Artículos

Poetas del Cielo ya tiene sus primeras críticas

La crítica especializada da sus primeras impresiones acerca de un exquisito retrato de la cultura mexicana hecho a base de pólvora.

Los procesos en el cine pueden ser largos, más si se trata de realizar cine documental, el cual por las etapas de investigación que necesita puede llevarse varios meses e incluso años si le sumamos las extensas fases de postproducción. Para el cineasta Emilio Maillé tuvieron que pasar poco más de 20 años desde que se enamoró de la idea de realizar un documental acerca de los fuegos artificiales hasta dar a luz a Poetas del Cielo. La idea nació durante las fiestas de las Fallas de Valencia, España, aunque el director asegura que su encanto a la pirotecnia proviene desde su infancia. Después de filmar más de 70 horas de material, el resultado es una película de 142 minutos que ha logrado ganarse el reconocimiento y la aceptación de la crítica.

Podría interesarte: Películas que tardaron mucho tiempo en realizarse

La pirotecnia tiene su origen en China en el siglo XVI, pero fue hasta el siglo XIX que llegó a México desde Europa para ser utilizada durante ceremonias y ritos religiosos. Actualmente, nuestro país es el segundo productor más grande de fuegos artificiales en Latinoamérica. Muchos festejos se caracterizan por estar acompañados de tal espectacularidad, siendo el aniversario del la Independencia el principal de ellos, fecha en que la utilización de estos elementos se vuelve presente a lo largo de toda la república mexicana. Aunque la pirotecnia ofrece bellas imágenes en el cielo, muchas veces también dejamos a un lado los riesgos que conllevan su utilización, al igual que el trasfondo que conlleva el arte de su manufactura.

El documentalista mexicano presenta con esta película, una mirada hacía el mundo de la pirotecnia en los países de España, Japón, Cuba, Brasil, China, Francia y desde luego México. Un trabajo que encapsula la magia del arte de los fuegos artificiales y la pasión de quienes se encargan de fabricarlos. Además, muestra los peligros que conllevan tal elaboración, así como la venta y utilización de estos productos. En la cinta también hace un hincapié en Tultepec, la capital mexicana de la pirotecnia, sitio en el que han ocurrido accidentes explosivos originados a partir de un incorrecto manejo de la pólvora. A través de testimonios y una puesta en cámara sutil, Maille le da la libertar al espectador para convertirse en testigo y juez de lo que ve.

En esta nueva entrega, el director se enfoca en la mano de obra de un producto artesanal, tan artesanal como demostró que puede ser la cinefotografía en Miradas múltiples (La máquina loca), otra cinta del género documental con la que destacó en 2012 y la cual se proyectó en un buen número de festivales alrededor del mundo. Aquel trabajo fue un homenaje a la obra del cinefotógrafo Gabriel Figueroa, director de fotografía de Los Olvidados - 94% de Luis Buñuel, entre muchas otras joyas del cine mexicano. En tal proyecto también presentó la labor de más de una veintena de cinefotógrafos, destacado la importancia que tiene esta figura en la realización cinematográfica. Entre la filmografía de este director también resaltan títulos como la película de Rosario Tijeras, nominada a mejor film extranjero en los Premios Goya y la serie de televisión XY.

También lee: Gabriel Figueroa: Mostrar a México en imágenes

El documental de Maille se presentó en el marco del 34° Festival Internacional de Cine de Guadalajara, el cual se llevó a cabo durante el mes de Marzo del presente año. Desde entonces la prensa ha recibido esta producción de manera favorable. La crítica la califica como un bello poema audiovisual, pues entre sus excelentes aspectos estéticos destaca la calidad de la fotografía y la creación de imágenes bellas y memorables para el espectador. Otro de los puntos que la prensa especializada destaca es su banda sonora, la cual acompaña adecuadamente los momentos de los espectáculos que se producen en el cielo. Los especialistas describen al director como uno de los mejores documentalistas del país, capaz de concebir una obra sutil y elegante que contrasta la cultura mexicana con la de otros países.

Los críticos aplauden que el documental tenga como protagonistas a los artesanos que se encargan de manufacturar los fuegos artificiales, así como las condiciones en las que trabajan, las cuales no se comparan a ninguna otra en el mundo. Comentan que es un acierto que a estos personajes se les retrate como héroes y artistas en su película, pues de esta manera es que logra conseguir una entrega más humanizada, llena de detalles y particularidades que se mezclan junto a la magia de la pirotecnia. Finalmente el director no toma una postura definitiva ante el tema y sólo se dedica a hacer una invitación para conocer y reflexionar más acerca de un mundo que logra descubrirse tan explosivo como artístico.

A continuación las primeras impresiones generadas por la crítica especializada sobre este documental:

Leonardo García Tsao, de La Jornada, afirma:

...se pudo comprobar la estupenda mano de Emilio Maillé para construir un despliegue visual contundente.

Luis Tovar, de La Jornada, comenta:

En todos los casos va más allá del esplendor, ciertamente poético, de la pólvora y el color en el cielo nocturno.

Reconoce, agrega:

...un ejercicio de reflexión, de conocimiento y sobre todo de apertura a un arte que quizá antes no habíamos considerado como tal.

No te vayas sin leer: Nuevo documental ha revelado la existencia de imágenes exclusivas del cadáver de Marilyn Monroe

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos