Artículos

Verano 1993 | Top de críticas, reseñas y calificaciones

El debut en la dirección de un largometraje de Carla Simón es un sensible relato autobiográfico que ha recibido la aclamación de la crítica por su honesto manejo de las emociones y la aceptación de la muerte en la niñez

Con una corta pero consistente carrera como guionista, documentalista y directora de cortometrajes y videos experimentales, Carla Simón dio el salto a la dirección de un largometraje con la aclamada Verano 1993 - 97%, una película en la que tomó como base su experiencia personal para elaborar un sensible y emotivo relato de maduración cuyo eje central es la aceptación de la muerte cuando todavía se es muy pequeño para comprenderla: retomando el año 1993, Carla Simón repasa el suceso que marcó su vida desde entonces ya que, en ese verano, la española tenía seis años y murió su madre víctima de SIDA, por lo que tuvo que abandonar el departamento que habitaba con sus finados padres en Barcelona para ir a vivir con sus tíos en un pequeño poblado rural de Girona. Ha sido esta vivencia la que ha germinado esta película naturalista hablada en catalán que ha destacado por la innata gracia de la pequeña actriz Laia Artigas, quien da vida a Frida, álter ego de la propia Simón, y por el sensible y atinado manejo que hace de las emociones.

Podría interesarte: The Bookshop se lleva el máximo galardón en los Goya 2018

En la ficción, Frida enfrentará una nueva vida al lado de sus tíos Marga (Bruna Cusí) y Esteve (David Verdaguer), así como de su pequeña prima Anna (Paula Robles). Pero a su corta edad, Frida, no sólo experimentará el cambio de sus tutores, sino el de todo un estilo de vida en el campo, lejos de su primer hogar sin entender a ciencia cierta qué es lo que está sucediendo. Siguiendo el punto de vista de la pequeña Frida, Carla Simón elabora un estudio de su personaje y una exploración del duelo en la niñez valiéndose de un estilo visual sutil donde el lenguaje cinematográfico no rivaliza con el drama, de hecho, la cámara acompaña a la niña en una suerte de elemento que documenta la manera en la que ella tratará de comprender el nuevo mundo que la rodea; una decisión eficaz que encuentra su complemento en el innato don para la actuación de Laia Artigas, quien ha venido a nutrir de naturalismo y su atinada improvisación para los diálogos que en conjunto con Paula Robles, la otra pequeña que también ha deslumbrado con su carisma, establecen una mágica dupla que revela una complicidad infantil como pocas veces se puede apreciar en la gran pantalla.

Lee también: Festival Internacional de Cine de San Sebastián: Antonio Banderas recibe Premio Nacional de Cine en España

Otro de los elementos que los críticos de cine han destacado de Verano 1993 es la forma tan acertada en que la directora elude los mecanismos sensibleros de las cintas coming of age apostando por la espontaneidad de sus actores, la inocencia de su pequeña actriz y un manejo honesto de las emociones a través de las expresiones crueles o luminosas para desarrollar este agridulce relato. Un filme sensible, lírico y doloroso, Verano 1993 llega precedida de su triunfo en el Festival de Cine de Berlín de 2017 donde ganó el premio a la mejor ópera prima, así como un puñado de galardones cosechados en diversos festivales alrededor del mundo. Este repaso autobiográfico ha sido elogiado por la crítica especializada en todos los lugares en donde se ha presentado ya que no sólo es uno de los debuts más afortunados de la historia, sino también una de las mejores españolas de los últimos tiempos, a continuación, compartimos una selección de los comentarios que ha tenido en las reseñas de los especialistas:

Enric Albero, de Caimán Cuadernos de Cine, indicó:

Estiu 1993 [Verano 1993] invita a tratar la muerte con naturalidad, a verbalizar los problemas y a llorar la pérdida: no hay otra manera de convivir con la ausencia. Otra candidata a figurar en lo más alto del palmarés.

Beatriz Martinez, de Fotogramas, afirmó:

Un prodigio de delicadeza expresiva, recorrido por una sensibilidad tan luminosa como cruel que desarma y atrapa, encoje por dentro. Es una película maravillosa.

Aloma Rodríguez, de Letras Libres, destacó:

...casi nos olvidamos de que lo que estamos viendo es una película, la cámara no tiene protagonismo, solo está ahí para mediar entre la historia y nosotros.

Alistair Ryder, de Film Inquiry, reconoció:

Simón se merece todo el aplauso por dirigir a su joven actriz protagonista en una actuación brillantemente naturalista, que se siente genuinamente perceptiva.

Luis Martinez, de El Mundo, aseguró:

Una película que consigue mantenerse siempre un paso por delante de la expectativa del espectador. El reto consiste en que el espectador reconstruya la propia película desde el desconcierto, la rabia, el asombro y el llanto de Frida.

Carlos Barea, de Los interrogantes, dijo:

Cada secuencia, cada diálogo, cada plano es un acierto absoluto, una declaración de amor al cine...

Courtney Howard, de Fresh Fiction, comentó:

La conmovedora y tierna autobiografía de Simón es completamente única y profundamente personal.

Lucia Ros Serra, de Espinof, apuntó:

Un film donde la sencillez y el talento se unen para regalarnos un trocito de vida, nostálgico, sensible y bello.

Astrid Meseguer, de La Vanguardia, resaltó:

...una joya imprescindible de una joven directora, sobradamente preparada, que tiene mucho que contarnos.

Diego Battle, de Otros cines, señaló:

...lo que hace de Verano 1993 una pequeña gran película es el pudor, el recato, la forma en que elude casi todos los golpes bajos del coming of age...

Jay Weissberg, de Variety, escribió:

Una delicada película que explora de forma conmovedora la soledad y la confusión de una niña huérfana sin caer en el habitual sentimentalismo (...) Logra un cuidadoso equilibrio entre la narración y la atmósfera.

------------------------------------------
También podría interesarte:
FICM 2017: las 10 películas mejor calificadas en el Tomatómetro

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos