Artículos

RESEÑA | Transhood: una mirada urgente a las infancias trans

El nuevo documental de HBO sigue a un grupo de niños con una expresión de género diferente a la que se les asignó al nacer, por un periodo de cinco años.

En México, en las últimas semanas se ha discutido en diferentes estados sobre el derecho de los niños y niñas transgénero a ver su identidad respetada desde el marco legal. En este contexto, el documental Transhood - 82% se antoja sumamente oportuno para que el público pueda acercarse más a este tema del que todavía existe poca información y que logra ilustrar de manera general por qué es importante que la ley esté del lado de los menores que buscan, como todos los demás, vivir su identidad sin repercusiones.

No te pierdas: Mujer trans fanática de Harry Potter envía un conmovedor mensaje a J.K. Rowling

Dirigido por Sharon Liese, Transhood sigue, durante cinco años, a un grupo de niños y niñas de diferentes edades (4,7,12 y 15) con una expresión de género distinta a la que se les asignó al nacer. El documental abarca cómo fue para sus padres el aceptar que tenían un hijo o hija trans y cómo es para estos menores el crecer en un mundo que constantemente pone en duda su identidad; y qué implica y cómo es el proceso de transición para cada uno de ellos.

De entrada, esa pluralidad de personajes e historias sirve para ejemplificar cómo cada transición es diferente para cada individuo. Esa riqueza narrativa se presta para desarrollar varias subtramas que cruzan temas muy importantes sobre los obstáculos o retos que enfrentan los niños que desde temprana edad expresan una identidad de género diferente de la que se les asigna al nacer. Al mismo tiempo, el seguimiento, que podría recordar a los sucedido con la ficción Boyhood: Momentos de una Vida - 98%, funciona como prueba de que, en la mayoría de los casos, las personas trans saben desde tempranas edades quiénes son.

Uno de los muchos aciertos de Transhood - 82% es que no desestima las preocupaciones de los adultos sobre la transición de sus hijos. Uno de los mitos más prevalentes entre el público en general sobre las infancias trans es que, por ser niños, los menores de edad no han definido o no tienen la capacidad para determinar su identidad de género y más bien se trata de una etapa pasajera. Esta idea es la que el filme refuta de manera general, pero que no ignora por completo y decide explorar para ver qué tan válida es. Justamente uno de los protagonistas del filme es Phoenix, un pequeño de 4 años, que comienza a referirse a sí mismo como un “niño niña”, a usar los vestido y juguetes de su hermana y corrige a sus padres los pronombres con los que se refieren a él. No obstante, con el paso de los años parece que esa identidad femenina no es duradera.

El documental, que luego lleva la atención a la situación familiar de sus padres, deja al espectador formarse su opinión sobre este caso en específico al mismo tiempo que deja en claro que los otros tres protagonistas están más que seguros sobre su identidad. En más de una ocasión, vemos a los otros niños y niñas reafirmar a sus padres que quieren continuar con su transición y que no quieren regresar al otro género, porque simplemente no es quiénes son. Al presentar todas estas experiencias, Transhood consigue un relato equilibrado y una sensación de imparcialidad que muy bien puede resultar efectiva para convencer a quienes todavía tienen estas concepciones equivocadas sobre el género y la edad de que las cosas no son siempre como ellos se imaginan.

Te recomendamos: GLAAD pide a Hollywood que aumente la representación trans en el cine y la TV

Por otro lado, hay hilos en común entre los temas que se explican con las historias de los diferentes niños protagonistas. Uno de ellos, es el de los procedimientos médicos de la transición. La película nos lleva a las visitas médicas de Jay, de 12 años, quien va a revisiones para ver si ya puede comenzar su tratamiento para bloquear las características sexuales secundarias que empezarían a desarrollarse en él, como el crecimiento de pechos. De aquí se deriva otra subtrama importante debido a la presión que recae sobre su mamá el tener que pagar el tratamiento, el cual no es cubierto del todo por su seguro. Sumado, por supuesto, a la desmitificación de que esa errónea idea de que no existen filtros ni cuidados para sobrellevar la transición en menores de edad.

Otra subtrama muy importante, y que demuestra la imparcialidad de Liese en Transhood - 82%, es que no se lava de las críticas a algunos de sus protagonistas ni de sus defectos. Esto lo podemos ver mejor en la historia de Avery, una niña trans que se volvió un emblema del activismo de este movimiento y que la volvió famosa a los 7 años. En el filme, la vemos visiblemente incomodada por la atención que recibe y lo pesado que resulta para ella haberse convertido en una figura mediática y la responsabilidad que eso conlleva. También vemos a sus padres, quienes de cierta forma la han empujado aceptar poco a poco este rol, reflexionar sobre el impacto que la fama tiene sobre ella y las consecuencias de la posible pérdida de su infancia ante esta situación o el peligro de hacer su vida pública cuando todavía las personas trans son víctimas de crímenes de odio.

También te podría interesar: Actores diversos que deberían interpretar al próximo Agente 007

Ver la forma en la que los padres de estos distintos niños aceptan y comienzan junto a ellos el proceso hacia su transición es tan emotivo como ilustrativo. Se habla muy poco, cuando se llega a hacerlo en otros documentales sobre personas trans, del proceso desde el punto de vista familiar cuando se trata de menores de edad con una identidad diferente a la cisgénero. Esta otra arista es innovadora y sin duda podría ser de ayuda para quienes están pasando por lo mismo y no saben qué hacer o cómo ser de apoyo para sus propios familiares.

Otros momentos muy importantes, que empiezan discusiones igual de relevantes, incluyen el primer noviazgo de Leena, una adolescente trans, quien más tarde también es discriminada en su intento por convertirse en modelo debido a su identidad de género. Igualmente, uno de los momentos más reveladores sobre el origen de los prejuicios contra las personas trans se ve mostrado cuando la novia de Avery deja de hablarle y le es prohibido todo contacto con él cuando la mamá de ella descubre que es un niño trans. Esto trae a la discusión el tema del disclosure, o la salida del clóset, así como ejemplifica de que el odio o el miedo al otro se enseña desde casa y no es natural en los niños, quienes hasta la intervención de ese adulto habían logrado mantener una relación.

Transhood - 82% es un documental que gana relevancia por el seguimiento que hace de sus protagonistas, el cual le permite desarrollar todos los diferentes aspectos de la experiencia de menores de edad transgénero. Es una mirada, que ahora más que nunca, urge hacer para visibilizar la importancia de permitir a los niños expresar su identidad y proteger a aquellos que por la misma se ven vulnerables ante distintos factores que amenazan su desarrollo pleno, ya sean sociales, políticos o económicos. El filme es un original de HBO y lo pueden encontrar en sus plataformas.

Continúa leyendo: Lilly Wachowski está feliz de que Matrix se convirtiera en una metáfora trans

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos