Artículos

Dune, de Alejandro Jodorowsky, todo lo que sabemos de la película cancelada

La película que el cineasta chileno intentó hacer realidad a finales de los años 70 pudo revolucionar el cine de ciencia ficción. Esto es todo lo que sabemos del filme que nunca se terminó

Son muchas las películas influyentes, pero son pocas las que logran el mismo efecto sin haberse terminado. O tal vez solo sea una. Dune, de Alejandro Jodorowsky, fue un ambicioso proyecto que de haberse concretado podría haber cambiado al cine para siempre y también revolucionado el género, pero al menos se quedó como una de las grandes películas de ciencia ficción que gracias a sus detalles nos permite imaginar lo que pudo haber sido una joya inexistente del séptimo arte.

No te lo pierdas: Las mejores películas de ciencia ficción de la década según la crítica

El cineasta chileno es conocido por sus filmes experimentales (Santa Sangre - 85%, El Topo - 77%), pero su proyecto más ambicioso hasta la fecha es la adaptación cinematográfica de Dune, la reconocida obra del escritor Frank Herbert , que fue publicada en 1965 y es considerada como una de las mejores historias de su género que se hayan escrito. La novela ganó el Premio Hugo y el Premio Nébula a la Mejor Novela de Ciencia Ficción y con ello elevó su importancia, así que era cuestión que termine en la pantalla grande.

Lo que sí es un tema de debate es si su complicada trama podría convertirse en una buena película. Al menos los detalles del proyecto de Jodorowsky nos hacen creer que pudo ser un mayor éxito que Dune, la película que hizo David Lynch, la cual debería considerarse como una de las peores películas realizadas en la historia del cine, además que fue un fracaso de taquilla y por obvias razones recibida con críticas en su mayoría negativas. Aunque hay que admitir que, como todo en la vida, siempre tendrá detractores y gente a favor.

¿Qué pudo haber sido de Dune con la visión de Alejandro Jodorowsky? A continuación les contamos todos los detalles:

El equipo creativo

El director siempre quiso encontrar un equipo de artistas que no solo compartiera sus ideales, sino que pusieran cuerpo y alma al trabajo. A él le gustaba llamarlos “guerreros espirituales”. Dejando los egos de lado, logró encontrar un equipo que ahora sería la envidia de cualquiera: Dan O’Bannon, que venía de trabajar en la ópera prima de John Carpenter, Christopher F. Foss, conocido por ilustrar portadas de libros de Isaac Asimov , Jean Giraud (también conocido como Moebius) y un tal H.R. Giger que nunca antes había trabajado en un proyecto para cine y que unos pocos años después crearía al xenomorfo de Alien - El Octavo Pasajero - 97%. La imaginación de Jodorowsky debió ser un poderoso imán para Foss, quien no se resistió a participar, como puede verse en la introducción de un libro del artista:

Quería joyas, máquinas-animales, mecanismos del alma... naves nodrizas, antecámaras para renacer en otras dimensiones... colibríes que nos llevan a sorber el antiguo néctar de las estrellas enanas que nos dan el jugo de la eternidad... ruedas escondidas detrás de meteoritos, camufladas como rocas metálicas, para que una gota de vida pase a través de esas franjas galácticas perdidas y apague tanques sedientos con secreciones psíquicas.

Te recomendamos: Dune: Primeras imágenes revelan a los personajes de Zendaya, Josh Brolin y Jason Momoa

El concepto para la película

El equipo creativo mencionado en el punto anterior trabajó por cinco años, con Jodorowsky y Moebius como los encargados del concepto de la cinta. De acuerdo con BBC, se realizó un storyboard que contiene tres mil dibujos que también incluyeron los diálogos que debían decir los personajes, así como también las tomas y la posición de la cámara en el momento indicado. Según el cineasta, de cierta forma terminó filmando la película a través de estos dibujos y asegura haber sacado inspiración de la película Sombras del Mal - 96% de Orson Welles, solo que en lugar de que la cámara se mueva por un pueblo lo haría por todo el universo.

Los actores

Con el storyboard terminado, el siguiente paso fue buscar actores. En el papel de Paul Atreides había puesto a su hijo Brontis Jodorowsky (Nicolas Flamel en Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald - 48%) y para el resto del elenco había conseguido a Mick Jagger, David Carradine, Udo Kier y a Orson Welles. Uno creería que este último hubiese sido exigente, pero la verdad es que aceptó a cambio de una cena. Lo que sí resulta extravagante es que el chileno se interesara por Salvador Dalí , quien tuvo exigencias como que “el trono del emperador debía ser un inodoro con dos delfines” y había pedido la suma de US$100 mil por hora porque quería ser el actor mejor pagado de Hollywood. El director aceptó, pero al final cortó sus escenas para no pagarle más de una hora por su trabajo.

La música

El ambicioso proyecto iba a contar con el rock progresivo de Pink Floyd, que recientemente había lanzado su icónico álbum “The Dark Side of the Moon”. También se habría incluido la colaboración de la banda francesa Magma, que había creado un estilo de música conocido como zeuhl, aunque se la suele colocar como parte del movimiento Rock In Opposition que se refiere a las bandas de rock progresivo y rock experimental que surgieron en Europa durante los años setenta.

Jodoroswky quiso hacer una película de 12 horas

Dune se volvió un proyecto demasiado elaborado y costoso. A finales de 1975 se habían asegurado los últimos US$5 millones que necesitaban, el guión ya se había completado y tanto este como los storyboards se habían impreso en pasta dura. Cada detalles estaba listo, pero para el productor Michel Seydoux el director era un problema. Con todo el trabajo que había hecho durante la preproducción parece injusto, pero se refirió a que el cineasta no quería ceder a lo que pretendían hacer los ejecutivos de Hollywood. Ellos necesitaban que la película durara dos horas como máximo y él creyó que para que fuese una buena adaptación se necesitaban de 10 a 12 horas de metraje. Lo cierto es que no fue culpa de Jodorowsky, y si los ejecutivos querían una ópera espacial de dos horas mejor se hubiesen ido a hacer Star Wars.

Al menos todo el talento y trabajo no se desperdició. Gracias a Dune se reciclaron trabajos y se inspiraron otros, como Flash Gordon - 82% y El Quinto Elemento - 71%, mientras que los artistas involucrados terminaron trabajando en otras películas u obras que les dieron estatus de leyendas. También nos queda el documental Jodorowsky's Dune - 98% como opción para estar más cerca de la película fallida que pudo haber cambiado la ciencia ficción como la conocemos.

Continúa leyendo: Películas de ciencia ficción de los 90 que predecían el futuro

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos