Artículos

Pollitos en Fuga, de Nick Park y Peter Lord, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

La película de los pollos animados se estrenó hace varias décadas, pero su historia y animación no parecen haber envejecido en absoluto. En este artículo repasamos la recepción que tuvo por parte de la crítica.

Con el cambio de milenio llegaron nuevas tecnologías que fueron implementadas en varios ámbitos, que fueron desde la forma en la que las personas se comunicaban hasta las diferentes técnicas para hacer cine. En el campo de la animación, el célebre estudio Aardman Animations, originario de Reino Unido, hizo su debut cinematográfico en ese entonces con una aventura protagonizada por unos pollos que viven en una granja bajo un estricto régimen que sin ir muy lejos nos recuerda al nazismo. Peter Lord y David Sproxton fundaron el estudio en 1970, pero no fue hasta 1985 cuando se unió Nick Park, quien trabajó primero en animaciones para productos comerciales y el cortometraje Creature Comforts con el que ganó un premio Óscar cuatro años después.

No te lo pierdas: Las mejores películas de animación de la década según la crítica

Pollitos en Fuga - 97% fue uno de los estrenos más exitosos del año 2000 al recaudar US$224 millones, sin contar el ajuste a la inflación, y desde entonces permanece en la cima como la película en stop motion más taquillera del género, por encima de otras como El cadáver de la novia - 83%, Wallace y Gromit - La Maldición de los Vegetales - 95%, que fue realizada por el mismo estudio, y Coraline y la Puerta Secreta - 90%. El triunfo que obtuvo con su llegada a la pantalla grande es algo que nadie pudo haber imaginado y representó el primer gran “golpe” de sus creativos cuando pisaron Hollywood por primera vez a través de Dreamworks.

La trama de la película se centra en un grupo de gallinas de un corral que es propiedad de los Tweedy, una pareja de mediana edad que tiene un negocio de venta y distribución de huevos, donde la señora se encarga especialmente de controlar la eficiencia de los animales para matar y consumir a aquellos que no cumplen con su expectativa. Solo una gallina llamada Ginger está dispuesta a desafiarlos y suele ser la que organiza los planes de escape, aunque estos siempre fallan o son descubiertos por el señor Tweedy, quien la castiga con el confinamiento solitario a pesar de que su esposa cree que está loco cada vez que él le dice que las gallinas intentaron huir. Todo cambia cuando conoce a Rocky, un gallo que supuestamente entrena a las gallinas para que puedan escapar volando, pero que cuando se descubre que ni él sabe cómo hacerlo decepciona a todas puesto que creían que la libertad estaba más cerca que nunca.



El parecido de la película con los campos de concentración y el régimen impuesto por Adolf Hitler siempre ha sido un tema de conversación. La señora Tweedy nos recuerda al dictador alemán, quien al descubrir que una gallina no le sirve, de acuerdo con lo que dictan sus exigencias, la mata. Hay además un gran horno que parece ser una referencia al destino de los judíos bajo su mandato en la Alemania Nazi y el corral en el que se encuentran los animales que protagonizan la historia es demasiado similar al complejo Auschwitz. El hecho de que Pollitos en Fuga es una película animada no quiere decir que sea cien por ciento infantil o tenga una historia (o referencias) que están totalmente dedicadas a los más pequeños y eso pudo ser un elemento vital en su éxito cuando se mantuvo en la cartelera de los cines de varios países, además de ser algo que los fanáticos del cine continúan descubriendo cuando la vuelven a ver luego de tanto tiempo.

Te recomendamos: Las películas de animación más bellas según la crítica

Esta brutal lucha por la supervivencia en formato animado se convirtió en uno de los máximos referentes en su campo, especialmente en un mundo post Toy Story - 100%, y permitió a Aardman Animations darse a conocer por su avanzado uso del stop motion y la claymation, también conocida como plastimación, que se refiere a la técnica audiovisual que consiste en el uso de plastilina, arcilla o cualquier otro material de fácil manipulación para contar una historia, siendo una subcategoría de la animación fotograma a fotograma. El trabajo de Nick Park y Peter Lord recibió nominaciones a los premios Annie, Globos de Oro y BAFTA en las categorías de Mejor Película Animada y Mejores Efectos Visuales, pero no apareció en los Óscar porque la categoría recién se abrió al año siguiente de su estreno.

Esto fue lo que dijo la crítica sobre Pollitos en Fuga:

Peter Bradshaw de Guardian:

Pollitos en Fuga es entretenimiento encantadoramente concebido. Pero es un poco sentimental.

Jeff Strickler de Minneapolis Star Tribune:

Corran a ver Pollitos en Fuga. Esta comedia animada con plastilina es la historia protagonizada por animales más entretenida desde Babe, El Puerquito Valiente.

Debra Jo Immergut de Wall Street Journal:

Te incita a reír y llorar, adula tu inteligencia y prácticamente garantiza una noche barata: en la cena posterior, nadie pedirá nada más que ensalada.

Rebecca Hawkes de Daily Telegraph (UK):

Sus gallinas regordetas mantienen esa cualidad extraña y táctil que te hace desear extender la mano y apretarlas.

Rex Reed de Observer:

La mayoría de las veces Pollitos en Fuga entretiene, instruye, involucra y encanta.

F.X. Feeney de L.A. Weekly:

Lo que le da a esta película un agarre extrañamente fuerte en el corazón del espectador es una ternura física inseparable de la naturaleza de la animación con plastilina.

Louis B. Hobson de Jam! Movies:

La comedia de plastilina Pollitos en Fuga es exactamente lo que ordenó el médico. Es una aventura ingeniosa y animada que atraerá a los cinéfilos de todas las edades.

Gregory Weinkauf de New Times:

Pollitos en Fuga es el primer largometraje de Aardman Animations de Inglaterra, y la primera película realmente fantástica que DreamWorks ha estrenado.

Continúa leyendo: Las películas animadas más taquilleras de todos los tiempos

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos