Artículos

Alan Moore y sus declaraciones más polémicas sobre el cine de superhéroes

Durante años Alan Moore, aclamado escritor de cómics, ha tenido una relación de amor y odio hacia la industria cinematográfica, el género de superhéroes y las adaptaciones a la pantalla grande de sus historias.

Alan Moore es uno de los escritores más importantes para los que han dedicado largas horas de su vida al consumo de cómics. Hace algunos años el creador decidió romper definitivamente su relación con esta industria, desatando una serie de comentarios en contra de la misma y de sus adaptaciones cinematográficas que se han vuelto tan populares en la última década. ¿Qué piensa Alan Moore sobre las películas de superhéroes? En el siguiente artículo te resumimos su postura con algunas de sus declaraciones más polémicas.

No te puedes perder: Las películas de DC Comics más sobrevaloradas por la crítica y el público

Entre las obras más destacadas del escritor británico, se encuentran Watchmen (1986-1987, V de Vendetta (1982-1987), From Hell (1989) y The League of Extraordinary Gentlemen (1999-presente). Todas estas historias han sido llevadas a la pantalla grande, así como sus demás trabajos vinculados a DC Comics y el que lo volvió mundialmente famoso entre los fans del archienemigo más conocido de Batman: The Killing Joke (1988). Alan Moore se alejó de la industria del cómic y durante años se ha dedicado a criticar las películas de superhéroes, emitiendo algunas de las declaraciones más mordaces sobre este género fílmico.

Las películas de superhéroes son el “fantasma” del siglo anterior

Durante una entrevista con Pádraig Ó Méalóid (@slovobooks) publicada en enero de 2014, Alan Moore habló sobre la “catástrofe cultural” que implica el cine de superhéroes. Para el escritor tiene sentido que las personas quieran refugiarse en los universos presentados por DC y el MCU, mismos que son una especie de fantasma del siglo pasado que impide que la cultura de esta época se desarrolle hacia otros horizontes:

Me parece que una parte significativa del público, habiendo renunciado a intentar comprender la realidad en la que realmente viven, ha razonado en cambio que al menos podrían ser capaces de comprender los decadentes, sin sentido, pero al menos limitados, 'universos' presentados por DC o Marvel Comics. También observaría que es, potencialmente, culturalmente catastrófico tener la efímera de un siglo anterior allanando posesivamente el escenario cultural y negándose a permitir que esta era sin precedentes desarrolle una cultura propia, relevante y suficiente para su época.

Las películas de superhéroes son el “estancamiento” de la cultura

En una entrevista para Empire Magazine publicada en octubre de 2019, Alan Moore declaró sin problemas que el impacto de las películas de superhéroes en la cultura popular es una “vergüenza”. Su aguda intervención no se quedó en este duro señalamiento, también añadió que la afinidad de la población a este tipo de contenido, se debe a un adormecimiento autoimpuesto y un “estancamiento cultural” que se manifiesta en otras expresiones artísticas además del cine:

Principalmente, las películas de superhéroes del mercado masivo parecen estar incitando a una audiencia que no desea renunciar a A) su infancia relativamente tranquilizadora, o B) el relativamente tranquilizador siglo XX. La continua popularidad de estas películas me sugiere un tipo de estado deliberado y de arresto emocional autoimpuesto, combinado con una condición adormecedora de estancamiento cultural que se puede presenciar en historietas, películas, música popular y, de hecho, en todo el espectro cultural.

Las películas de superhéroes son el “sueño supremacista” de los blancos

Con los años el cine de superhéroes ha buscado diversificarse más, dado que para las nuevas generaciones la imagen del “salvador” con capa y blanco como la nieve, no basta para darle representatividad a las comunidades que por años han sido marginadas de los reflectores de Hollywood. Alan Moore es consciente de esta situación, por lo que en su entrevista para Empire Magazine publicada en octubre de 2019, el escritor calificó al género inspirado en cómics como el “sueño supremacista de la raza maestra”. Asimismo, hizo una cruda comparación con El Nacimiento de Una Nación - 90%, clásico del séptimo arte cargado de altas dosis de racismo:

Te recomendamos: Personajes de DC en el cine que traicionaron a las versiones originales de los cómics

Quisiera señalar que, salvo por un puñado de personajes no blancos (y creadores no blancos), estas historietas y personajes icónicos siguen siendo los sueños supremacistas de la raza maestra. De hecho, pienso que un buen argumento se puede hacer a partir de El Nacimiento de una Nación de D.W. Griffith como la primera película estadounidense de superhéroes, y el punto de origen de todas esas capas y máscaras.

Las películas de superhéroes son un “escape del mundo moderno” e “infantilizan” a la población

En una entrevista publicada en octubre de 2020 en Deadline, Alan Moore habló sobre el encierro durante la pandemia de Covid-19 y, por supuesto, lo que todos queríamos escuchar: su actual relación con la industria del cómic tras su retiro y las controvertidas películas de superhéroes. El escritor fue directo a la yugular: este género es muy popular en una sociedad que busca escapar de las complejidades del “mundo moderno” y llevar al público a una “infancia nostálgica” desprendida de problemas:

No he visto una película de superhéroes desde la primera película de Batman de Tim Burton. Han arruinado el cine y también la cultura hasta cierto punto. Hace varios años dije que pensaba que era una señal realmente preocupante, que cientos de miles de adultos estaban haciendo cola para ver personajes que fueron creados hace 50 años para entretener a niños de 12 años. Eso parecía hablar de una especie de anhelo de escapar de las complejidades del mundo moderno y volver a una infancia nostálgica y recordada. Eso parecía peligroso, infantilizaba a la población.

Las películas de superhéroes están relacionadas con la presidencia de Donald Trump y el Brexit

El escritor no se quedó allí y en su entrevista con Deadline publicada en octubre de 2020, también señaló algo muy interesante. En 2016, el año en el que se estrenaron filmes como Guardianes de la Galaxia Vol. 2 - 82%, Spider-Man: De Regreso a Casa - 92%, Thor: Ragnarok - 92%, Batman vs Superman: El Origen de la Justicia - 27%, Escuadrón Suicida - 25% y Deadpool - 84%, Donald Trump fue elegido como presidente de Estados Unidos de América y el Brexit se volvió una realidad en Reino Unido. Para Moore, todo está relacionado con la “negación de la realidad” y la necesidad de “soluciones simplistas”:

Esto puede ser completamente una coincidencia, pero en 2016, cuando el pueblo estadounidense eligió a un satsuma nacionalsocialista y el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea, seis de las 12 películas más taquilleras eran películas de superhéroes. No quiero decir que uno cause el otro, pero creo que ambos son síntomas de lo mismo: una negación de la realidad y una necesidad de soluciones simplistas y sensacionales.

Las películas de superhéroes para adultos (clasificación R) son “grotescas”

Si alguien tenía dudas de que el cine de superhéroes podía lograr superar las narrativas familiares que hemos visto durante años en el Universo Cinematográfico de Marvel, Todd Phillips (¿Qué pasó ayer? - 79%, ¿Qué Pasó Ayer? Parte II - 34%, Proyecto X - 28%) se encargó de demostrarlo. El director estuvo detrás de la aclamada Guasón - 91%, filme estrenado en 2019 que tuvo el apoyo de la crítica y el fandom. Desde que esta apuesta de mil millones de dólares protagonizada por Joaquin Phoenix (The Master: Todo Hombre Necesita un Guía - 85%, Ella - 95%, No te Preocupes, No irá Lejos - 76%) se volvió tan exitosa, hemos estado escuchando que más películas clasificación R podrían realizarse bajo el sello de DC Films e incluso Marvel Studios.

¿Qué es lo que piensa Alan Moore de que largometrajes para adultos como Joker o Aves de presa y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn - 75% lleguen a cines? Como era de esperarse, nada bueno. Cuando para la misma entrevista publicada en octubre de 2020 en Deadline se le preguntó su opinión al escritor, calificó este intento de hacer el género de superhéroes maduro como algo “grotesco”.

Todos estos personajes han sido robados a sus creadores originales, todos ellos. Tienen una larga fila de fantasmas detrás de ellos (…) No me interesan los superhéroes, fueron algo que se inventó a fines de la década de 1930 para los niños y son perfectamente buenos como entretenimiento para niños. Pero si intentas hacerlos para el mundo de los adultos, creo que se vuelve algo grotesco.

También te podría interesar: 10 cómics de DC que queremos ver adaptados al cine

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos