Artículos

Avatar: Razones por las que La Leyenda de Korra es mejor que El Último Maestro Aire

Algunos opinan que la aventura de Aang es superior a la de Korra. En este artículo explicamos por qué es todo lo contrario

Todos aman Avatar: The Last Airbender, y el que no lo haga es porque nunca la ha visto y necesita ser guiado por un sabio con urgencia. La serie animada llegó a la pantalla de Nickelodeon en 2005 y rápidamente capturó la atención de chicos y grandes; poco tiempo pasó para que se convirtiera en un programa de culto y quince años después todavía es recordada con cariño por sus fans. Pero, ¿qué hay de Avatar: La Leyenda de Korra? La aventura secuela también posee grandes virtudes, e incluso aventajan con creces a su predecesora. En este artículo presentamos las razones que demuestran su superioridad.

No te pierdas: El live-action de Avatar: The Last Airbender podría convertirse en el show más costoso de Netflix

En redes sociales, grupos y foros de Avatar siempre es posible encontrar publicaciones que evocan la batalla interminable sobre cuál de las dos series es mejor, o cuál de los protagonistas vence al otro. La mayoría de los fanáticos se inclinan por escoger a la primera animación, defienden a muerte la historia liderada por el joven Aang, pero lo cierto es que pocas veces se prestan a debatir con argumentos reales sobre las virtudes de cada serie, poniendo la nostalgia y su cariño por encima de la objetividad.

Avatar: La Leyenda de Korra apareció en la señal de Nickelodeon en 2012, tan solo cuatro años después de haber terminado la primera animación. Los creadores originales, Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko, regresaron para trabajar en la nueva serie junto con algunos otros creativos que también estuvieron presentes en el desarrollo de El Último Maestro Aire. Ante el éxito de la aventura inicial, tan solo fue cuestión de tiempo para que Nickelodeon pidiera más episodios con el siguiente Avatar de la línea.

El resultado fue más que sobresaliente, Avatar: La Leyenda de Korra es un prodigio animado y un viaje que no imita al anterior, pero que llega más lejos. Compuesta por cuatro temporadas, Aire, Espíritus, Cambio, Equilibrio, y un total de 52 episodios; originalmente se pensó como una miniserie de 12 capítulos, pero en vista del éxito logró extenderse durante un par de años más, consolidando su propia marca y demostrando que la historia del Avatar Korra es más notable que la de su encarnación previa. A continuación te presentamos las razones definitivas:

Te invitamos a leer: La leyenda de Korra: Netflix defiende a la serie de haters

Su mundo está mejor construido

El mundo de Korra se basa en del Aang, obviamente, pero no podemos negar que la sofisticación steampunk de la segunda animación supera con creces los rasgos primitivos de la primera. Los creativos diseñaron una nueva aproximación donde el desarrollo tecnológico tiene un papel fundamental, desde los medios de transporte hasta los excéntricos dispositivos utilizados por Asami para convertirla en una no-maestra de cuidado. La modernización en La Leyenda de Korra nos permite un mejor entendimiento de su contexto social, político y económico, logrando una época mucho más interesante que la de Aang. Pero las cosas no terminan ahí.

Avatar: La Leyenda de Korra hace un excelente trabajo expandiendo el Mundo Espiritual, dimensión que no se exploró con demasiada profundidad en El Último Maestro Aire. Mientras que Aang solo visita el plano en algunas ocasiones, la segunda temporada junto a Korra nos baña en su mitología y los habitantes de esa tierra distinta; abordando el delicado tema de la desconexión entre humanos y espíritus, producto de una sociedad que se desarrolla a pasos agigantados y le da prioridad a la industria capitalista. La primera serie apenas y se introduce un poco en el tema, pero La Leyenda de Korra nos sumerge de lleno con la presentación de Raava y Vaatu, los orígenes del Avatar y la fuente de su poder, consolidado en los días antiguos con la primera encarnación, Wan.

Su historia es más profunda y madura

Una cosa queda clara desde el principio de Avatar: La Leyenda de Korra, está dirigida a un público de mayor edad. Los guionista quisieron que la audiencia de Aang tuviera personajes acordes a su crecimiento y nos presentaron a una Avatar de 17 años en la primera temporada, 18 en la segunda y la tercera, y 21 en la cuarta; fue obvio que los tonos infantiles de la primera animación no estuvieron presentes. En la serie secuela el argumento aborda temas como las clases sociales, conflictos socioeconómicos, salud mental, fascismo, discriminación y supremacía racial, cosa que la historia de Aang solamente tocó en los cómics (y con pinzas).

Los villanos son mejores

En Avatar: La Leyenda de Korra ya no hay Guerra de los Cien Años, sin embargo, el mundo es más grande y su complejidad visible. El panorama político es más complicado que en la primera serie, donde el objetivo único de sus protagonistas fue derrotar a la Nación del Fuego liderada por Ozai y sus sueños imperialistas. En este sentido, el villano unidimensional de El Último Maestro Aire, cuyo deseo último era el poder absoluto, es humillado por las numerosas figuras antagónicas que Korra debe enfrentar a su corta edad.

Algunos están de acuerdo en que los villanos de Avatar: La Leyenda de Korra no eran realmente malvados, sino que luchaban por mejorar su entorno, buscando objetivos que inevitablemente terminarían dañando el equilibrio, a la población o la relativa estabilidad de las naciones. Amon, Unalaq, el Loto Rojo y Kuvira buscaban la igualdad entre maestros y no-maestros, la armonía entre espíritus y humanos, la libertad sin el Avatar como figura de autoridad, y la unificación de las tierras, respectivamente; sin embargo, sus métodos basados en el miedo, la violencia o la militarización los convirtieron en figuras a vencer.

Korra es mejor Avatar que Aang

Aang es un personaje maravilloso, un niño carismático, ingenioso, poderoso y leal, junto a él padecimos la gran culpa que sintió por escapar durante cien años de su destino, y nos inspiramos cuando tomó la decisión de no ceder al terror y entregarse a la misión que debe culminar a pesar de su corta edad. Pero aceptémoslo, el viaje de Korra no tiene igual. La joven aceptó su realidad como Avatar desde la infancia, pero jamás imaginó el dolor mental y físico que la vida le exigiría.

El final de la tercera temporada es devastador, representa el cambio definitivo del personaje, pues tras su enfrentamiento con la Orden del Loto Rojo la vemos destrozada a nivel físico, mental y espiritual. Korra se convierte en víctima de la depresión y el estrés postraumático, dando paso a una etapa de gran oscuridad en su interior pero también a su transición como gran líder. Aunque los Avatares protagonistas son excepcionales, el desarrollo de Korra es fácilmente percibido como algo de mayor trascendencia y significado.

Es diversa

Al ser de 2005, Avatar: La Leyenda de Aang no tuvo la oportunidad de dar una buena representación a las personas LGBT, los personajes son todos heterosexuales y las relaciones no son llevadas de la mejor manera. Por fortuna, los guionistas quebraron las barreras y nos entregaron a una poderosa Avatar bisexual que al final de la serie consolida su relación con la chica más bella e inteligente de toda la serie. A pesar de la renuencia de Nickelodeon, Korra y Asami tuvieron una gran aceptación entre el público y su romance es explorado con mayor profundidad en los cómics.

También puede interesarte: Razones por las cuales Avatar: La Leyenda de Aang es mejor que el resto de series animadas

Comentarios

  • Tomatazos (74)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos