tienen muy poco de lo que los hizo especiales.

50 Sombras de Grey

Lo que comenzó como fan fiction de Crepúsculo se convirtió en una serie de libros inmensamente popular. Los libros de Cincuenta sombras de Grey fueron controvertidos y provocativos, ya que contenían un montón de escenas de sexo explícitas. Los libros no se consideran clásicos literarios y las películas tomaron todos los peores aspectos del material que adaptaron. Los diálogos son terribles, la actuaciones son rígidas y las escenas de sexo son bastante incómodas. Dakota Johnson y Jamie Dornan tienen una química terrible y forman una pareja terrible, ya que esta interpretación de Grey continúa manipulando a la protagonista en una dinámica de relación horrible. A pesar de su mala calidad, estas películas aún se beneficiaron del público que tenía curiosidad por ver de qué se trataba.

Continúa leyendo: El Señor de los Anillos aplasta a Harry Potter en encuesta sobre cuál es la mejor saga

Comentarios

  • Tomatazos (4)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos