Noticias

Gigantes de Acero podría tener una secuela debido al éxito que tuvo en Netflix

Gracias al streaming y los millones de suscriptores de Netflix, la película Gigantes de Acero resurge de las cenizas como uno de los éxitos del momento.

Una de las películas olvidadas de Hugh Jackman se está llevando todas las miradas en estos días. Se trata de Gigantes de Acero - 60%, que ha sido desempolvada gracias a Netflix y sus millones de suscriptores que la han colocado entre las tendencias de la plataforma en Estados Unidos. El gigante del streaming lo está haciendo de nuevo, ya que no es la primera vez que “rescata” un filme que cumple con uno de estos dos requisitos: tuvo un desempeño pobre en taquilla (o inferior a lo deseado) o se perdió entre otras cosas que sí tuvieron mayor protagonismo en la cultura popular. En este caso podría decirse que fueron las dos cosas y lo cierto es que resulta una sorpresa que ni siquiera el actor australiano haya podido mantenerla a flote.

No te lo pierdas: Gigantes de Acero, de Shawn Levy, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Basada en el cuento Steel de Richard Matheson , y a su vez en un episodio de 1963 de The Twilight Zone, el filme Gigantes de Acero nos lleva a un futuro no tan lejano en el que las peleas de robots son consideradas un deporte de élite. En el relato, Jackman interpreta a un ex boxeador llamado Charlie Kenton, a quien no le ha caído nada bien el hecho de que son máquinas las que están reemplazando a los humanos en el deporte que él practicaba. Después de una pelea que tiene lugar al principio de la película, Charlie se entera que su ex novia ha muerto y debe asistir a una audiencia que decidirá el destino de su hijo Max, interpretado por Dakota Goyo, con quien no ha tenido contacto desde su nacimiento. Charlie no es visto como un buen padre, así que en su camino se interpone la tía de Max y su esposo, quienes quieren quedarse con la custodia del menor.

Gigantes de Acero parecía una fórmula ganadora desde el principio. La trama que propone es muy interesante y lo mejor es que no todo lo que se ve son gráficos generados por computadora, ya que para el proyecto se construyeron robots animatrónicos pero tampoco faltó la captura de movimiento especialmente en las peleas de los robots. De cualquier manera, la película estrenada en 2011 llamó la atención por sus efectos visuales y recibió una nominación al Óscar aunque perdió contra La Invención de Hugo Cabret - 94%. Sin embargo, en taquilla no logró despegar como su estudio lo imaginó, ya que únicamente pudo recaudar US$299 millones a partir de un presupuesto de US$110 millones (vía Box Office Mojo), que aunque no fue un total fracaso tampoco se convirtió en el blockbuster que podría haber sido.

La posibilidad de una secuela siempre quedó en el aire desde su estreno, pero han pasado casi 10 años y parece ser que su recaudación tuvo mucho que ver en el proceso. Sin embargo, Netflix lo está haciendo de nuevo y el éxito que está teniendo en el streaming es la mejor oportunidad para revivir la historia y darle a la gente la continuación que quieren ver. De eso la gran N sabe mucho, así que no habrá tardado en darse cuenta de cuál es la nueva película que se está llevando toda la atención de los suscriptores a su servicio.

Te recomendamos: Michael B. Jordan producirá película de Static Shock, de DC Comics

Shawn Levy, el director del filme, se encuentra promocionando Love and Monsters, la apuesta fantástica de Paramount Pictures en la que hizo de productor, cuando fue entrevistado por Cinema Blend y se le preguntó si el creciente interés en Gigantes de Acero podría ser suficiente para que regresen las conversaciones sobre una posible secuela. Levy, por supuesto, no dijo mucho al respecto pero dio a entender que ya se encontraba en ello.

Admitiré que definitivamente he intercambiado algunos e-mails y he tenido conversaciones sobre ese tema
.

Luego, cuando se le preguntó si se refería a que ha conversado con Hugh Jackman o el estudio cinematográfico contestó:

Tal vez ambos. Eso es todo lo que voy a decir al respecto.

Su relación con Netflix puede ayudar a agilitar el proceso del también director de Stranger Things, quien además es una de esas personas que no se despegan de un proyecto hasta que este se concrete. Gigantes de Acero pasó varios años en desarrollo hasta que se empezó a filmar en 2010 y se estrenó al año siguiente, mientras que su nueva película, Love and Monsters, pasó también por un largo proceso de desarrollo que duró al menos 8 años. Si alguien es constante en su trabajo, es definitivamente él.

Hasta eso, Levy se prepara para empezar con el rodaje de la cuarta temporada de Stranger Things, uno de los éxitos indiscutibles del streaming que debido a la pandemia ha visto alterado su calendario de trabajo. No cabe duda que los nuevos episodios de la serie protagonizada por Millie Bobby Brown llegarán al catálogo de la compañía, pero posiblemente lo harán en otra fecha, ya que tuvo que ser retrasada al inicio del rodaje, es decir en marzo de este año, y finalmente se ha acordado el regreso a las labores antes de que llegue el final de 2020.

Continúa leyendo: Dune: Denis Villeneuve no recordaba que rechazó a Timothée Chalamet en Intriga

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos