Artículos

Cartas de Van Gogh, de Dorota Kobiela y Hugh Welchman, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Calificada como una “locura tan pura de corazón”, Cartas de Van Gogh deslumbró con su minuciosa propuesta visual (óleos cobrando vida) y se mantiene como uno de los mayores logros del género de animación

Si hay un tema favorito en el cine ese es el arte en sus múltiples derivaciones y aunque es cierto que le encanta mirarse a sí mismo con historias de cine sobre cine, sus miradas a campos como la música, el teatro o la propia actuación ha dejado obras fundamentales en la historia del cine. Hablando específicamente de lo que nos ocupa en esta ocasión, los pintores o artistas plásticos han inspirado pizas emotivas que nos acercan a sus vidas y obras, desde Frida - 76% con Salma Hayek, pasando por Sr. Turner - 98%, hasta Ojos Grandes - 72% de Tim Burton, la oferta es bastante amplia. Sin embargo, ninguna se parece a Cartas de Van Gogh - 80%.

Podría interesarte: Van Gogh en la Puerta de la Eternidad | La eternidad capturada en un cuadro

De entre todos los pintores, Vincent Van Gogh es quizás el más enigmático, su figura ha motivado alrededor de 13 largometrajes entre los que destacan Sed de vivir - 100%, Vincent y Theo, el segmento que inspiró en Los sueños de Akira Kurosawa, la más reciente, Van Gogh en la Puerta de la Eternidad - 77%, así como Cartas de Van Gogh - 80%. Esta última ha sido la más sorpresiva, principalmente, por la audacia de ser una película cuya animación son pinturas al óleo en un esfuerzo por igualar los trazos del artista. Si bien, un porcentaje de la crítica no se mostró totalmente satisfecha, se mantiene como uno de los homenajes más inventivos y sensibles a Van Gogh.

Dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, retrata la vida y la misteriosa muerte de Vincent Van Gogh. Un año después de la muerte del pintor, un joven llamado Armand es el encargado de hacer llegar la última carta de Vincent a su hermano Theo, quien también se encuentra fallecido. Cuando llega a Auvers-sure-Oise, el pueblo en el que el artista pasó sus últimos días de vida, busca al Dr. Gachet, amigo del difunto, sólo para enterarse de que no se encuentra en casa. En ausencia del doctor, Armand comienza a conversar con los habitantes del poblado, lo cual le permite conocer e interpretar de manera más profunda la vida de Van Gogh. Cartas de Van Gogh es el primer largometraje en el mundo compuesto por pinturas al óleo; se utilizaron 65,000 cuadros.

Si bien generó reacciones mixtas, hasta las críticas negativas destacaron el aspecto visual de la cinta, así como el trabajo de años de Kobiela y Welchman para no sólo dar vida a los óleos, sino para asemejar sus pinceladas a las del artista holandés. Fue precisamente el minucioso trabajo de animación lo que la hace ser uno de los homenajes más entrañables y queridos a una de las figuras fundamentales del postimpresionismo.

Calificada como una “locura tan pura de corazón”, los expertos subrayaron el gran amor y cariño tras este trabajo, sin embargo, no todos la recibieron con entusiasmo. Las voces inconformes achacaron su decepción a una torpeza narrativa, o bien, a una historia que no se sostiene. En ambas evaluaciones, la conclusión era la misma: sus deficiencias narrativas se equilibran con un excepcional rubro visual.

Lee también: Las películas de animación más bellas según la crítica

Pero Cartas de Van Gogh - 80% deslumbró, y se mantiene como uno de los mayores logros del género de animación. En seguida, compartimos algunos de las reseñas que consiguió durante su estreno:

Ray Greene de CineGods.com:

Un crimen de pasión cinematográfica, un intento atrevido de replicar el estilo visionario de un afamado artista de manera animada, y una historia detectivesca un poco lenta contada con viejos elementos narrativos que violan una técnica con frecuencia cautivadora.

James Mottram de South China Morning Post:

Es imposible no quedar atrapado por los logros artísticos que se muestran. Las pinceladas distintivas de Van Gogh, recreadas con cariño en cada cuadro, le otorgan vida a esta animación.

Carlos Bonfil de La Jornada:

La destreza artística con la que, durante siete años, los dibujantes y pintores, cómplices de los cineastas, trabajan miles de imágenes para evocar el flujo de la vida del holandés a través del conjunto de su obra, es impresionante.

Sheri Linden de Los Ángeles Times:

Más allá de la explicación está el arte mismo. Animar el atrevido trabajo de Van Gogh, en lienzos cinéticos, podría haber sido simplemente superfluo. Sin embargo, como imágenes en movimiento, las pinceladas tienen un tirón inesperado en este homenaje desigual pero profundo.

David Ehrlich de IndieWire:

Hay algo inefablemente hermoso en una locura tan pura de corazón…

Anaid Ramírez de Empire (México):

Si buscas una película que trastoque tus emociones, debes considerar ‘Loving Vincent’ al pararte en la taquilla; convierte el arte y vida de Van Gogh en toda una experiencia en movimiento.

Joe McGovern de Entertainment Weekly:

‘Loving Vincent’ es uno de los trabajos cinematográficos hechos por amor más lunáticos de este año. Y en ese sentido, es un tributo apropiado y maravilloso a su sujeto.

Mick LaSalle de San Francisco Chronicle:

La película tiene suficiente interés visual y revelación ocasional para permitirle cojear con dignidad hasta su conclusión.

Pablo A. Scholz de Clarín:

Las pinturas al óleo del holandés parecen realmente cobrar vida.

Stephanie Merry de The Washington Post:

Visualmente es espectacular. Conceptualmente, es asombroso considerar simplemente el esfuerzo realizado. La historia, sin embargo, no siempre se sostiene.

También podría interesarte: Pintar una película: Loving Vincent y sus 65,000 cuadros

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos