Noticias

James Cameron dice que su película de Spider-Man era mucho más realista

Una de las ideas más innovadoras del director terminó formando parte de la trilogía de Sam Raimi

James Cameron lleva más de una década dedicado a la franquicia de Avatar - 83%, cuya segunda parte, por fin, llegará a cines en 2022 y cuya última entrega está programada para el 2028. Aunque las historias del director siempre dividen a la crítica y al público, no se puede negar que tiene una habilidad increíble para hacer uso de la tecnología en sus cintas. De hecho, también es conocido por mejorar y crear tecnología especial que ahora es muy común en otros proyectos, pero que a él le tomó años desarrollar. Su particular visión lo hace uno de los nombres más sonados para las películas de superhéroes, y aunque él no parece estar interesado resulta que hace años estaba trabajando en su propia versión de Spider-Man.

Sigue leyendo: Avatar: James Cameron no dejó que el estudio eliminara una escena sólo porque que no añadía nada a la trama

En estos momentos, la atención está totalmente enfocada en la próxima entrega del arácnido, Spider-Man: Sin Camino A Casa - 92%, protagonizada por Tom Holland. El actor espera cerrar una etapa con esta película, aunque hay buenas posibilidades de continuar dando vida al personaje en una nueva trilogía. Los fans están esperando con ansias este título porque parece que se convertirá en uno de los elementos más importantes para la Fase 4 de Marvel. Por supuesto, lo que más llama la atención es la idea de los multiversos y la posibilidad de ver a Tobey Maguire y Andrew Garfield en sus propias encarnaciones del héroe.

Aunque los expertos seguirán debatiendo sobre quién es el mejor Spider-Man, no se le puede quitar su lugar de honor a Tobey Maguire en las cintas de Sam Raimi. En su momento, El Hombre Araña - 89% cambió la forma en la que se trabajaban este tipo de adaptaciones y fue clave para la popularidad que ganó este género entre el público. Pero las cosas pudieron ser totalmente diferentes, pues antes de Raimi, James Cameron tenía toda la intención de trabajar su propia versión del arácnido.

Después de filmar Terminator 2: El Juicio Final - 92% y antes de su famosa Titanic - 88%, James Cameron pasó años perfeccionando su visión para una entrega de Spider-Man, pero en ese tiempo, uno donde las adaptaciones de cómics se consideraban un riesgo para las productoras, nadie se animó a poner el dinero y la idea se apagó. El director trabajó un libro llamado Tech Noir: The Art of James Cameron donde muestra bocetos sobre sus películas, incluyendo aquellas que nunca vieron la luz. En una entrevista con ScreenCrush, Cameron aprovechó la promoción de su libro para dar detalles sobre su proyecto de Spider-Man y cómo quería abordar al héroe.

También te puede interesar: James Cameron quiere que Marvel vuelva a recaudar miles de millones de dólares en taquilla

En el libro, Cameron llama su visión de Spider-Man “la mejor película que nunca hice” y en la entrevista aclara este punto y la relación que llevaba con Stan Lee en ese tiempo:

Creo que hubiera sido muy diferente. No hacía ningún movimiento sin pedirle permiso [a Stan Lee]. Lo primero que tiene que quedarte claro es que no es Spider-Man. Se hace llamar Spider-Man, pero él no es Spider-Man. Él es Spider-Kid. Es Spider-High-School-Kid. Es un poco friki y nadie lo nota y no es popular y todo eso.

En ese sentido, para Cameron los poderes que el joven adquiere funcionan como metáfora del potencial que todos tenemos, pero que todavía no descubrimos o aceptamos:

[Era una gran metáfora sobre] ese potencial reservado y sin explotar que tienen las personas y que no reconocen en sí mismas. En mi mente también era una metáfora de la pubertad y todos los cambios en tu cuerpo, tus ansiedades sobre la sociedad, sobre las expectativas de la sociedad, tus relaciones con el género de tu elección que te atrae, todas esas cosas.

En este punto, James Cameron pensó que una buena forma de mejorar su metáfora era si Spider-Man contaba con telarañas biológicas, en vez de ser creadas con tecnología propia como sucede en los cómics:

Elegir las telarañas biológicas como parte de su adaptación biológica a la picadura de araña radioactiva tenía sentido para mí.

Según Cameron, Stan Lee aprobó la idea, y aunque el director nunca pudo hacer realidad su visión, Sam Raimi retomó esta idea y la usó para su trilogía de Spider-Man. De hecho, en algunos cómics también se cambió el origen de las telarañas para hacerlas parte de los poderes que tiene Peter Parker.

Para Cameron, Spider-Man debía ser más realista que otros superhéroes:

Quería hacer algo que tuviera una especie de cruda realidad. Los superhéroes en general siempre me parecieron una especie de fantasía, y quería hacer algo fuera más parecido a Terminator y Aliens, que te creas la realidad de inmediato. Así que estás en un mundo real, no en una ciudad mítica como Gotham. O Superman y el Daily Planet y todo ese tipo de cosas, donde siempre se sintió muy metafórico y como un cuento de hadas. Quería que fuera: es Nueva York. Es ahora. Un tipo es mordido por una araña. Se convierte en este niño con estos poderes y tiene la fantasía de ser Spider-Man, y hace este traje y es terrible, y luego tiene que mejorar el traje, y su gran problema es el maldito traje. Cosas así. Quería fundamentarlo en la realidad y fundamentarlo en la experiencia humana universal. Creo que hubiera sido una película divertida de hacer.

Es imposible comprender todos los pormenores de su visión, pero James Cameron definitivamente tenía una claridad sobre el asunto y el respaldo del creador, así que es una pena que nunca pudiera hacerse realidad. El libro Tech Noir: The Art of James Cameron estará disponible a partir del 14 de diciembre.

No te vayas sin leer: Errores de Spider-Man y The Amazing Spider-Man que Marvel está imitando en No Way Home

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos