Artículos

Alguien tiene que morir ya tiene calificación de la crítica

Manolo Caro trae una nueva creación a Netflix: ‘Alguien tiene que morir’. La miniserie se compone de tres episodios y la crítica ya ha dado su veredicto

Luego de la exitosa serie La Casa de las Flores - 90%, su creador, Manolo Caro, decide dejar de lado la comedia para sumergirse aún más en el drama. Su nueva propuesta para Netflix, Alguien tiene que morir - 63%, se sitúa en la España de 1950 y presenta un thriller familiar en la que reinan los secretos y las apariencias.

Podría interesarte: La Casa de las Flores, tercera temporada | Top de críticas, reseñas y calificaciones

En tres episodios de 50 minutos, Alguien tiene que morir retrata cómo la familia Falcón hace lo posible para mantener su prestigio. La historia comienza cuando, en busca de intereses económicos, los Falcón desean unir a su hijo, Gabino (Alejandro Speitzer), con Cayetana (Ester Expósito), hija de otro clan español adinerado. Por esto, Gabino –luego de vivir diez años en México– debe volver a casa para conocer a su prometida. Pero no regresa solo. Junto con él se encuentra Lázaro (Isaac Hernández), un bailarín de ballet cuya presencia propaga rumores y amenaza el status que tanto aprecia la familia. Es así que alguien tiene que morir.

Una sugerencia para aquellos interesados en el drama y/o ficciones sobre la época franquista, este relato retrata –con el objetivo de denunciar– la homofobia, el machismo y la hipocresía de aquel tiempo mientras, a la vez, hace consciente que estas problemáticas siguen latentes en las sociedades de hoy en día.

Con un potente elenco conformado por Carmen Maura, Ernesto Alterio, Cecilia Suárez, Mariola Fuentes, Ester Expósito, Alejandro Speitzer e Isaac Hernández –entre otros como Carlos Cuevas, Pilar Castro y Manuel Morón–, las opiniones se dividen sobre sus performances. Para algunos, todos (o la gran mayoría) están brillantes; para otros, las interpretaciones de los actores mayores son superiores a las de los jóvenes; y, también, están quienes comentan que todas las actuaciones son poco o nada creíbles.

Lo más destacado (por lejos) es la estética o ambientación oscura –mediante paredes, vestimenta, etc.– que hacen innecesarias las explicaciones puesto que exhibe a la perfección tanto la represión, opresión y tristeza del contexto presentado como el misterio y los secretos escondidos de los Falcón.

Sin embargo, algunos críticos sostienen que 150 minutos son poco tiempo para desarrollar todos los temas que Caro (No Sé Si Cortarme Las Venas O Dejármelas Largas - 100%, La Vida Inmoral de la Pareja Ideal - 67%, La Vida Inmoral de la Pareja Ideal - 67%) abarca en este drama. En consecuencia, la serie se encuentra llena de incoherencias y sin sentidos, evoluciones forzadas e inverosímiles, y grandes mensajes que no llegan a tener la fuerza y el efecto que merecen. Incluso, se la describe como una telenovela común que promete –pero no cumple– algo nuevo.

Actualmente, Alguien tiene que morir debuta con un 63% de aprobación de la crítica; una calificación fresca, positiva basada –por lo general– en las reseñas de los primeros dos episodios. Por lo tanto, la puntuación de esta historia en su totalidad depende de ese tercer (y último) capítulo que los espectadores tendrán la oportunidad de ver –junto con el resto de la serie– a partir de este viernes 16 de octubre en Netflix.

A continuación, se destacan algunas de las críticas a Alguien tiene que morir - 63%:

Lee también: Perfectos Desconocidos ya tiene calificación de la crítica

Gilberto Cornejo Alvarez de Los Lunes Seriéfilos:

‘Alguien tiene que morir’ es una miniserie que sin duda cautivará al público, con todo y el desbocado ritmo del último episodio.

Vicky Carras de Moviementarios:

‘Alguien tiene que morir’ es la típica telenovela de la tarde que engancha…

Judith Torquemada de Mew Magazine:

La mayoría de las escenas no tienen puesto el foco en lo que importa, ni tampoco acompañan otros elementos como la música. Los diálogos no tienen ni la frescura ni la naturalidad necesarias para atraparnos, ni siquiera en ocasiones tienen coherencia o continuidad. La evolución de los personajes y sus relaciones se da de manera abrupta; no hay desarrollos naturales.

Aitziber Polo de El Palomitrón:

Alguien tiene que morir tiene una historia interesante y necesaria, una realización exquisita, y aunque podamos consumirla en tres dosis, da pie a un maratón cinéfilo ideal.

Besay García Benítez de El Espoiler:

La serie tiene potentes intenciones, sin embargo, acaba cayendo en el conformismo.

Carlos Giacomelli de La Casa de los Horrores:

Inesperada alegría en forma de telenovela sobre la España de posguerra, con un toque de thriller y otro de crítica social. No es que sobresalga en ninguno de sus objetivos, pero el conjunto se consume alegremente constituyendo un foco de luz para la producción española de Netflix. Ya tocaba.

Raquel Hernández de Hobby Consolas:

Alguien tiene que morir tiene un título mucho más interesante que otra cosa, pero por desgracia genera falsas expectativas: no se trata de un thriller sino de un drama maniqueo y poco inspirado.

Patricia Muñoz Sánchez de Diario de Mallorca:

No sólo el apartado de la interpretación está asegurado sino que Caro también ha sabido rodearse, tras las cámaras de un equipo de excepcional...

No te vayas sin leer: Alguien tiene que morir: Netflix estrena el tráiler de la nueva miniserie de Manolo Caro con Alejandro Speitzer, Ester Expósito y Cecilia Suarez

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos