Artículos

RESEÑA: ¿Dónde estás Bernadette? o buscando una identidad perdida

El nuevo trabajo de Richard Linklater describe el viaje personal que emprende una mujer, en pos de encontrar inspiración… y a sí misma.

Tras un par de años ausente de la pantalla grande, Richard Linklater regresa a ella con ¿Dónde estás Bernadette? - 58%, adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por la estadounidense Maria Semple .

En el filme, Linklater narra la historia de Bernadette Fox (interpretada por Cate Blanchett), una mujer quien vive en una gran casa con un enorme (y un tanto descuidado) jardín, junto con su esposo Elgie (Billy Crudup) y su hija Bee (la debutante Emma Nelson). Aunque es una madre amorosa y mantiene una relación particularmente estrecha con su primogénita y único retoño, Bernadette es también (y para el resto del mundo) una persona antisocial, un tanto flemática y displicente, y de errático proceder; por lo que no es muy popular, en particular entre las madres de familia de la escuela donde asiste Bee. Y su forma de actuar ha sido motivo (junto con su colosal y desaliñado jardín) de fricciones con su vecina, la metiche y algo neurasténica Audrey Griffin (Kristen Wiig).

Puede interesarte: The Batman: proponen a Cate Blanchett como el nuevo Joker

Un día, Bee propone a sus padres un viaje familiar a la Antártida. Y la posibilidad de emprender dicho viaje, abruma a Bernadette y desata en ella toda serie de sentimientos encontrados, miedos e inseguridades que la hacen dudar en reiteradas ocasiones sobre si podrá ser capaz de llevar a cabo tal empresa. De forma sincrónica, Bernadette tiene una serie de encuentros y hallazgos fortuitos al tiempo que experimenta varios acontecimientos (un par de ellos un tanto bochornosos) los cuales detonan en su interior varios conflictos. Particularmente el relacionado directamente con una decisión suya tomada en el pasado: la de abandonar una promisoria carrera en el mundo del diseño arquitectónico para enfocarse en su familia y su labor como madre.

Agobiada por todo esto, la protagonista intempestivamente huye de todo y de todos. E insólitamente, decide realizar sola el viaje a la Antártida, tratando de encontrar las respuestas a preguntas olvidadas, así como alguna brújula, señalamiento, orientación o algo que le ilumine e inspire un nuevo camino a seguir; o meramente una guía para encontrar el camino (y a la Bernadette) que se extravió tiempo atrás. Para ello, hará inesperadas alianzas, y deberá disponerse a correr riesgos, enfrentar sus miedos y precisará sacar del baúl su lado más aventurero y audaz.

También puede interesarte: Películas feministas aclamadas por la crítica

Al mismo tiempo, Bee y Elgie tratan de averiguar su paradero, y mientras la buscan de modo frenético y consiguen aproximarse a su incierto paradero, su esposo va redescubriendo a la mujer de la cual se enamoró, y comprendiendo la naturaleza real de la conducta de su cónyuge y la fuente de su neurosis, desprendida de los alcances reales y a largo plazo, de las decisiones tomadas por ella en el pasado.

En este punto es necesario resaltar el trabajo de Cate Blanchett en el rol principal, cuyo desempeño consigue llevar a la película más allá del mero vehículo de lucimiento, ofreciendo un personaje rico en matices y contradicciones, logrando que sea empático y atrape la atención del espectador desde los primeros minutos de la cinta. Y desde luego, ya figura como una de sus mejores actuaciones en tiempos recientes. Billy Crudup y Emma Nelson a su vez, complementan muy bien al personaje, permitiendo que a través de ellos (y de sus propios y personales descubrimientos), pueda dimensionarse aún más y comprenderse mejor lo que verdaderamente le acontece. Asimismo, la química entre estos tres personajes es muy afortunada y palpable sobre todo en los momentos emotivos incluidos dentro de la narración.

Linklater opta aquí por un relato sencillo, sin pretensiones y hasta cierto punto convencional, pero que gracias a ello le permite desarrollar transversal y holgadamente temas como la maternidad y el desarrollo profesional y personal, y el conflicto que puede surgir entre ambos. También es una reflexión sobre lo que ocurre cuando la realidad y las convenciones sociales rebasan la necesidad individual de crear e imaginar, y los sueños se postergan o (peor aún) cancelan en pos de priorizar otras cosas en la vida. Pero también habla de la cualidad liberadora y sanadora que pueden tener en las personas el recobrar dichas necesidades, frente a las opciones tradicionales ofrecidas por la sociedad moderna: incomprensión y marginación, o en el “mejor” de los casos, terapia sicológica y usar fármacos controlados.

Hay quienes consideran a ¿Dónde estás Bernadette? - 58% como una obra menor del cineasta. Y de cierta forma tienen razón, sobre todo si se compara con Despertando a la vida - 80% (2001); Una mirada a la oscuridad - 69% (2006), o incluso con su trilogía de Antes de... (1995-2004-2013). Pero en el caso de Linklater, menor no necesariamente significa malo. Por el contrario, resulta mucho más encantador (y profundo) que algunos dramedys que se encuentran en cartelera actualmente. En ese sentido, también hay opiniones afirmando que lo propuesto cinematográficamente por este director supera notablemente al material literario en el cual se basó. Todo ello lo reafirma como un cineasta de amplios recursos y solvencia narrativa.

También puede interesarte: El director de Boyhood se prepara para realizar un musical que tardará 20 años en rodarse

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos