Artículos

METE CRÍTICA | Más sabe Hollywood por Aquaman y Bumblebee, que por…

¿Qué hay detrás del éxito de Aquaman y Bumblebee? ¿Realmente son películas innovadoras o también han recurrido a una fórmula muy conocida en Hollywood? El crítico Jesús Chavarría lo analiza.

Si algo dejó en claro Hollywood durante la recta final de este 2018, es que le ajusta a la perfección aquel viejo adagio que dice, “Más sabe el Diablo por viejo, que por Diablo”. Por que si de lo que se trata es de rescatar el barco y llevarlo a puerto seguro, le basta con recurrir a ciertas fórmulas más que ensayadas, para solucionarlo el problema y de paso hasta terminar cosechando algunos buenos comentarios, como en el caso de las películas de Aquaman - 73% y Bumblebee - 95%.

Podría interesarte: Aquaman | Un tsunami de acción que reinventa al héroe submarino

Y es que con la primera, que además de tener como antecedente el irregular desarrollo del universo fílmico interconectado de DC cómics, giraba alrededor de un superhéroe que durante muchos años se había convertido en la burla de todo el mundo – sobretodo por sus habilidades extraordinarias, dígase “hablar con peces”-; solo tuvo que elaborar una trama simple que le permitiera sustentar un abanico de lugares comunes fáciles de ubicar en otras producciones, revestirlas de impactantes efectos especiales y dejarlo todo en manos de un director de oficio como James Wan -cuya filmografía incluye El Conjuro - 86%-, ademas por supuesto, de conseguirse un protagonista sumamente carismático como Jason Momoa.

En cuanto a la segunda, spin off y precuela de un concepto que debido a los excesos visuales pasó de ser un blockbuster efectivo, a rayar en el ridículo; le fue suficiente con recurrir a la ya conocida receta ochentera del protagonista proveniente de una familia fracturada de los suburbios, tomar un poco de E.T., El Extraterrestre - 98% y El Gigante Hierro, y contar con un realizador de talento probado -Travis Knight, responsable de esa joya llamada Kubo-, pero que bajo la debida supervisión, evitará cualquier tipo de riesgo creativo.

Lee también: Bumblebee | Si E.T. fuera un Transformer

Sin duda dos muy claros ejemplos de que Hollywood sabe su negocio, que ya sea reinventando un personaje que había sido menospreciado, o revitalizando una franquicia que fue sobrexplotada sin el mayor respeto; suele ser capaz de darles la vuelta para convertirles en funcionales vehículos de puro y vil entretenimiento -por que en eso no engañan, son lo que ofrecen y en ese sentido cumplen-, carentes de cualquier atisbo de originalidad o propuesta, pero nuevamente redituables, llamativos y efectistas, al grado que no falta algún despistado que enarbolando la frase “me encantó”, diga que estamos ante la mejor película de superhéroes o incluso lo más destacado del año, imagínense nada más.

También podría interesarte: Cine de superhéroes: de la mejor a la peor de 2018 según la crítica

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos