Artículos

Las películas del universo extendido de DC de la peor a la mejor, según la crítica

La franquicia de películas de DC no ha tenido una comienzo sencillo, y aunque ha generado una buena cantidad de controversias, tiene un puñado de títulos que se colocan como los mejores del estudio.

Si bien el Universo Cinematográfico DC (DCU) ha tenido un comienzo difícil, habría que recordar también que, por lo que respecta al Universo Cinematográfico Marvel (UCM), su arranque distó mucho de ser sencillo. Es verdad que en Iron Man - El Hombre de Hierro - 93% fue fantástica, sin embargo, ésta fue seguida por un par de títulos dudosos como Hulk: El Hombre Increíble - 67% y Iron Man 2 - 72%. Verdad es también que hasta el momento el DCU ha generado una buena cantidad de controversias, pero hay que reconocer que está tratando de encontrar su propio camino, manteniendo la fórmula de los cruces entre superhéroes, aunque con un tono distinto al de Marvel. No ha sido un crecimiento sencillo y sin ninguna duda podemos augurar nuevos tropiezos, aún así resulta fascinante ver cómo Warner Bros. trata de enmendar sus errores con miras a hacer volar sus películas de superhéroes escuchando más a los fans de los mismos.

Podría interesarte: Películas de DC infravaloradas por la crítica y el público

Antes de comenzar con nuestro recuento, y de recibir cualquier tipo de reclamación por la ausencia de algún título a lo largo de nuestro artículo, tenga en cuenta que una película del DCU debe tener algún vínculo con otras películas de DC, por ese motivo no hemos incluido cintas como el Guasón - 91% o Gatúbela - 9% a pesar de provenir de DC Comics.

Continuaremos nutriendo esta lista en la medida que se lancen nuevas películas del DCU. Por lo pronto, así es como queda nuestra clasificación actual de la peor a la mejor.

9) Escuadrón Suicida - 25%

Un verdadero lío. Estábamos tan emocionados por Escuadrón Suicida gracias a su aspecto extraño y diferente, con su gran elenco y David Ayer detrás de la cámara, pero no podría haber resultado ser más decepcionante. La película ni siquiera pudo encontrar una razón sólida de por qué un equipo de superhéroes se encargaría de una misión, y el conflicto principal es el resultado de que Amanda Waller es una tonta total (Viola Davis demuestra que puede hacer cualquier cosa al obligarte a creer en ese personaje, aunque en la página Waller es de verdad una tonta). Sí, el elenco está repleto de personajes coloridos, pero realmente no sabe qué hacer con ellos.

Lo que es aún más frustrante es que el marketing es más colorido que la película. Para un elenco que está lleno de psicópatas, Escuadrón Suicida no sabe si quiere ser lúgubre y valiente o suelta y loca. Se desmorona en casi todos los niveles de la realización cinematográfica, y si bien puedes señalar algunos puntos brillantes como las actuaciones de Will Smith y Margot Robbie, ambos están envueltos en una historia terrible que perjudica a sus personajes.

Aunque Suicide Squad no es para nada una causa perdida. Claro que hay espacio en el panorama de los superhéroes para una película que sigue a un equipo de villanos, pero hay que darles una razón mucho mejor para pelear (tal vez una misión de operaciones encubiertas en la que deban matar) y arcos de personajes fuertes. No importaría volver a ver a este grupo junto si Warner Bros. confía en un cineasta que siga adelante con su visión en lugar de dejar que una compañía elimine su versión de la película generando controversias.

8) Batman vs Superman: El Origen de la Justicia - 27% (versión extendida)

El corte extendido (también conocido como la "edición definitiva" ) de Batman v Superman: Dawn of Justice es un poco mejor que el corte para cines sólo en la medida en que la película tiene un poco más de sentido. Todavía no hay una explicación sobre lo que Lex habría hecho con Doomsday si hubiera logrado matar a Superman o por qué Bruce Wayne puede ver en sus sueños un futuro posible, pero al menos tienes una idea más clara de lo que Zack Snyder estaba buscando.

Desafortunadamente, su enfoque esencialmente retoma muchos de los peores elementos de sus películas anteriores, Watchmen, Los Vigilantes - 65% y Sucker Punch: Mundo Surreal - 24%. Al igual que con Sucker Punch, Snyder está condenando y perdonando a su audiencia. Quiere que cuestionemos la naturaleza misma de superhéroes como Batman y Superman en lugar de darles nuestra reverencia incuestionable, lo que estaría bien, excepto que también quiere que disfrutemos del caos que desatan esos héroes. Cuando Batman derriba un almacén lleno de secuaces, no se supone que debamos estar horrorizados por su vigilantismo unilateral, se supone que debemos animarlo. Se supone que debemos cuestionar a Superman como una figura divina llena de dudas, pero también se supone que debemos ser felices cuando golpea un montón de veces a Doomsday.

Este tipo de deconstrucción es perfecto para Watchmen, pero hace un flaco favor a los personajes de Batman v Superman. Si vas a hacer que Batman mate, entonces debes preguntar cómo es que el personaje se convirtió en eso. Sí, Batman mató en cómics anteriores, pero dejó eso atrás, y es para mejor porque, de lo contrario, ¿por qué dejaría vivir a criminales como el Joker? Sí, Superman puede sentirse distante de la humanidad, pero ¿de dónde saca sus deseos de hacer el bien? Esto es Batman v Superman, no Rorschach v Dr. Manhattan, y el deseo de Snyder de recontextualizar a sus personajes principales termina perjudicando a ambos.

El hecho de no representar a sus superhéroes como héroes es el principal problema en Batman v Superman, pero está lejos de ser el único. La trama, incluso en el corte extendido, todavía no tiene mucho sentido, la actuación de Jesse Eisenberg como Lex parece divorciada del resto de la película, y todo es opresivamente oscuro desde el principio y casi parece deleitarse con eso: oscuridad sin cuestionar siquiera cómo es que ese tono sirve a la imagen general.

7) Liga de la Justicia - 41%

Sí, es un poco mejor que Batman vs Superman: El Origen de la Justicia - 27%, y sí, dada su turbulenta producción, podría haber sido mucho peor. Pero cuando miras todo el potencial, Justice League debería haber sido mucho mejor. Warner Bros. tuvo tanto tiempo desde el inicio de su universo (con El Hombre de Acero - 55%) como Marvel (con Iron Man - El Hombre de Hierro - 93%), pero en cuatro años, no pudieron descifrar la fórmula y en su lugar crearon un trabajo urgente en el que intentaron simplemente amontonar un montón de nuevos personajes esperando que el público se uniera, o al menos estuviera lo suficientemente interesado como para ir a ver sus eventuales películas en solitario.

Podría decirse que lo más frustrante de Justice League es que la película no pertenece a nadie, y para un equipo tan importante, sus únicos efectos probablemente afectarán a Warner Bros. El género de superhéroes es fuerte y otros estudios están encontrando formas de ir más allá e ir a lugares interesantes, pero Justice League es una película que busca la coherencia básica en lugar de cualquier otra cosa que la distinga. Es comprensible que a ese punto Warner Bros. no quería quedarse atrás, pero esta es una apuesta que realmente no valió la pena a pesar de que, como se suele decir en las películas de DC, “Tal vez lo hagan mejor para la próxima”.

Justice League no es un fracaso total. Flash y Wonder Woman son buenos, hay destellos de un Superman que no es una figura divina distante e indiferente, y ocasionalmente conseguimos ver un ritmo entre personajes o un momento que funciona. Pero esos momentos son pocos y distantes. Lo que queda es un trabajo duro en el que tenemos un villano pésimo con motivaciones básicas y un equipo sin identidad. Para una película que debería haber sido épica y posiblemente innovadora dado el pedigrí de los personajes, Justice League simplemente existe.

6) Mujer Maravilla 1984 - 76%

Hay cosas muy buenas en Wonder Woman 1984. Maxwell Lord de Pedro Pascal es una auténtica maravilla, y Kristen Wiig se desenvuelve bien como Barbara Minerva / Cheetah. Además, como en la primera Mujer Maravilla, las dinámicas entre Diana y Steve Trevor se disparan en todos los sentidos ya que Gal Gadot y Chris Pine tienen una química tremenda en la pantalla. En 1984 se proporciona una buena inversión a estos dos últimos personajes al tener en esta ocasión a un Steve impresionado por el mundo que le rodea, en lugar de a Diana como en la película anterior.

Sin embargo, todos los puntos fuertes de esta película están ahogados por una avalancha de guiones atroces. Este guión no estaba listo para filmar, y el resultado es una historia confusa y laxa en la que cada tema se socava y cada punto de la trama se elabora. No es la dura labor vista en Batman v Superman o la papilla de franquicia sin director de Suicide Squad o Justice League, pero todo lo que pretende ser divertido o reflexivo en Wonder Woman 1984 fracasa, especialmente cuando se compara con el original más seguro y directo.

Para una película sobre los peligros del exceso, Wonder Woman 1984 participa en ese mismo exceso sin comprender las fallas de su comportamiento. Para una película sobre no tomar atajos, es una película en la que los personajes aparecen al azar porque es necesario que ocurra una escena de pelea. Comete errores totalmente no forzados, como exigir que Steve regrese y se haga cargo del cuerpo de algún tipo al azar, pero no siente la necesidad de explicar cómo una pared puede aparecer mágicamente en el desierto. Pero quizás su mayor pecado es no centrar la película en Diana y su viaje, lo que lleva a una película que se siente a la deriva sin la presencia total de su entrañable heroína.

Lee también: Las películas de DC Comics más sobrevaloradas por la crítica y el público

5) Aquaman - 73%

El mayor problema con Aquaman es que es enorme sin ser ambiciosa. Una cosa es que el director James Wan hubiera metido un montón de ideas locas en su fantasía de ciencia ficción de superhéroes, pero la trama es dolorosamente convencional, y la película parece desesperada por robar ideas de otras películas sin encontrar una personalidad propia. Es una pena porque Jason Momoa, además de ser increíblemente genial y carismático, imprime su propio sello a un personaje que lo hace sentir único entre el resto de superhéroes.

Hay partes ocasionalmente divertidas como un pulpo tocando la batería o una batalla gigante con la gente cangrejo, pero la mayoría de las veces, Aquaman va con lo que es seguro y predecible, aplastando bajo un lento desarrollo, diálogos torpes y piezas que se sienten desesperadas por mantener nuestra atención cada diez minutos. Aquaman es una gran cantidad de películas, pero a pesar de todas sus imágenes coloridas, nunca logra la alegría o el encanto que espera transmitir.

Lo mejor que se puede decir sobre Aquaman es que todos los elementos están ahí para una mejor secuela. Tienen al actor adecuado en Momoa, y Wan ha creado un mundo brillante y deslumbrante bajo el mar. Pero si la película tiene una secuela, los realizadores deberán ser mucho más despiadados con el guión (no hay ninguna razón por la que una película de Aquaman deba durar casi dos horas y media) y optar por una película menos seria y gastada.

4) El Hombre de Acero - 55%

En Man of Steel, Zack Snyder para nada quería hacer lo que hicieran Richard Donner y Bryan Singer con el personaje, sino que sentía la necesidad de ser más "realista" sin dejar por ello de ofrecer una grandilocuencia que le permitiría realmente lanzarse contra un oponente digno. Entonces, técnicamente, Man of Steel tiene éxito en lo que intenta hacer en la medida en que trata de ser más realista con las habilidades de Clark, comparándolas con un niño con necesidades especiales que debe adaptarse, al mismo tiempo que nos proporciona una lucha épica contra el General Zod.

El problema es que rodea dichos elementos. Cuando se trata de la educación de Superman, es difícil saber cómo obtiene su brújula moral. Parte de la razón por la que la historia de Superman ha funcionado durante tanto tiempo y ha conectado con tanta gente no es sólo que sea un tipo con muchísimos poderes, es que buena parte de ellos son motivados por el corazón, y esos "valores del corazón" están imbuidos en su crecimiento para ayudar a la gente. Pero en Man of Steel, eso choca con la creencia de papá Kent de que el mundo no está listo para Superman y que es mucho mejor para Clark ocultar sus poderes. Si bien ese es un deseo comprensible para un padre, esto no nos lleva a entender por qué Superman ayuda a la gente. Y es que la respuesta a "Porqué es Superman" no funciona si intentas recontextualizar al personaje en una historia más "realista".

La gran pelea contra Zod también se encuentra con un problema porque, si bien es agradable ver a Superman intercambiar golpes con alguien que es igualmente poderoso, hay muchos daños colaterales. Incluso si crees la excusa, "¡Es su primer día!", Eso es terriblemente descuidado para un tipo que nos dice que cuando era niño le enseñaron a controlar sus poderes. Entonces, si Superman sabe que puede arruinar cosas, si realmente está desatado, ¿no debería intentar sacar a Zod de la ciudad? Intentar dar una excusa para las acciones de Superman es ignorar la verdad obvia de la escena: es emocionante ver cómo las cosas explotan y son destruidas, pero la película no pensó en las repercusiones de estas acciones, por lo que Superman parece descuidado.

No es una película completamente sin mérito, y ojalá Snyder (o alguien más) tuviera un poco más de tiempo para desarrollar al personaje de Superman y su lugar en el mundo antes de lanzarlo al medio de Batman v Superman, donde lo prueban de inmediato. Con lo cual no tenemos una idea clara de quién es él como héroe.

3) Aves de presa y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn - 75%

Con una paleta de colores verdaderamente divertida y extravagante, en Birds of Prey, Margot Robbie hace completamente suyo el personaje de Harley Quinn, y la película aparentemente trata sobre el empoderamiento femenino. Harley Quinn no es la única mujer que busca la emancipación en esta historia, y ese tema también ayuda a unir las historias de Black Canary, Huntress y Renee Montoya. Además, las actuaciones en todos los ámbitos son muy divertidas.

El problema es que Birds of Prey tiene problemas para encontrar su propia identidad, ya que se desvía entre la imitación de Deadpool y los riffs de Quentin Tarantino. Es una película con algunos momentos fuertes de feminismo sin complejos, contrarrestados por lo que se siente como un mandato del estudio para hacerla más parecida a las imágenes dominadas por hombres. Esta esquizofrenia puede funcionar extrañamente bien con la locura de Harley Quinn, pero a medida que se desarrolla en la pantalla, hace que la película se sienta confusa. Tienes cuatro tramas que se sienten como si estuvieran trabajando con propósitos cruzados, y nos preguntamos si Birds of Prey habría sido más fuerte con sólo enfocarse en Harley Quinn, sólo en las Birds of Prey, o si Quinn debería haberse emparejado con villanos como Poison Ivy y Catwoman en lugar de personajes heroicos.

Lo más frustrante de Birds of Prey es que no es una película "mala". Está lejos del desastre de Suicide Squad y realmente parece tener algunas cosas en mente. Pero en términos de su ejecución, no puedes evitar sentir que Harley Quinn y sus compañeros personajes de DC merecían algo mejor.

2) ¡Shazam! - 88%

¡Shazam! se beneficia en gran medida de saber exactamente el tipo de película que quiere ser. Es grande con los superhéroes. Esa es una premisa bastante simple, pero el director David F. Sandberg saca mucho provecho de ella apoyándose del humor y el corazón de un niño que tiene superpoderes. Naturalmente la película tampoco rehuye el tema de la irresponsabilidad que tendría un adolescente al ser un superhéroe, aspecto que encarna el joven Billy Batson (Asher Angel) cuando se transforma en el Shazam adulto (Zachary Levi) al gritar "¡Shazam!" para crecer mágicamente.

El mayor defecto de ¡Shazam! es en gran medida su villano, el Dr. Sivana (Mark Strong). Sandberg, que tiene experiencia en películas de terror, se exagera con la villanía de Sivana, se pierde el matiz disponible para el personaje y, en cambio, se inclina hacia los horrores que inflige, especialmente a un desafortunado grupo de ejecutivos que están a merced del supervillano. y sus monstruosos secuaces, los Siete Pecados Capitales. En estos momentos, la película sucumbe a una oscuridad que no encaja con su tono alegre.

Afortunadamente, estos momentos son pocos y distantes entre sí, y ¡Shazam! está feliz de ser una película alegre en la que los niños se deleitan con la fantasía de tener superpoderes sin dejar de absorber un buen mensaje sobre la importancia de la familia. Puede que no haya nada estremecedor en ¡Shazam!, pero es una película divertida que invita al público a pasar un buen rato. No hay nada de falso en su actitud optimista, y puedes disfrutarlo como un jugueteo de superhéroe ligero.

1) Mujer Maravilla - 92%

El problema con las películas del DCU hasta este punto es que siguen intentando reinventar la rueda antes de saber conducir. En su superficie, Wonder Woman es una historia de origen bastante estándar, pero solo porque se reproduce con ritmos familiares, eso no significa que esos ritmos sean aburridos o demasiado familiares. La directora Patty Jenkins entendió que el hecho de que conozcamos los tropos de la historia de origen no significa que conozcamos a este personaje o lo que la hace única.

Wonder Woman aprovecha al máximo para mostrar no sólo lo que hace que su protagonista sea un heroína, sino que luego procede a probar ese heroísmo. Wonder Woman comienza la película pensando en la humanidad en abstracto, y es sólo a través de su relación con Steve Trevor y viendo los horrores de la guerra que tiene una mejor idea de por quién se supone que debe luchar. La película lleva su inocencia al límite obligándola a darse cuenta de que, si bien Ares puede tener alguna responsabilidad en la guerra, las debilidades de la humanidad también son parte de ella, y debe decidir salvarnos de todos modos.

Ese es un mensaje increíblemente edificante que también es sorprendentemente maduro. La película no rehuye el horror de la guerra ni la explota en busca de emociones baratas. Es un acto de equilibrio delicado, pero Jenkins maneja la tarea maravillosamente, lo que le permite a su héroe no solo brillar, sino también crecer y evolucionar como individuo. La plantilla puede resultar familiar, pero la historia nunca toma un atajo sobre el desarrollo de Diana y su heroísmo. Además, hace todo esto sin dejar de ser fiel a sus mejores representaciones en los cómics. El resultado es una película que probablemente será una piedra de toque del género de películas de superhéroes para las generaciones venideras.

También podría interesarte: 10 cómics de DC que queremos ver adaptados al cine

Comentarios

  • Tomatazos (6)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos