Artículos

Fake Famous | Top de críticas, reseñas y calificaciones

“¿Quieres ser famoso?” es la pregunta de la cual parte la premisa de este documental dirigido por Nick Bilton, donde a través de un experimento social busca invitarnos a reflexionar sobre los influencers y su estilo de vida.

En los últimos años, HBO se ha consolidado como una de las plataformas líderes en cuanto a calidad de contenido se trata. Dentro de su catálogo se encuentran producciones de tipo documental que siguen una línea editorial donde se busca explorar a detalle los sucesos que narra, utilizando recursos como material de archivo inéditos, entrevistas con los involucrados, recreación de los hechos, entre otros. Algunos ejemplos sobresalientes de este tipo son Beware the Slenderman - 79% (2016), Leaving Neverland - 90% (2019), Transhood - 82% (2020), la docuserie The Vow - 87% (2020) y ahora llega la más reciente propuesta de la plataforma: Fake Famous - 85%, cuyo propósito es ahondar en la complejidad que hay detrás de las figuras públicas en redes sociales (conocidas como influencers), señalando que su estilo de vida podría no ser lo que aparenta detrás de la pantalla, a través de un interesante experimento social. Pero, ¿Logra mantener ese estándar establecido por sus antecesoras?

Podría interesarte: RESEÑA: Fake Famous | Desmitificando la industria de los “influencers”

Escrito, producido y dirigido por el periodista experto en temas tecnológicos Nick Bilton (Vanity Fair, The New York Times), llega esta ópera prima en la cual la pregunta “¿Quieres ser famoso?” convoca a un casting muy peculiar para seleccionar a los participantes de un experimento social cuyos resultados serán la materia prima de este documental para demostrar si es posible comprar tu camino a la fama, así como fingir una vida de lujos para conseguir una posición de poder dentro de las redes sociales. Los protagonistas de este largometraje son los participantes del experimento, equipo integrado por Chris Bailey (diseñador de modas), Dominique Druckman (aspirante a actriz) y Wylie Heiner (asesor inmobiliario). Filmada en la ciudad de las estrellas: Los Angeles, Fake Famous es un documental que busca desenmascarar el mito que rodea a los influencers modernos, mostrando como a través de una serie de herramientas poco éticas cualquier persona se puede convertir en una celebridad de la noche a la mañana. Sabiendo esto, veamos cómo se pronunció la crítica al respecto.

La crítica recibió el documental con opiniones divididas, aunque las reseñas negativas son las que hacen mayor acto de presencia, coincidiendo en que el largometraje se encuentra incompleto tanto en fondo como en forma. Las razones de estos juicios son diversas, partiendo inicialmente con la gran cantidad de tópicos secundarios que sólo se tocan superficialmente a lo largo del proyecto, por ejemplo, la presencia de bots durante elecciones realizadas en Estados Unidos, las noticias falsas que se vuelven virales o las consecuencias negativas que naturalmente surgen con el uso de las redes sociales. Los especialistas señalan que la cinta tiene la oportunidad de abrir la conversación sobre problemáticas que existen en la población a raíz del auge de estas plataformas, como el ciberacoso, los estándares de belleza, la depresión, el suicidio y, sin embargo, decide no ahondar en ellos, centrándose simplemente en presentar satíricamente el alcance que puede llegar a tener la fama dentro de nuestra sociedad.

Otra de las razones para que los críticos consideren el documental defectuoso son el abandono de dos de sus protagonistas (Chris y Wylie) a mitad de la investigación. A pesar de que Bilton fue transparente sobre las tácticas que emplearía con los tres participantes durante todo el proceso para construir la imagen falsa en sus redes sociales, los resultados que estaban obteniendo en su vida personal fueron suficiente justificación para que tanto Chris como Wylie decidieran no continuar y consecuentemente la narrativa pasa a centrarse solamente en Dominique. Para la prensa esto no solo representó el poco compromiso de ambos hacia un proyecto en el cual habían accedido de antemano a realizar, si no el perder la oportunidad de ver como funcionaba el montaje de la mentira con diferentes personas de diferentes contextos. Un ejemplo de esta oportunidad perdida la vemos reflejada en la partida de Wylie, una aspirante a influencer queer, cuyos resultados finales habrían servido para poder hacer una reflexión sobre las oportunidades que tienen los influencers pertenecientes a este movimiento en la industria, así como conocer un poco sobre el espacio que tienen dentro del complejo mundo de las celebridades de Instagram.

Múltiples reseñas señalan que en la cinta prevalece un tono condescendiente sobre el cual se establecen muchas preguntas iniciales, pero se revuelven muy pocas en la conclusión, simplificando al máximo toda explicación que pudiera haber, cosa que en un documental debería ser un punto fuerte al cual anclarse. Aquí, los críticos hacen hincapié en que Bilton aporta muy poco a la materia con la cual trabaja en los 87 minutos de duración y el debate sobre la ética que hay detrás de las figuras públicas en redes sociales comete el error de tomarse por implícito. Lo que termina por colocar el último clavo en el ataúd del proyecto es que, a pesar de ser reciente, se siente obsoleto, esto ocurre por qué muchos de los influencers que nacieron en la plataforma conocida como Instagram están mudándose a nuevas plataformas como Tik Tok, donde se utiliza una modalidad completamente diferente para ocupar un lugar en las listas de popularidad, actualizando con ello los contratos de agencia, la interacción con sus seguidores e incluso los precios por hacer una publicación en nombre de una marca.

Sin embargo, también hay cosas positivas dentro de Fake Famous. Los medios aplaudieron la construcción del falso estilo de vida que llevaron los aspirantes a superestrellas de las redes sociales, en particular el uso de los montajes fotográficos para hacer creer a la audiencia que los participantes se encuentran en un sitio de prestigio cuando en realidad están en el jardín de sus hogares, cuestionando cómo la idea del éxito que nos venden las fotos de Instagram muchas veces puede ser algo completamente artificial. La crítica a lo que se encuentra detrás de la cortina de la industria es presentada de forma divertida, lo cual tiene un efecto positivo a la hora de enganchar al televidente; además las herramientas que la cinta utiliza a favor como la edición fotográfica, la compra de seguidores falsos o el uso de bots cibernéticos son las encargadas de darnos el golpe de realidad sobre las figuras públicas, acertando en crear un sentimiento de desconcierto en la audiencia cuando haces consciencia de lo fácil que es crearte una vida falsa llena de lujos para lucrar con ella.

Los portales de critica afirman que el documental hace un buen desglose de todo lo que conlleva el ser un influencer en nuestros tiempos, tanto interna como externamente. Por una parte, aporta una mirada a la presión sobre la cual se ven sometidos por generar contenido constantemente para mantenerse relevantes en el medio, en el cual muchas veces queda de por medio su identidad, salud mental, reputación e incluso dignidad. Por la otra, muestra las consecuencias que tiene la idealización de estas figuras, cuya imagen orilla a las personas a tener una percepción distorsionada de la realidad, fijándose objetivos poco realistas para poder llegar al mismo estilo de vida, creyendo que así garantiza algún acuerdo comercial con marcas de renombre y un falso sentimiento de encajar dentro de un determinado círculo social.

Los medios consideran a las intervenciones de externos como uno de los puntos más fuertes del documental, pues son sus participaciones las que brindan los momentos informativos del panorama que se vive en las redes sociales actualmente. Las críticas emitidas por estos medios aclaman la forma en la que Bilton enriqueció su proyecto dando espacio a periodistas como Taylor Lorenz (The New York Times) y Sarah Frier (Bloomberg News) para hablar sobre el uso que le damos a las plataformas, así como la participación de la actriz Justine Bateman (Satisfaction, 1988) quien ofrece de primera mano la información de cómo es realmente la vida de una figura pública en redes sociales y todo la responsabilidad que esto conlleva. Además, dentro de estas participaciones señalan que el uso correcto de las redes por parte de los influencers puede generar también una organización de la gente que los sigue por una buena causa como los movimientos sociales, cuestiones ambientales, invitación al voto electoral, etc., mostrando la cara buena de la moneda, evitando que el discurso de Bilton sea completamente polarizado.

Lee también: HBO Max anuncia su fecha de llegada a Latinoamérica

Finalmente, el trabajo hecho por Nick Bilton en su ópera prima Fake Famous ofrece una mirada superficial al mundo de los Influencers. Con errores notables en su desarrollo (los cuales le pasan factura a la hora de ver el documental como un “todo” en lugar de analizar sus elementos por separado), Bilton quiere hacer consciencia a su audiencia de cómo las figuras a las cuales seguimos en nuestras plataformas son capaces de moldear tanto nuestra cultura como la percepción que tenemos de nosotros mismos; ¿Lo logra? Eso queda al criterio del espectador.

A continuación, presentamos una compilación de críticas, reseñas y calificaciones de Fake Famous - 85%:

Judy Berman, Time:

Esta película superficial es una decepción.

Daniel Fienberg, Hollywood Reporter:

...un "experimento social" en el que las conclusiones incluyen una impactante revelación...

Joel Keller, Decider:

Fake Famous intenta mantener su tema de la fama falsa en un tonto alegre en lugar se que se convierta en algo deprimente...

Arielle Pardes, Wired:

Fake Famous trata de exponer quién se beneficia de un sistema basado en mentiras.

Noah Berlatsky, NBC:

El director Nick Bilton está obsesionado con la autenticidad. Pero a pesar de su interés en ser real, el proyecto no es muy honesto con sus espectadores.

David Ramirez, Tint:

La película está claramente enfocada en evocar una fuerte reacción de la audiencia, pero los especialistas en marketing pueden leer entre líneas para comprender mejor las opiniones preconcebidas y los puntos de vista de los influencers como estrategia de marketing.

Natalia Chávez, Elle:

Si alguna vez te has deprimido por no tener la vida de los influencers o porque a ti no te regalan todo, espera a que veas este documental. Sentirás más paz que nunca con tu vida.

Stephanie McNeal, Buzzfeed:

El director deja en claro cuánto malinterpreta lo que realmente hace un influencer y pinta la industria con un pincel ofensivamente simplista.

Brian Lowry, CNN:

El documental destaca el lado oscuro de cómo se hacen los 'influencers'.

Andrew Parker, The Gate:

...es un documental atractivo e inteligente sobre la cultura moderna del consumismo...

También podría interesarte: El Dilema de las Redes Sociales ya tiene calificación de la crítica

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos