Artículos

El Irlandés está llena de ficción y mentiras inventadas por Frank Sheeran, revela investigador

La historia que apasionó a Robert De Niro y a Martin Scorsese podría ser en su mayoría producto de las fantasías del mafioso Frank Sheeran

Artículos

El Irlandés está llena de ficción y mentiras inventadas por Frank Sheeran, revela investigador

La historia que apasionó a Robert De Niro y a Martin Scorsese podría ser en su mayoría producto de las fantasías del mafioso Frank Sheeran

POR Rafael A. Piña -

La nueva película de Martin Scorsese, El Irlandés - 100%, ha llegado a Netflix y nos ofrece una epopeya criminal sobre el mafioso Frank Sheeran, interpretado por Robert De Niro. Está basada en el libro I Heard You Paint Houses, de Charles Brandt , un ex fiscal que entrevistó a Sheeran en sus últimos años y con base en sus confesiones escribió la novela testimonio que no tardó mucho en convertirse en un bestseller.

También te puede interesar: RESEÑA: El irlandés | El sicario que llegó a viejo

Entre las sorprendentes revelaciones del anciano irlandés encontramos que él fue responsable de algunos asesinatos sin resolver como el de "Crazy Joey" y la desaparición del líder sindicalista Jimmy Hoffa, interpretado en la película por Al Pacino. Sin embargo un artículo de Slate ha revelado que tal vez la historia épica que contó Sheeran a Brandt fue en su mayoría ficción.

De acuerdo con el investigador Bill Toneli, autor de varios libros sobre la mafia, todas las hazañas que Sheeran se atribuye a sí mismo son difíciles de creer para los que han estudiado el fenómeno del crimen organizado en Estados Unidos e incluso para aquellos mafiosos que fueron sus contemporáneos y lo conocieron. Primero Frank dijo haber ascendido cometiendo numerosos crímenes que nadie pudo corroborar; un contemporáneo de Sheeran llamado John Carlyle Berkery dijo a Toneli que eran puras mentiras las historias del libro de Charles Brandt, pues él dirigió a la mafia irlandesa por 20 años en Filadelfia y tenía muchas conexiones que le permitían estar al tanto de la situación:

Frank Sheeran nunca mató una mosca. Las únicas cosas que mató fueron innumerables jarras de vino tinto. Se notaba lo borracho que estaba por el color de sus dientes: rosa, recién empezado; púrpura oscuro, borracho.

John Tamm, un exagente del FBI que investigó a Sheeran y lo arrestó en una ocasión estuvo de acuerdo y añadió que:

Frank Sheeran era un criminal de tiempo completo, pero no sé de nadie a quien haya matado personalmente.

También te recomendamos: El Irlandés: critican el método de rejuvenecimiento digital de los protagonistas

Toneli dice que entrevistó a numerosas personas que conocieron a Sheeran: policías, criminales, fiscales y reporteros y ninguno recordaba que al menos se sospechara que él hubiera matado a alguien. A los 43 fue acusado de golpear a un camionero que no pertenecía a su sindicato con una llave de apriete; después fue relacionado con el asesinato de dos rivales del sindicato, pero nunca se pensó que él hubiera apretado el gatillo directamente, para eso contrataba a matones.

El asesinato de Joey Gallo

La versión oficial y más aceptada de la muerte de Joey Gallo es que durante su celebración de 43 años éste fue visto por sus rivales de la familia Colombo, quienes bajo las órdenes de su líder le quitaron la vida. Se señala específicamente a Carmine “Sonny Pinto” Di Biase como el que comenzó a disparar. En cambio Sheeran contó una historia completamente diferente a Brandt, la misma que vemos en la cinta de Scorsese. Joey le falta el respeto a su líder Russell Bufalino y éste le encarga que lo mate para vengar la afrenta, que se lleva a cabo gracias a espías que le informan sobre su localización.

De acuerdo con el artículo de Slate, los periódicos que cubrieron el asesinato de Gallo dijeron que los testigos describieron al asesino como un hombre de aproximadamente 40 años, 1,75 mts de estatura y pelo oscuro, lo cual coincide con el físico de Di Biase y no de Sheeran. Pero si ello no bastara, la ex esposa del mafioso, Sina Essary, quien lo acompañaba esa noche que fue asesinado, describió a los dhttps://www.tomatazos.com/articulos/364670/El-Padrino-Como-fue-recibida-por-la-critica-y-el-publico-italiano-e-italoamericanoelincuentes como italianos gordos y de baja estatura, ningún irlandés grandote como Frank apareció en la escena. Nicholas Gage, reportero del New York Times que cubrió el caso y escribió un libro sobre el mismo, también confirmó la historia de Di Biase como el asesino oficial y no Sheeran.

Por si te lo perdiste: El Padrino y los hombres de honor

La desaparición de Jimmy Hoffa

El líder sindical Jimmy Hoffa, a quien el protagonista del libro y la película conoce por teléfono, tiene un intercambio de palabras con él en el que escuchamos la frase que dio título a la obra de Brandt, “escuché que pintas casas”, que significaría en la jerga mafiosa “escuché que te dedicas a matar gente”; según Toneli, este vocabulario es único en la confesión de Sheeran y en ninguna otra obra de literatura sobre mafia, sea histórica o ficticia, se encuentra otra vez.

Las cosas se complican aún más cuando Frank cuenta que se dedicó a matar a muchas personas para Hoffa, pues nadie ha corroborado que el sindicalista ordenara alguna vez en su vida un asesinato, todo parece ser producto de la imaginación del irlandés nuevamente, así como lo fue la muerte de Joey Gallo antes.

El agente del FBI que llevó a cabo la investigación sobre la desaparición de Hoffa, Robert Garrity, escribió un documento llamado el “Hoffex memo”, donde se habla de una docena de sospechosos involucrados, y menciona que Sheeran sí estaba en Detroit cuando desapareció Hoffa y eran amigos cercanos, lo cual lo confirma como cómplice, pero no como el asesino. Quien ejecutó al sindicalista fue Salvatore “Sally Bugs” Briguglio.

No te pierdas: The Irishman: Crítico acusa a Martin Scorsese de hacer una apología de la delincuencia

Los siguientes investigadores expresaron su escepticismo sobre la versión que Sheeran contó a Brandt, exactamente la misma que vimos en la cinta de Scorsese: Steven Brill, autor del libro The Teamsters, sobre el sindicato y la misteriosa desaparición de Hoffa; Ronald Cole, uno de los responsables de poner a Hoffa en la cárcel; Selwyn Raab, periodista veterano del New York Times; y Dan Moldea, reportero que escribió el libro The Hoffa Wars y comenzó a investigar antes de la desaparición del sindicalista. Moldea dijo a Toneli estar amargado por el éxito del libro de Brandt:

[Sheeran] estuvo definitivamente involucrado, pero confesó un asesinato que no cometió. A decir verdad, estoy molesto porque pasé toda mi carrera investigando este caso, entrevisté a más de 1,000 personas y tengo un reclamo legítimo de haber hecho una contribución importante. ¿Y un tipo que escribió un libro de una sola fuente basado en la palabra de un delincuente convicto y mentiroso probado lo resuelve todo? ¿El libro más vendido, el tratamiento de estrella de cine que le llega a muy pocos pero es lo que todo autor quiere? Sí, estoy amargado por esto.

No te vayas sin leer: El Padrino: Cómo fue recibida por la crítica y el público italiano e italoamericano

Parece que el plan de Frank Sheeran era quedar como un mafioso importante en la historia y lo logró, pues un director italoamericano legendario junto a otras leyendas del cine plasmaron su versión de las cosas en El Irlandés.

Pueden leer el artículo original en este enlace: The Lies of the Irishman

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos