Artículos

5 razones por las que Avatar: The Last Airbender de Netflix podría ser buena y 5 por las que podría ser mala

El live-action de Avatar en Netflix llegará a la plataforma en un futuro cercano. En este artículo repasamos las mejores y peores perspectivas

El live-action de Avatar: The Last Airbender es un hecho inevitable que llegará a la plataforma de Netflix en un tiempo cercano. Los ánimos por el proyecto se encuentran divididos, con muchos fans sin tener completa certeza sobre cómo sentirse respecto a lo que se aproxima; los resultados pueden ser muchos. Algunos ya han elaborados sus propias conclusiones sobre la situación y otros aguardan pacientemente por el futuro. En este artículo ofrecemos algunas razones por las que el live-action de Avatar podría ser algo excelente… o en su defecto, algo terrible.

No te pierdas: Avatar: The Last Airbender | Errores que Netflix debe evitar en la serie live-action

Conocida en Latinoamérica como Avatar: La Leyenda de Aang, es una serie de animación estrenada en el año 2005 a través de la señal de Nickelodeon. Bryan Konietzko y Mike DiMartino, los creadores, trabajaron arduamente durante más de tres años para ofrecer al público una aventura sin igual que actualmente sigue ganando fans gracias a su reciente llegada a la plataforma de Netflix. Avatar es una caricatura repleta de acción, comedia y mucho corazón, un viaje inolvidable que merece ser revisado de vez en cuando.

Ha pasado un tiempo considerable desde que Netflix anunció la adaptación live-action de Avatar: The Last Airbender y las novedades sobre la producción han sido prácticamente nulas, sin detalles sobre el reparto, las grabaciones o el gran estreno. La demora está impacientando a los fans, quienes ya imaginan múltiples escenarios para el proyecto, desde los mejores hasta los más desastrosos. A continuación te presentamos nuestras cinco razones por las que Avatar: The Last Airbender de Netflix podría ser buena y cinco por las que podría ser mala.

Buena: la narración podría explorar nuevos lugares y profundizar en personajes

A todos les encanta la aventura observada en la animación, la delicadeza que se le dio a cada personaje y situación, no obstante, el live-action luce como la oportunidad perfecta para desviarse un poco de la línea original y explorar horizontes brillantes. No sería mala idea que los guionistas abarcaran otras partes del mundo Avatar y estudiaran con mayor profundidad a los personajes que dan sentido al viaje. Por supuesto que todo lo anterior debe tener sentido en el argumento y no solo transformarse en relleno indeseable.

Te invitamos a leer: Razones por las cuales Avatar: La Leyenda de Aang es mejor que el resto de series animadas

Mala: una adaptación live-action podría limitar la imaginación

En el mundo animado todo es posible. Para los equipos creativos es mucho más fácil y barato escribir y producir las aventuras que imaginan, algo que no se ve con facilidad en el terreno de la acción real. La adaptación de Netflix también podría sugerir un corte a muchas de las maravillas observadas en la serie original, ya sea por cuestiones de presupuesto u otras decisiones. Esperamos que la aventura en carne y hueso de Aang no represente la eliminación de algunos de los elementos mágicos que caracterizan a la versión de 2005, sería una pena observar exclusiones y limitaciones varias.

Buena: efectos visuales y enfrentamientos potencialmente grandiosos

Una aventura en carne y hueso junto al equipo Avatar (o la Gaang) ofrece la posibilidad de mirar duelos y enfrentamientos geniales. Netflix cuenta con los recursos suficientes como para dar forma a los clásicos duelos de la animación con un realismo excepcional. Mentiríamos al decir que no morimos de ganas por ver peleas de bending con los mejores efectos especiales y coreografías. Netflix lo tiene en la palma de su mano y el resultado final podría ser en verdad inolvidable: el agua, la tierra, el fuego y el aire en modo acción imparable. Lo queremos ahora mismo.

Mala: la sombra de Korra, Kyoshi y los cómics

Para muchas personas una adaptación live-action de Avatar: The Last Airbender suena genial, pero para algunos es algo completamente innecesario. Por otro lado, ciertos fans se inclinan a elegir una producción de Netflix que continúe con la historia de Korra, o que adapte la vida de Kyoshi presentada en las novelas juveniles publicadas en 2019 y 2020. También es importante mencionar la existencia de los cómics que siguen las aventuras de Aang en sus años adolescentes, mismos que resuelven temas como la desaparición de la madre de Zuko o la reconciliación definitiva con los padres de Toph; los seguidores de la franquicia también exigen la adaptación de este material, ya sea en live-action o en animación, hecho que ha provocado comentarios diversos en redes y podría contribuir al fracaso del live-action.

Buena: Netflix ha hecho series y adaptaciones geniales

A lo largo de su historia, el gigante rojo del streaming ha demostrado su capacidad para producir series y adaptaciones de calidad, merecedoras de millones de fans por todo el mundo y críticas positivas. Ejemplos de lo anterior son El cristal encantado: La era de la resistencia - 93% o The Midnight Gospel y muchas más; entre las adaptaciones podemos encontrar a Castlevania - 85%, The Umbrella Academy - 93% y The End of the F***ing World - 90%. La empresa número uno del entretenimiento en casa tiene lo necesario para desarrollar un live-action de Avatar memorable.

Mala: Netflix ha hecho series y adaptaciones lamentables

Es cierto, Netflix nos ha sorprendido con series y adaptaciones memorables, pero en su catálogo también existen aquellas completamente horrendas. La empresa se ha ganado cierta mala reputación con algunas producciones que han causado arcadas entre los consumidores, por ejemplo, Death Note - 40% o The Witcher - 67%, títulos que han fallado al momento de satisfacer los deseos de los fans del material original. Además, sabemos que Netflix se inclina por la cantidad, no la calidad, hecho que nos hace encontrar mucha basura en su catálogo; tan solo esperamos que la adaptación de Avatar no se una a la lista deleznable.

Buena: una oportunidad de redención

Todos recordamos El Último Maestro del Aire - 6%, la pesadilla a cargo de M. Night Shyamalan y estrenada en 2010 que intentó adaptar la primera temporada de Avatar: La Leyenda de Aang. Considerada por muchos como la peor recreación de la historia, el live-action de Netflix puede tomarla como gran ejemplo sobre lo que NO quiere el público. Una buena adaptación en el futuro podría ser lo que la serie necesita para redimirse de aquel oblivio casi innombrable y dar sentido a una franquicia de grandes alcances para el mañana. Netflix lo tiene todo a su alcance.

Mala: podría ser peor que El Último Maestro del Aire

Nada podría ser peor que El Último Maestro del Aire… ¿o sí? La película de 2010 nos dio malas actuaciones, un guión pésimo, una dirección lamentable y personajes que no se parecieron en nada a sus versiones animadas (quizá podemos rescatar el aspecto de Yue y la interpretación de Dev Patel). Netflix tiene ahí enfrente un ejemplo claro de lo que no debe hacer, pero cabe la posibilidad de que su adaptación falle de la manera más desastrosa y se convierta en algo más terrible que lo observado hace diez años, lo único que debe hacer es no escuchar al público y no seguir la visión de los creadores originales.

Buena: veríamos al vendedor de coles en carne y hueso

Sin lugar a dudas, uno de los grandes beneficios de la serie live-action podría ser la oportunidad de ver al entrañable vendedor de coles, un personaje que a lo largo de la serie apareció justo en el camino del equipo Avatar para ser víctima del infortunio; claro que años después su destino cambió y fundó la imponente Cabagge Corp. y se erigió una estatua en su honor en Ciudad República. James Sie, actor de doblaje del vendedor de coles, habló con Slate en junio y declaró que le encantaría interpretar el mismo rol en la adaptación de Netflix; el actor de 57 años tiene ascendencia asiática por lo que es perfecto para convertirse la versión de carne y hueso del comerciante.

Mala: los creadores originales no están involucrados

Y para terminar con broche de oro presentamos la razón que nos hace pensar temerosamente en el fracaso absoluto del live-action de Avatar. Bryan Konietzko y Mike DiMartino abandonaron el proyecto tras dos años de trabajo por diferencias creativas con Netflix y eso nos obliga a imaginar lo peor; como los responsables del nacimiento de la historia de Aang, solo ellos pueden saber la mejor forma de llevar el mundo Avatar a la acción real, desafortunadamente nunca tendremos la oportunidad de mirar su visión en la pantalla chica, todo porque la empresa no quiso respetar su promesa de mantenerse fiel a las ideas de los creadores. Un equipo diferente se hará cargo de la adaptación y cualquier cosa podría pasar.

También puede interesarte: Avatar: La Leyenda de Aang | Netflix responde a la salida de los creadores de la adaptación live-action

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos