Artículos

Misterio a Bordo | El humor mató a los clichés

La nueva cinta de Netflix con Adam Sandler logra parodiar el género del misterio

La historia de Adam Sandler en Netflix ha dado resultados disparejos, el mejor de ellos Los Meyerowitz: La Familia No Se Elige - 93% y el peor The Ridiculous 6, pero el contrato entre la estrella de comedia y el servicio de streaming tiene todavía otras dos películas por producir y la tercera es Misterio A Bordo. ¿Logra la cinta salir a flote o se hunde como lo han hecho muchos otros esfuerzos del comediante neoyorquino?

No te pierdas: Usuarios de Netflix revelan las series que les aburrieron y no terminaron de ver

Dirigida por Kyle Newacheck, Misterio a Bordo narra la historia de Nick (Sandler) y Audrey Spitz (Jennifer Aniston), dos estadounidenses que finalmente deciden irse de luna de miel por Europa. En el avión camino al viejo continente, se encuentran con Charles (Luke Evans), un galán millonario que los invita a una fiesta en el yate de su tío, un extravagante multimillonario que es asesinado en la primera noche de la celebración. Al convertirse en los principales sospechosos del crimen, ambos deben descubrir quién es el verdadero asesino y limpiar sus nombres.

Misterio A Bordo - 53% es una cinta que, por su acción y elementos de misterio, se salva de recargarse por completo en el característico y ya gastado sentido del humor bobo de Sandler. Mientras que el desarrollo de los personajes es irregular, el tono de parodia que el guión consigue mantener a lo largo del metraje ayuda a encontrar cierta diversión e incluso sorpresas a lo largo de la película.

Mientras que el inicio de la cinta abusa un poco de estereotipos sobre un matrimonio gastado conformado por la esposa que se siente ignorada y el torpe, pero simpático marido, es en la segunda mitad que de sorpresa en la trama aparece el asesinato que logra levantar el ritmo y los espectadores podrán encontrar algo de interés. La química entre Aniston y Sandler compensa las fallas del argumento y lo predecibles que los personajes pueden llegar a ser.

El mejor momento de la película es cuando se sale del lugar común de las malas películas y novelas de misterios, al burlarse de su propia ridiculez. Con frecuencia, los personajes se burlan de las convenciones del género, y esto permite a los fans de ese tipo de historias descubrir las referencias a otros filmes, reírse y nuca esperar que la trama se tome a sí misma muy en serio.

Te recomendamos: Los estrenos de Netflix en junio de 2019

También los elementos de acción y secuencias de persecución, en especial el final, con Aniston manejando un coche deportivo, ayudan a mantener la atención del espectador cuando el misterio comienza a caer. En general, todos los miembros del elenco atinan al tono irónico y on the nose que el libreto les exige.

Un sorpresa dentro del elenco es la aparición de Luis Gerardo Méndez, quien da vida al ahijado del difunto, un corredor de carreras famoso que no habla inglés. Hacia el final de la cinta, sin revelar más detalles, este rol de heredero de Méndez, es un papel al que parece haber quedado encasillado después de la serie de Netflix que lo terminó de lanzar a la fama, aquí, ese personaje cliché, es utilizado a favor del libreto para subvertir, a partir de la comedia, los lugares comunes de relatos sobre asesinatos sin resolver, y el joven actor mexicano logra dar ese giro junto al guión.

Misterio A Bordo - 53% no es para los apasionados del cine de detectives, y aunque su humor puede no resultar efectivo con todo público, sí hay un equilibrio suficiente en la película como para que cualquiera encuentre algo de encanto en ella.

Continúa leyendo: 22% de estadounidenses cancelará suscripción a Netflix si quitan las películas de Marvel, revela estudio

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos