Artículos

RESEÑA | Ahiru No Sora: Un Spokon que no te puedes perder

Si algo nos han dejado los animes basados en deportes, es emoción, diversión, motivación, así como sus protagonistas Sora. Sus historias tienen momentos que aspiran a convertirse, probablemente, en entregas importantes dentro del género

Desde los Supercampeones, SlamDunk, Hajime No Ippo y actualmente con títulos como Haikyu o Daiya No Ace, los animes sobre deportes son bastante populares y no tienen la intención de perder ese reconocimiento, pues a pesar de tener una fórmula muy marcada en sus tramas y personajes, es inevitable no sentirse atrapados por esas características de competitividad y emoción que impregnan en cada una de las competencias que estos títulos representan; además de tener protagonistas con los que todos sentían cierta identificación.

Podría interesarte:El paso del anime por el deporte

El basquetbol cuenta con dos spokones bastante apreciados por el fandom de este género: SlamDunk con Hanamichi Sakuragi como la gran estrella de este anime, y Kuroko No Basuke, una gran adaptación con una animación prolija que era acompañada con momentos inquietantes y emotivos que tenía como protagonistas a Kuroko y Kagame Taiga. Con estas poderosas historias era difícil encontrar algo que pudiera acercarse un poco a estos gigantes, pero afortunadamente parece ser que la modesta Ahiru No Sora puede ser una propuesta interesante.

Ahiru No Sora es una historia creada por Takeshi Hinata y su adaptación al anime estrenó el 2 de octubre del 2019. Actualmente continúa en emisión con 22 episodios.

Sora Kurumatani recién acaba de cambiar de escuela y solo tiene en mente pertenecer al equipo de basquetbol, lamentablemente descubre que prácticamente no existe dicho club deportivo o los integrantes de este club no están en lo más mínimo interesados. Cabe mencionar que nuestro protagonista no goza de una altura promedio que debe tener un jugador de baloncesto, por lo que es motivo de burlas y señalamientos, pero esto no lo detendrá pues tiene la convicción de llegar a jugar en el torneo intercolegial.

Como se mencionó anteriormente, este tipo de historias tienen una fórmula muy marcada, pero lo que distingue y le da gracia a este anime, son sus personajes, cada uno tiene motivaciones interesantes con las cuales es fácil identificarse, es en esa sencillez donde logra brillar con luz propia, Sora, por ejemplo, a pesar del cliché de que por su estatura busca demostrar que es bueno en este deporte, tiene algo más que demostrar y una promesa que cumplir.

Lee también: Series animes en Netflix para ver en maratones

Por otra parte, los otros personajes que acompañan al protagonista también deben ser mencionados: Momoharu Hanazono es un tipo rebelde que solía jugar, pero al verse limitado y hecho a un lado por no poder hacer canastas decidió dejarlo; pero al conocer a Sora, decide regresar a la duela y demostrar que puede competir al más alto nivel. Por otro lado está Kenji Natsume, quien tiene un gran talento, ya que pareciera que solo es un tipo violento pero en el fondo recuerda la gran relación que tenía con su padre, y busca que su hermana lo vea llegar al intercolegial y que se sienta orgullosa de él. También están Yasuhara Shinichi, Ryuhei Nabeshima y Masahiro Saki, ellos entran al equipo para distraerse y convivir con sus amigos, pero poco a poco descubren su gusto por este deporte y comprenden las convicciones de sus compañeros. Finalmente esta Chiaki Hanazono probablemente el jugador que más habilidades esconde, lo que sí es seguro es que es el más divertido. Es interesante descubrir cómo cada una de las personalidades convergen a la perfección y consiguen una gran química. Agregar que sus intereses personales y convicciones crean lazos que funcionan a la perfección en la trama, consiguiendo que empaticen con las situaciones con las que sus personajes pasan. A estos personajes se les une su entrenadora Nao Nanao, y Madoka Yabuchi, integrante del equipo femenil, ambas apoyan al equipo a conseguir sus objetivos; funcionan bastante bien, cada intervención que tienen es divertida y le da un respiro a cada episodio.

Ahiru No Sora no es un anime que reivindica el género, de hecho se siente que nunca busca dar un golpe sobre la mesa ni que navegue con una bandera que diga ¡soy el mejor anime deportivo!, su trama es simple y el tema deportivo está presente, es decir, la evolución como deportistas es constante, los momentos emotivos están ahí y funcionan; pero lo que le da ese toque especial es el concentrarse en que todo gire en sus personajes, sus aspiraciones, la convivencia entre ellos, motivaciones y no en un partido de basquetbol, o el que lleguen a una campeonato nacional, sino en cumplir promesas personales o cumplirlas para esas personas que son especiales.

El diseño de personajes es muy bueno, la animación es aceptable, no logra tener un momento que sea bastante destacable, pero probablemente es debido a que la serie todavía es joven y lo mejor está por venir.

También podría interesarte: Makoto Shinkai, el nuevo Hayao Miyazaki

Ahiru No Sora está siendo transmitido por el servicio de streaming Crunchyroll, una opción viable para todos aquellos que gustan del género deportivo. Vale mucho la pena, más cuando se explotan las características de todos sus personajes.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos