Artículos

Buenas actuaciones en películas mediocres

De no ser por estos actores y el excelente trabajo que hicieron para sacar adelante una historia, sus películas habrían quedado en el olvido por su mala calidad

Si bien es increíblemente fácil odiar las malas películas, incluso las peores no carecen de mérito. La actuación de calidad no necesariamente necesita una película decente que la rodee para brillar, aunque ciertamente ayuda, y hay una serie de casos en los que hemos visto grandes actuaciones escondidas en malas películas. Ver una película decepcionante no es una experiencia agradable, pero se puede mitigar un poco si hay un rendimiento destacado que eleva el material, lo cual también nos deja al menos con algo que vale la pena recordar en una producción olvidable.

No te lo pierdas: Aprovecha la prueba de suscripción gratis a DISNEY PLUS aquí

Después de todo, nadie en Hollywood se apunta a una película pensando que va a ser mala. A veces, sin embargo, debido a una serie de razones, las cosas simplemente no se alinean como todos pensaban que lo harían y terminas con un bodrio. Dicho esto, los actores son profesionales que suelen esforzarse siempre al máximo en cualquier papel que acepten, y de vez en cuando, resulta en una actuación memorable en una película que de otra manera sería olvidable. Todos conocemos la sensación. Estás viendo una película que es mala, pero al menos alguien está haciendo algo especial. Quizás están realmente comprometidos con el material, como si supieran las deficiencias de la película y han decidido esforzarse un poco más por ella.

Una actuación especial puede mitigar la falta general de calidad de una película. Al menos le da al espectador algo que vale la pena por su tiempo y dinero. Se siente como si no fuera todo un desperdicio total. A continuación mostramos algunos buenos ejemplos de eso, de actores que han realizado trabajos sobresalientes en películas que no lo hicieron bien, pero al final consiguieron demostrar una gran calidad aunque no pudieran ayudar a que sus películas sean tan buenas como sus actuaciones.

Estos actores pudieron sacar provecho de su situación a pesar de una mala experiencia; estas son grandes actuaciones que encontramos en estas malas películas, y al menos merecen ser celebradas.


Te recomendamos: Los mejores dúos de directores y actores en el cine

Tobin Bell - Franquicia de Juegos Macabros

Jigsaw es un villano bastante raro en el género de horror. Nadie parecía ser capaz de detenerlo, pero el monstruo no tenía nada de sobrenatural: era completamente humano. Lo que sí tenía era un sentido de la justicia deformado, trampas mortales por todos lados y aparentemente mucho tiempo. El simple y amenazador "Quiero jugar un juego" fue suficiente para provocar escalofríos y hacernos saber que estábamos a punto de ver algo desagradable. En todo caso, Tobin Bell era demasiado bueno y confiable, ya que la franquicia se aferró al personaje hasta que se convirtió en lo único bueno de las secuelas posteriores.

Michael Fassbender - Alien: Covenant

Michael Fassbender es un actor fantástico cuyo talento se demuestra con cada trabajo que hace, pero es transformador verlo en Alien: Covenant - 69% interpretando al androide malévolo David y su alegre contraparte. La interpretación de Fassbender fue ampliamente aceptada como el elemento más fuerte de las nuevas películas de Ridley Scott, las cuales son profundamente defectuosas, y aunque este título es una decepción e hizo que muchos no quisieran saber más de ellos, la mayoría está de acuerdo en que si algo merece elogios es precisamente la actuación de Fassbender.

Martin Freeman - La trilogía El Hobbit

Después de las adaptaciones de El Señor de los Anillos, nos resulta difícil olvidar que Peter Jackson desperdició cientos de millones de dólares adaptando una novela de fantasía infantil corta en tres películas. Debajo de todo el horrible CGI y las subtramas innecesarias se encuentran algunas actuaciones destacadas de un elenco estelar. Podríamos mencionar a un par de actores, pero es Martin Freeman quien lleva el peso de esta trilogía chirriante sobre sus pequeños pero capaces hombros de hobbit y pasa la prueba con un resultado sobresaliente.

Thomas Haden Church - El Hombre Araña 3

Es muy probable que El Hombre Araña 3 tenga más odio del que merece, pero definitivamente es el punto más bajo de la trilogía de Sam Raimi. Los problemas de la película son muchos, y Venom suele recibir la peor parte. Sin embargo, lo que tiende a perderse cuando se habla de ella es que uno de sus villanos era realmente muy bueno. El Sandman de Thomas Haden Church, con quien Raimi había planeado construir la película antes de que el estudio ordenara que ponga a Venom. El personaje es bastante conmovedor, trágico y empatizamos tanto con él que entendemos por qué emprendió una vida delictiva para ayudar a su hija, demostrando la humanidad de un hombre que no se siente cómodo con lo que se ha convertido.

Raul Julia - Street Fighter: La Última Batalla

Street Fighter: La Última Batalla - 15% estuvo plagada de catástrofes, entre ellas estaba que ninguno de los actores recibía entrenamiento en artes marciales. Raul Julia, que interpretó al psicótico M. Bison, apareció frágil debido al cáncer de estómago. Sin embargo, fue lo mejor de la adaptación de Street Fighter, ya que puso todo en juego para su papel final, con una actuación grande y salvaje que anima a pesar de la calidad de la película.

Sung Kang - Rápido y Furioso: Reto Tokio

Esta entrada en la franquicia suele ser olvidada, tal vez porque presenta un elenco nuevo sin prácticamente ninguna conexión con ninguna de las películas que la precedieron. No ayudó que la estrella de la película fuera Lucas Black, cuya falta de presencia en la pantalla condenó el proyecto desde el principio. Pero si hubo un punto brillante en la película, fue el Han tranquilo, sereno y perpetuamente hambriento, interpretado por Sung Kang. Inmensamente agradable con un toque de misterio detrás de su sonrisa maliciosa, Han llegó a representar el corazón y el alma de la franquicia y uno de sus personajes más convincentes, tanto que los fanáticos hicieron una campaña activa para traerlo de vuelta.

Rami Malek - Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury

Rami Malek ganó un Óscar por interpretar a Freddie Mercury, en la película biográfica Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury - 51%, y aunque se acepta en gran medida como su mayor logro como actor hasta la fecha, la película no es buena y en cierto modo le impidió brillar aún más. La película estuvo nominada también a Mejor Película y otras categorías, todo de una forma que aún no conseguimos explicar. Adoptó el enfoque de biopic musical más genérico posible, lo que resultó en una película sin alma que no ofrecía nada más que una representación superficial e inexacta.

Ewan McGregor - Precuelas de Star Wars

Dejando de lado lo que se dice sobre las precuelas, esta trilogía tiene un mérito considerable: la actuación de Ewan McGregor como un joven Obi-Wan Kenobi. Al actor escocés se le asignó la nada envidiable tarea de tener que ser emparejado con el totalmente equivocado Hayden Christensen en gran parte de la historia. Canalizó al difunto Alec Guinness en su interpretación de Obi-Wan, pero también hizo suyo el personaje, dándole al Maestro Jedi una calidez y humanidad en estas películas sin vida.

Meryl Streep - La Dama de Hierro

Meryl Streep interpreta a Margaret Thatcher, la primera mujer Primera Ministra de Gran Bretaña, en La Dama de Hierro - 51%. Suena como un clásico instantáneo, pero la película fracasó. Quizás porque destacó brevemente los aspectos más importantes, sin profundizar en ellos. No es una sorpresa para nadie el magnífico trabajo que hace la actriz, incluso cuando la película no es buena. Streep transmite la ardiente determinación que convirtió a Thatcher en una líder, manteniendo a flote una película por demás descompuesta.

Robin Williams - Patch Adams

Muchos recuerdan con cariño la historia real de un estudiante de medicina poco convencional dedicado a tratar a todo el paciente, con rutinas de payaso. La película ha sido justamente criticada por su sentimentalismo manipulador, puesto que hace todo lo posible por sacar unas cuantas lágrimas pero en el fondo hay una actuación frenética, conmovedora y totalmente comprometida de Robin Williams. La película en sí no es buena, pero se la recuerda de una manera especial por este actor y su desempeño.

Continúa leyendo: Películas para enseñar a los niños sobre veganismo

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos