Noticias

Por qué Stephen Hillenburg habría odiado Bob Esponja al Rescate

La nueva película de Bob Esponja en Netflix es un éxito, pero el creador del personaje no estaría feliz si pudiera verla.

Cuando una franquicia se vuelve exitosa, muchas veces rebasa a su creador y acaba convirtiéndose en algo enorme, con muchas ramificaciones y productos destinados a vender donde la calidad y autenticidad artística puede dejarse a un lado. Stephen Hillenburg creó a un personaje animado que marcó a toda una generación, pero el impacto de su obra lo ha superado, así lo demuestra la más reciente película de Bob Esponja al rescate - 67%.

También te puede interesar: Aquí puedes suscribirte a DISNEY PLUS con la oferta de prelanzamiento

Con el estreno de la cinta en Netflix y el próximo lanzamiento de la serie spin-off Kamp Koral: SpongeBob's Under Years, en 2021, algunos medios han criticado que los deseos de Hillenburg sean pisoteados por la ambición de Nickelodeon y Netflix. Bob Esponja al Rescate ha sido recibida sin mucho entusiasmo por la crítica, aunque la mayoría admite que es divertida, pero ¿qué habría pensado el creador de Bob Esponja al respecto?

Stephen Hillenburg, quien falleció a los 57 años por Esclerosis lateral amiotrófica en 2018, odiaba la idea de que se sobreexplotara a su creación, y expresó que no tenía ningún interés en spin-offs, ni siquiera en otro largometraje después de Bob Esponja, la película - 68%. En una entrevista de 2009 con Television Business International dijo:

El programa trata sobre Bob Esponja, él es el elemento central y se trata de cómo se relaciona con los otros personajes. Patricio solo podría ser demasiado. Así que no creo que haya algún spin-off.

También lee: Patricio Estrella tendrá su propio spin-off en Nickelodeon

En esa misma entrevista respondió sobre la posibilidad de otra película:

La película llegó después de tres temporadas, aunque nunca me había interesado eso. Pero tuve la idea de hacerla para que los personajes estuvieran en la superficie y ese sería el gran gancho para más tiempo en la serie. Personalmente me gusta la forma corta y no tengo interés en hacer otra película. La fuerza de Bob Esponja es su sencillez.

Además de haber dejado en claro lo que él quería para Bob Esponja, Hillenburg declaró que no tenía el control sobre los productos comercializados por Nickelodeon, y solo levantaba la voz contra lo que le parecía inapropiado, como vender palitos de pescado, que eran lo contrario a “una historia que celebra la vida marina”.

Paul Tibbitt, quien trabajó 18 años en la serie, 11 de los cuales fungió como showrunner, utilizó Twitter el año pasado para expresar su frustración en torno a Kamp Koral y dejó en claro que Hillenburg no estaría feliz:

No quiero faltarle el respeto a mis colegas que están trabajando en este programa. Son buenas personas y artistas talentosos. Pero esto es una cosa de ejecutivos codiciosos y perezosos, y TODOS saben muy bien que Steve hubiera ODIADO esto. Me avergüenzo de ellos.

Hillenburg estudió en la Universidad Estatal de Humboldt en California, y se graduó en 1984 en estudios de explotación de recursos naturales, especializándose en los recursos marinos. Fue profesor de biología marina y trabajó como biólogo marino después de graduarse, pero en 1987 decidió dedicarse a su otra pasión, la animación, y estudió un máster en el Instituto de las Artes de California.

No te vayas sin leer: Bob Esponja: espeluznante cómic escrito por fan se vuelve viral (tienes que leerlo)

El primer capítulo de Bob Esponja fue transmitido el 1 de mayo de 1999, y desde entonces su popularidad creció hasta convertirse en todo un fenómeno mundial. 21 años después aquí estamos con una nueva película que el creador habría odiado, y una serie spin-off que habría odiado incluso más.

Aunque es un caso diferente por muchas razones, el de George Lucas (THX 1138 - 88%, Locura de Verano - 96%, Star Wars: Episodio IV - Una Nueva Esperanza - 93%) y Star Wars comparte algunos puntos en común con el de Hillenburg y Bob Esponja. Cuando la primera película de Star Wars salió el cineasta necesitaba dinero y permitió que el universo se expandiera en novelas y cómics que casi nunca eran de su agrado, y que les negaba el ser consideradas canónicas por alejarse demasiado de lo que para él era Star Wars. Después vendió su compañía a Disney con la idea de que se respetarían sus historias, pero lo que recibió fue una traición y que se explotara la franquicia sin originalidad.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos