Artículos

Kill Bill: La Venganza y sus influencias cinematográficas

Las referencias cinematográficas que tienen los dos volúmenes de la épica de venganza de Quentin Tarantino se encuentran, mayoritariamente, en el cine oriental

Quentin Tarantino aprendió a hacer cine viendo películas en el videoclub en el que trabajó, pero para entonces, el futuro director ya era un cinéfilo consumado que amaba las películas western. Ambos atributos, el ser cinéfilo y la educación a través de las películas, hicieron que aquel joven nacido en Knoxville Tennessee tuviera un conocimiento amplio del cine, mientras albergó la esperanza de que algún día pudiera verterlos en su propia película.

Podría interesarte: Kill Bill: La Venganza, Volúmen 1, de Quentin Tarantino, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Pero la filmografía de Tarantino se ha caracterizado por rendir tributo a sus películas o directores favoritos, pero fue con su épica cinta Kill Bill la que le dio oportunidad de homenajear el Kung-fu. Divida en dos partes, Kill Bill: La Venganza, Volúmen 1 - 85% y Kill Bill: La Venganza, Volúmen 2 - 84%, esta obra es una de las más elegantes de su filmografía, pero también, la que le permitió poner un sinfín de referencias cinematográficas que se extienden por la cinematografía mundial y a décadas remotas. Todas ellas las expondremos a continuación (vía Film School Rejects).

Influencia europeas y americanas

Las referencias del cine europeo y americano que Quentin Tarantino coloca en esta historia de venganza abarcan un gran territorio porque, lo que muchas veces parece estar inspirado en alguna película europea, su origen viene de otra localización mucho tiempo atrás, a continuación, mostramos un ejemplo.

Los spaghetti western de Sergio Leone son una de las mayores influencias para Kill Bill, por ejemplo, las tomas de doble exposición en donde se muestra a la Novia (Uma Thurman) alejándose de su tumba, aquella en la que Budd (Michael Madsen) está sentado afuera de su remolque o las tomas desde arriba para observar a la Novia arrastrándose alrededor de Elle Driver, así como las panorámicas de Texas en los flashbacks en blanco y negro recuerdan las películas más conocidas de Leone, además de que el director ha hecho mancuerna con el colaborador frecuente del director italiano, el compositor Ennio Morricone. La Trilogía del Dólar es la serie de películas de Sergio Leone a las que Tarantino hace más referencia, películas que a su vez se inspiraron en Yojimbo - 97% de Akira Kurosawa que sigue a un samurái que llega a un pueblo asolado por la lucha de dos mercenarios. De esta forma, esta referencia viene directamente del cine asiático.

Por otro lado, la película de François Truffaut de 1968, The Bride Wore Black, narra la venganza de una novia contra los cinco hombres que mataron a su esposo el día de su boda, la premisa recuerda una tendencia en el cine asiático de los años 50 en el que mostraban a mujeres fuertes.

Incluso en las películas de blaxploitation que son las favoritas del director, se encuentran destellos del cine samurái. Desde Shaft in Africa hasta las primeras películas de Pam Grier como Foxy Brown. La venganza al estilo “lobo solitario” es uno de sus sellos característicos, la música no diegética y el vestuario estilizado marcan la influencia del cine samurái de los años 50 y 60, así como del teatro kabuki.

Lee también: Quentin Tarantino asegura que sigue planeando Kill Bill 3 con Uma Thurman

Influencias asiáticas

No es nuevo que algunos cineastas occidentales hayan tomado elementos del cine asiático y cuando Quentin Tarantino comenzó su carrera, algunas de las películas estadounidenses y europeas de más alto perfil ya habían tomado, homenajeado o hecho remakes de películas asiáticas. George Lucas, Martin Scorsese y Sergio Leone deben parte de sus mayores éxitos al cine asiático, solo por nombrar algunos ejemplos, pero mientras estos directores rehicieron o reutilizaron tramas de películas japonesas o chicas, Tarantino adopta un enfoque completamente diferente en Kill Bill.

En lugar de traer elementos de la trama o las características de los personajes, Tarantino hace en Kill Bill una suerte de continuación de las historias de los personajes de las películas en las que se inspira. Ambas películas contienen las configuraciones e introducciones de media docena de personajes, así como puntos de la trama que extrae directamente de los clásicos del kung-fu, jidaigeki o wuxia, así como del cine criminal japonés y chino.

El escuadrón Deadly Viper Assassination encargado de perseguir a la Novia tiene ecos de los protagonistas de la cinta de kung-fu Five Deadly Venoms de Shaw Brothers. El legendario herrero de katanas, repite de alguna manera el papel que tuvo en la serie de televisión, The Shadow Warriors. A lo largo de Kill Bill se hacen referencia a otras películas de Shaw Brothers como The 36th Chamber of the Shaolin y One-Armed Swordsman, cuya sangrienta lucha se hace eco en The House of La.

Estilísticamente, ambos volúmenes de Kill Bill tienen influencia de dos clásicos del director japonés Seijun Suzuki: Tokyo Drifter - 100% y Branded to Kill - 100%. La primera película tiene un vibrante tecnicolor, música go-go y escenas de clubes con peleas violentas y épicas. La última ofrece un blanco y negro de alto contraste que Kill Bill: La Venganza, Volúmen 2 - 84% utiliza muy bien en los flashbacks del día de la boda de la novia. Ambas películas contienen una buena cantidad de construcción anárquica y surrealista del mundo de Kill Bill.

Sin embargo, la película que quizás sea la mayor fuente de inspiración para Tarantino es el thriller de venganza de Toshiya Fujita, Lady Snowblood - 100%. La historia de un joven asesino que persigue a los delincuentes que violaron a su madre y mataron a su padre y hermano hace mucho eco en Kill Bill. La película incluso usa gráficos ilustrados para secuencias que habrían sido demasiado caras de producir, al igual que hace Tarantino en la secuencia animada que describe la infancia de Oren-Ishii. La batalla final entre Oren y la Novia en el jardín de la Casa de las Hojas Azules, con Oren en un kimono blanco rodeada ligeramente de nieve que está cayendo y que terminará manchada de sangre roja brillante, sirve como un homenaje visual al thriller de Fujita.

También podría interesarte: Branded to Kill de Seijun Suzuki, ¿qué dijo la crítica de este clásico?

Aunque ya rastreamos las influencias de Quentin Tarantino, Kill Bill puede ser su homenaje más abierto al cine japonés y chino. Aunque sus películas posteriores han contenido una amplia gama de influencias e inspiración extraídas de la historia del cine, Kill Bill es su carta de amor más personal a muchas películas de venganza que consumió durante sus días en el videoclub.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos