Noticias

Drácula: la gente está amando que el vampiro sea bisexual

La miniserie del vampiro llegará pronto a Netflix, pero su estreno en Reino Unido ya está dando de que hablar puesto que la sexualidad del personaje sorprendió a los espectadores

La BBC estrenó la nueva adaptación del vampiro creado por Bram Stoker con el comienzo del nuevo año, y durante tres días consecutivos llegó a la pantalla chica en el Reino Unido, para hacer lo mismo desde este sábado en la plataforma de Netflix donde podrá ser visto por audiencias de todo el mundo. Como les habíamos comentado, las primeras críticas de la miniserie destacan la frescura de esta nueva versión, así como el ingenio de sus creadores para entregar una historia que sorprenderá al público.

No te lo pierdas: Drácula: la serie de Netflix ya tiene primeras críticas

Varios medios destacaron que el vampiro interpretado por Claes Bang se comporta realmente como un animal. Es sádico, hace uso del humor negro y hay más sangre de la esperada, pero un punto en particular es el que los ahora fans de esta producción parecen destacar por encima del resto, y es precisamente sobre su sexualidad. A muchos tomó por sorpresa la revelación de su bisexualidad, de acuerdo con lo que destaca Gay Times, a pesar de que en una de las primeras escenas de la historia se ve a una monja preguntándole a Jonathan Harker si mantiene alguna relación amorosa con el personaje que da nombre a la miniserie.

Muchos de los espectadores no han tenido algún problema con el enfoque de la nueva historia, pero otros prefirieron manifestar su desagrado en Twitter y eso ha terminado en una polémica que es en cierto modo preocupante porque se trata de un personaje ficticio del que se está discutiendo que su sexualidad les parece “rara”. Es también curioso que se quiera creer que alguien como el vampiro protagonista no pueda tener una sexualidad fluida, y de hecho la novela de Bram Stoker lo codifica como bisexual por la forma en la que el escritor lo maneja en su obra.

Afortunadamente, ya hay una cantidad más que decente de fans de Drácula que están listos para hacer entrar en razón a quienes salieron sorprendidos y/o asustados a reclamar sobre el punto de vista que toma la miniserie.

Te recomendamos: Los estrenos de Netflix en enero de 2020

Veo a mucha gente disgustada porque #Drácula es bisexual. Quiero decir que Drácula es un ser ficticio, parasitario y paranormal que bebe sangre humana. Si Drácula siendo bisexual es lo que te disgusta, tu concepto de realidad está un poco fuera de lugar.
El conde Drácula es un chupasangres ficticio, no muerto. Según el libro, él también era bisexual.
Es hilarante ver a todos los británicos perder la cabeza sobre #Drácula siendo bisexual mientras miran ese programa de la BBC. ¡Es el maldito DRÁCULA, es canónicamente y brillantemente queer! ¡Morderá y tendrá sexo con cualquiera! ¡El género es falso! Drácula es el rey!
Veo que la gente no se dio cuenta de que #Drácula siempre ha sido bisexual. Sangre, enfermedad y sexo es el tema que atraviesa la novela. Drácula vive una vida de exceso en todos los sentidos, ese es el punto. Sin embargo, Van Helsing siendo monja es un pequeño cambio agradable. #draculabbc

La nueva adaptación fue creada por Mark Gatiss y Steven Moffat , los mismos que crearon la serie Sherlock que también transmite la BBC y se puede ver en Netflix en otros países. Quien ha visto la serie protagonizada por Benedict Cumberbatch en el papel del detective, sabrá qué esperar de Drácula, y para muestra solo basta con ver el primer episodio donde ya se demuestra que el Conde es bisexual y cargan contra el cristianismo.

El showrunner Steven Moffat había hecho énfasis en que más que ser bisexual, el personaje mata y bebe la sangre de personas sin importar su género. Él trato de aclarar eso a Metro, pero nada impedirá que el público hable sobre la sexualidad del protagonista como se le antoje.

Él bebe su sangre y esa es una distinción que tienes que hacer en la vida: no son lo mismo, pero, inevitablemente, Drácula ha sido visto como un personaje muy sexy. No lo es, pero debería sentirse así. Creo que Drácula ha identificado correctamente la debilidad en la raza humana: que perdemos la cabeza cuando se trata de sexo y los enamora con sus dientes en sus cuellos. Si miras la película de 1958, la persona que más le entusiasma morder es Peter Cushing. Hay un momento homoerótico real. No es bisexual; él es bihomicida, y ese es el punto que la gente debería entender.

Continúa leyendo: Estudio revela que los usuarios prefieren Disney Plus sobre Netflix

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos