Artículos

Zombieland: Tiro de Gracia | Innecesaria pero entretenida

La continuación del filme estrenado en 2009 se mantiene fiel al original y logra varios momentos divertidos, pero escasean la frescura y espontaneidad propios de su antecesora

Zombieland: Tiro de Gracia - 84% es uno de esos casos cada vez más frecuentes en Hollywood: el de una secuela innecesaria y que nadie pidió, fuera de los involucrados en su creación. Una buena recaudación en taquilla de su primera parte y la nostalgia rampante existente en la actualidad entre los consumidores de entretenimiento, fueron quizás motivos suficientes para que el año pasado se le diese luz verde a esta continuación, la cual consigue estrenarse justamente a una década de que su predecesora arribara a la cartelera.

Podría interesarte: Zombieland: Tiro de Gracia | Top de críticas, reseñas y calificaciones

La silla del director vuelve a ser ocupada por Ruben Fleischer, cuya carrera despegó con el primer Tierra de Zombies - 90% y quien llega respaldado por el éxito comercial (aunque no de crítica) de su producción anterior, Venom - 35%. Además de Fleischer, esta secuela vuelve a reunir a los personajes centrales de la primera entrega interpretados por el cast original: Tallahassee (Woody Harrelson), Columbus (Jesse Eisenberg), Wichita (Emma Stone) y Little Rock (Abigail Breslin).

La trama tiene lugar unos años después de los eventos que vimos en la primera parte: con el cuarteto ya perfectamente acoplado como una eficiente cuadrilla exterminadora de muertos vivientes -quienes incluso se han dado el lujo de clasificar a estos últimos de acuerdo a su inteligencia, resistencia y habilidades-, viajando al puro estilo nómada a lo largo y ancho de unos Estados Unidos devastados por el Apocalipsis Zombie del cual vimos sus inicios en el capítulo anterior. Sus vagabundeos los llevan hasta la Casa Blanca donde se alojan por unos días.

Durante su estancia allí, se suscitan un par de fricciones entre los hombres y mujeres del grupo, desatados por dos circunstancias: por un lado, el ofrecimiento de matrimonio que Columbus le hace a Wichita el cual la apanica, y por el otro lado un comportamiento excesivamente paternalista y sobreprotector ejercido por Tallahassee sobre Little Rock, incomodándola. Estos eventos impulsan a las jóvenes a tomar una temeraria decisión: huir de los dos varones y continuar solas su viaje hacia ninguna parte.

Tal separación será el motor de una nueva búsqueda, durante la cual el cuarteto se irá encontrando con una galería de personajes peculiares: un hippie pacifista y un tanto farsante (Avan Jogia), una rubia tonta quien ha sobrevivido todo este tiempo por pura suerte (Zoey Deutch), la sensual celadora de un museo dedicado a la memoria de El Rey Elvis Presley (Rosario Dawson), e incluso un par de doppelgängers de Tallahassee y Columbus (Luke Wilson y Thomas Middleditch). Y también se encontraran con toda variedad de zombies, entre los cuales se encuentra un espécimen muy evolucionado, resistente y peligroso que los pondrá en jaque en variadas ocasiones; durante su viaje que los lleva de la mencionada Casa Blanca, pasando por la mítica Graceland, hasta llegar a una especie de comuna hipster en las inmediaciones de una colosal torre.

Lee también: Director de Venom acusa a los críticos de tener preferencia por Marvel Studios

Desde luego, ello propiciará toda serie de gags donde nuevamente se despliega el humor negro e irreverente que caracteriza a la (ahora) saga. Y a través de los cuales, los personajes van fortaleciendo sus lazos afectivos y (re)descubren que, enmedio de esa destrucción y desolación, es posible tener sueños, y aspirar con un hogar y una familia.

Esa fidelidad en relación con su primera parte, lleva a Zombieland: Tiro de Gracia a replicar fórmulas e incluso detalles de su predecesora: recurrir a un tema de Metallica para la -violenta y sangrienta- apertura, ilustrar las reglas de supervivencia de Columbus, apelar nuevamente a su fobia por los payasos en un momento crítico, y hacer de nuevo uso de una serie de recursos no diegéticos buscando dinamizar la narrativa. A ellos se suman algunas consecuencias de sus acciones previas como el asesinato accidental de Bill Murray (quien por cierto, tiene una aparición especial al final de la película). Aunque curiosamente, la obsesión de Tallahassee por los Twinkies aquí esta prácticamente ausente, salvo por un pequeño detalle que se puede apreciar en una escena.

El apegarse tanto a la misma premisa del primer capítulo provoca que esta nueva entrega se sienta falta de algo que (irónicamente) también era parte esencial de su antecesora: su frescura y espontaneidad. Y aunque la trama posee un par de giros un tanto inesperados, en general no guarda muchas sorpresas, y por ratos es incluso muy predecible. Tampoco ayuda que ciertas situaciones se calquen de la primera o que por ratos los actores principales ejecutan a sus personajes casi en automático, restándoles algo de naturalidad.

Del mismo modo, el ritmo se percibe un tanto irregular, con momentos alargados de forma excesiva. Hay además un par de personajes de sobra, alrededor de los cuales se crean expectativas que no son cumplidas, al quedar estos minimizados a meras anécdotas que no aportan mucho más allá de detonar algunos momentos cómicos. Y también que algunos de los personajes nuevos apenas estén bosquejados o sean meramente accesorios, como pasa por ejemplo con el interpretado por Rosario Dawson el cual aunque juega un rol más activo en el desenlace, no logra pasar de ser solamente el interés amoroso de Tallahassee. Y hablando del desenlace de la historia, este se siente atropellado y resuelto sin mucha imaginación y hasta con cierta torpeza, como si lo hubiesen filmado a las carreras, o hubiese sido escrito por alguno de los zombies “Homero” que se mencionan en la cinta.

Con todo, aunque Zombieland: Tiro de Gracia - 84% no consigue ponerse a la altura de la primera entrega -e incluso magnifica algunos de los defectos de su precursora-, consigue ser una divertida comedia con muertos vivientes y algo de incorrección política. Y sirve tanto para pasar un rato de inofensivo esparcimiento como para dejar satisfechos a los fanáticos de la primera película, donde los haya. Sin mayores alcances ni pretensiones de más.

También podría interesarte: Críticos eligen las mejores películas de zombis

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos