Artículos

Razones de por qué el final de la octava temporada de Game of Thrones es acusado de machista

La repentina locura de Daenerys mostró estereotipos dañinos sobre la representación de las mujeres en el show. A continuación, señalamos algunas razones por las que este cambio en su personaje podría encaminar la serie a un desenlace totalmente diferente

Artículos

Razones de por qué el final de la octava temporada de Game of Thrones es acusado de machista

La repentina locura de Daenerys mostró estereotipos dañinos sobre la representación de las mujeres en el show. A continuación, señalamos algunas razones por las que este cambio en su personaje podría encaminar la serie a un desenlace totalmente diferente

POR Alejandra Lomelí -

El penúltimo episodio de la octava temporada de Game of Thrones - 67% hizo realidad la teoría de Daenerys (Emilia Clarke) como “Reina Loca” debido a que, durante el proceso de la toma de Desembarco del Rey, la madre de dragones no sólo arrasó a sus enemigos, sino que también se llevó a miles de hombres, mujeres y niños inocentes que fueron quemados por las llamas de Drogon. Aunque la locura de Daenerys había sido insinuado en temporadas pasadas, la forma en que fue ejecutada en el episodio titulado Las Campanas, avivó el debate sobre las críticas misóginas que había recibido el show creado por D.B. Weiss y David Benioff años atrás.

Tenemos que aclarar que ver a Daenerys convertida en “Reina Loca” no es una línea inherentemente sexista, de hecho, presentar a villanas poderosas o líderes feministas que no son perfectas es, definitivamente, realista, sin embargo, la repentina locura de la Rompedora de Cadenas mostró estereotipos dañinos sobre las mujeres y la representación de las mujeres gobernantes, es por eso que, a continuación, señalamos algunas razones por las que este cambio en uno de los mejores personajes de empoderamiento femenino en la historia de la ficción podría encaminar a un desenlace machista (via Business Insider).

Podría interesarte: RESEÑA: Game of Thrones | Episodio 5, temporada 8 (T8/E5) | Curso básico de cómo no narrar en una épica fantástica

El rechazo de Jon Snow la llevó a tomar una decisión basada en sus emociones

En esta temporada, el personaje sufrió un cambio que tuvo que ver con su llegada a Westeros, un lugar que no mostró la simpatía hacia ella, además, tuvo que presenciar la muerte de dos personas que se convirtieron en sus aliados incondicionales: Jorah Mormont y Missandei. Fue en al inicio del episodio 5 que Daenerys le dijo a Jon Snow que no sentía el apoyo de nadie: “no tengo amor aquí, sólo tengo miedo”, dijo, a lo que Jon respondió que él la amaba y que siempre sería su reina, pero cuando ella intentó besarlo, éste se apartó, reacción que ella tomó de mala manera, y aquí empieza la primera incongruencia de su cambio en “Reina Loca”.

Después de ser abusada por su hermano, quien la vendió a un guerrero como si fuera mercancía, después de ser violada en repetidas ocasiones, esclavizada y casi muerta, parece que Daenerys fue empujada al límite de la locura porque la rechazó un hombre que, de acuerdo a Melissa Leon de Daily Beast, la conexión de esta escena con su locura es el equivalente a la rección que tomaría una “ex novia loca, la prueba más veraz de los tropos sexistas”. Quizás eso no fue lo que pretendieron los realizadores, pero esa es la forma que toma el estereotipo de que las mujeres son demasiado emocionales para gobernar y fácilmente influidas por los afectos de los hombres.

La decisión de Daenerys de asesinar a miles de inocentes, no tenía un objetivo ni un desencadenante claro

Daenerys siempre ha sabido que en la sociedad de Game of Thrones - 83%, llegar al poder requiere violencia, por lo que siempre se debate entre su empatía de la gente y su deseo de gobernar, por lo tanto, ella siempre ha sido brutal con sus decisiones, pero de forma calculada, por ejemplo, cuando tomó la decisión de crucificar a los amos de los esclavos o quemar todo un khalasar, fueron actos de justicia o maniobras políticas y, aunque no siempre tomó la decisión correcta, tenía un propósito detrás. Pero la madre de dragones diezmó a la población de Desembarco del Rey aun cuando ya se habían rendido.

Había muchas formas para que Danny cumpliera su objetivo: volar directamente a la Fortaleza Rija y confrontar a Cersei, caminar con su ejército por la ciudad en señal de victoria, atender a la gente a la que quiere gobernar como lo hizo en Yunkai con los esclavos, pero no, en lugar de eso nos mostraron el rostro de Daenerys enfadada, sin mostrarnos el desencadenante que motivó esa reacción, ni una razón estratégica para arrasar una ciudad entera.

Al principio de la temporada final, parecía que estaban preparando a los espectadores para ver a Daenery de la Tormenta tomar una decisión difícil, mortal y, en última instancia, cuestionable, pero, en lugar de presentarle un dilema moral y verla lidiar con las consecuencias, los showrunners se fueron por el camino más fácil. Después de ese momento, Daenerys ya no puede ser vista como una jugadora política calculada o como un ser humano complejo, se volvió inhumana, un objeto de destrucción, y todo porque no pudo controlar sus emociones.

De acuerdo con el periodista Jess Joho de Mashable, al hacer de Daenerys “la muerte desde arriba, una vez más sacrificó todo aquello que hizo que esta serie fuera tan única. Ya sea héroe ‘héroe’ o ‘villano’, esta fue una historia sobre la capacidad de la gente común para hacer frente a el mal: cómo las fallas humanas (…), pueden causar una brutalidad extrema. Pero, cuando mostramos que eso era lo más importante, cuando el héroe al que hemos estado alentando por más de ocho años se ha convertido en el villano de la historia, decidieron convertirlo en algo más que un dron que respira fuego”.

Lee también: Game of Thrones: Todas las señales que anunciaron la locura de Daenerys a lo largo de la serie

Su linaje Targaryen se usó como excusa para hacerla unidimensional

Nos ha quedado claro que el papá de Daenery quemaba a sus enemigos con fugo valyrio y fue esa característica la que hacía que sus asesores perdieran fe en ella. Al comienzo del episodio cinco, Varys dijo que: “cada vez que nace un Targaryen, los dioses lanzan una moneda y el mundo aguanta la respiración”. Para los showrunners, Daenerys sucumbió a su código genético. En palabras de D.B. Weiss en el detrás de cámaras del episodio:

No creo que ella decidiera de antemano hacer lo que hizo.

Mientas que David Benioff, afirmó:

En última instancia, ella es quien es, y es una Targaryen.

Lo interesante aquí es que nadie se preocupó por el código genético de Jon, quien en realidad es Aegon Targaryen, nieto del Rey Loco. Varys afirmó que estaba “seguro” sobre el lado en el que había caído la moneda para Jon, pero que también estaba seguro acerca de Daenerys. Es cierto que hemos visto muchas evidencias de que Daenerys es sanguinaria y brutal, pero si es verdad que ser un descendiente Targaryen los debate entre el bien y el mal, alguien también debería de dudar de Jon.

Al mostrar que el enfrentamiento es ente una Reina Loca contra otra Reina Loca, se podría estar enviando el mensaje de que las mujeres no deben gobernar

Como se mencionó líneas atrás, el convertir a Daenerys en una “Reina Loca”, no es necesariamente una línea sexista, sin embargo, la ejecución de este cambio nos hace creer al menos una de estas explicaciones:

1. Daenerys decidió asesinar a inocentes porque fue rechazada por Jon Snow.
2. Daenerys es increíblemente cruel. La única razón por la que antes no mostró “locura” fue porque sus emociones fueron controladas por sus asesores (principalmente hombres).
3. Daenerys no tiene poder sobre su propia historia. Siempre estuvo destinada a repetir los errores de su padre y ser víctima de su ADN.

Todas estas explicaciones presentan tropos sexistas. Principalmente, estas características se encuentran en producciones de época o fantasía, un punto que no está exento en Game of Thrones, recordemos algo que hizo explicito Varys: “[Jon Snow es] un hombre, lo que lo hace atractivo para los señores de Westeros…”

Sin duda, un personaje femenino fuerte es inherentemente empoderado como una “amenaza al orden natural” como lo definió el periodista Chris Winkle en 2016 en su sitio Mythcreants, ya que se estaría destruyendo la idea de las sociedad y sistemas patriarcales. El giro malvado de Danny es aún más severo cuando se considera al enemigo contra el que se enfrentó: Cersei Lannister, otra reina cruel y, probablemente, loca. Tampoco tener a una villana retorcida y astuta como Cersei, no es en sí mismo sexista, pero una línea en el episodio cinco, conectó directamente su villanía con su condición de mujer, exponiendo el total desinterés del show por desarrollar sus motivos: Jaime, en un momento del episodio le dijo a Tyrion que todas las cosas que había hecho Cersei, las hizo por sus hijos.

Aunque la serie nunca respaldaría explícitamente la idea de que las mujeres no son aptas para gobernar, estos momentos agregan motivos para creer lo contrario y, aunque en algún momento de la serie, los showrunners tomaron esa característica como su cualidad redentora, ahora la ven como su fuente de crueldad en su camino por el poder. Teniendo en cuenta que el papel de Cersei en la octava temporada se redujo a beber vino y ver por la venta, es aún más decepcionante que esta sea nuestra última impresión de ella.

No te vayas sin leer: Game of Thrones: Madres de niñas llamadas "Khaleesi" reaccionan al cambio de Daenerys

Game of Thrones siempre ha sido criticado por la forma en la que representa a la mujer

En anteriores temporadas, Game of Thrones fue criticado por la manera en que representaba a las mujeres, acusando al show de promover la violación y usar la violencia física contra ellas.

Después de que Ramsay Bolton violó a Sansa Stark en su noche de bodas (algo que no sucede en los libros), el National Center on Sexual Exploitation denunció a Game of Thrones - 98% por “convertir la violencia sexual en un gran entretenimiento”. Pero, a medida que los personajes femeninos ganaban más y más poder, esta crítica pareció desvanecerse, pero parece que los guionistas sustituyeron esta degradación en una misoginia más sutil. Tan solo en la temporada 8, Brienne de Tarth se redujo a una amante abandonada por Jaime; Sansa dio crédito a sus abusadores por convertirla en la mujer que es ahora; Missandei, la única mujer que no es blanca, fue brutalmente ejecutada frente a su novio y con ello, alentó las motivaciones de su pareja para buscar venganza. En lugar de aprender de sus errores, los showrunners han utilizado las críticas que le han hecho al programa.

Casi todas las mujeres en el show han sido dejadas de lado o saboteadas, utilizadas como mero contrapunto de la trama o convertidas en estereotipos unidimensionales. Sus arcos de carácter complejo y digno han sido borrados. Ahora que el final está cerca, tenemos a Jon Snow y Tyrion Lannister dispuestos a convertirse en los héroes para impedir que Daenerys se siente en el Trono de Hierro.

También podría interesarte: Fans enfurecidos crean petición y exigen rehacer la octava temporada de Game of Thrones

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos