Artículos

The Batman: Errores al adaptar a Catwoman que Matt Reeves no debe cometer

La antiheroína es uno de los personajes recurrentes en los cómics y adaptaciones del Caballero de la Noche y sus numerosas apariciones deberían facilitar el trabajo del nuevo director sobre lo que no debe hacer.

La antiheroína de DC siempre es una opción popular para las adaptaciones live-action cuando se requiere de la presencia de algún otro personaje importante de los cómics de Batman, ya sea por fan service, para sorprender al público (que vendría a ser algo similar) o porque Selina Kyle realmente es de importancia en la historia del director y guionista de turno. El hecho de que Catwoman sea uno de los personajes femeninos más habilidosos del universo DC siempre la hace una adición interesante al elenco, pero no siempre su retrato ha sido el más correcto en comparación con el material original.

No te lo pierdas: The Batman | Lo que Matt Reeves podría aprender de las películas animadas

Es grande la popularidad que ha tenido en las viñetas, y nada la ha detenido, ni siquiera cuando en la década de 1950 se prohibió su aparición en las publicaciones impresas debido a que la Asociación de Revistas de Cómics de América, en su Autoridad del Código de Cómics, señalaba que los criminales no podían ser presentados de manera glamorosa o en una posición que genere el deseo de emulación (vía CBR). Por ese motivo desapareció de las historias de Batman en 1954 y regresó recién en 1966.

Catwoman siempre viene bien para cualquier intención de una nueva adaptación, ya que puede actuar como interés amoroso del personaje central y además traerle problemas como cualquier otro criminal. Eso no ha impedido que en las adaptaciones llegadas a la pantalla grande todo haya sido perfección, y los directores se han tomado unas cuantas licencias que los han llevado a cometer errores en las versiones presentadas de la antiheroína. Afortunadamente, Matt Reeves tiene varios ejemplos de donde puede sacar conclusiones y hacer que Zoë Kravitz sea superior a sus colegas.

No tiene superpoderes

En algunas adaptaciones tiene nueve vidas, por lo que vemos cómo es asesinada y revive, por las razones que sean, con implicaciones medio sobrenaturales. En la realidad, es decir en los cómics, es lo opuesto: ella solo ha recibido un excelente entrenamiento, y al igual que Batman ambos son sobrevivientes y saben defenderse muy bien, sin tener que recurrir a sustancias radioactivas, gases tóxicos o cualquier otra situación loca con la excusa de darle poderes.

Te recomendamos: Batman: Todo lo que sabemos sobre la película de Darren Aronofsky

Catwoman no es una asesina

En su aparición en los cómics, la antiheroína no es como otros villanos del Hombre Murciélago que matan a todo el que se cruce en su camino, aunque en una ocasión una historia jugó con sus lectores al hacerles creer que ella asesinó a más de doscientos miembros de una organización terrorista luego de enterarse que estos mataron a ciento sesenta personas en un incendio en un orfanato. Varios números después ella misma revela que no fue la asesina, pero se atribuyó el crédito para que nadie encuentre a la verdadera culpable. En cambio, en las películas no teme matar. Ha electrocutado gente, y en una de las últimas adaptaciones le dispara a Bane a quemarropa.

No siempre tiene que actuar como gato

Tim Burton se tomó en serio la palabra “cat” en Catwoman, pero no ha sido el único en conseguir que su actriz se pase maullando por allí como si realmente fuera un gato, solo que él llegó al extremo en más de una escena, incluyendo aquella en la que se disponía a comer a un ave que había sacado de una jaula. Más allá de sus acrobacias, su traje y un ocasional maullido, ella no se vuelve una imitación de un gato en el material original.

Prefiere trabajar sola

Nunca se ha caracterizado por trabajar en equipo y más bien se la ha conocido siempre por trabajar por su propia cuenta, siguiendo su causa y la de nadie más. Sin embargo, en adaptaciones live-action termina juntándose con alguien más en una misión. Lo hizo en la producción de 1966, cuando se reunió con el resto de villanos para hacerle la vida imposible a Batman y Robin, mientras que en las películas de Christopher Nolan parecía compañera de Batman, lo cual no tiene mucho sentido cuando sabemos que ella prefiere estar en lo suyo sin compañía.

Es muy inteligente

Es, de hecho, brillante. Esto es algo que las adaptaciones cinematográfica no han entendido y no le dan la oportunidad de demostrar que Batman no es el único que puede impresionar a la audiencia cuando usa su cerebro. Ella es la única que se podría comparar con él en ese sentido, al poder memorizar datos y otro tipo de información que puede usar a su favor en otro momento, además de sostener conversaciones inteligentes mientras sus víctimas no se dan cuenta que en realidad les está robando. Nos gustaría ver esto en la nueva película.

No suele usar su sexualidad a favor

Decir que no estuvo pensada desde su creación como un personaje que siempre debe verse sexy es mentir, pero como mencionamos, Catwoman es mucho más que eso. Es muy inteligente, estratégica y prefiere usar estos recursos que llamar la atención con su cuerpo. En cambio, en las películas se ha exagerado demasiado, al punto de hacer que todo movimiento del personaje sea más de carácter sexual que de otra cosa. Ella no necesita eso para conseguir lo que quiere.

Usar tacones es lo menos práctico

Tanto en los cómics como en el cine sí los ha usado. Sin embargo, en todas las adaptaciones las actrices sí los han usado (y hasta con los dedos al descubierto) y no es la decisión más lógica teniendo en cuenta que Selina Kyle siempre está irrumpiendo en lugares y peleando contra algún otro criminal o el mismo Batman. Además, no creemos que hacer piruetas o subir a los techos con este tipo de zapatos sea algo que realmente puede hacer sin lastimarse en el proceso.

Es una maestra del disfraz

No nos referimos específicamente a los diferentes trajes que ha portado en su historia, sino a su capacidad de engañar. En los cómics consigue camuflarse con todo tipo de atuendos, incluyendo el de una anciana, para engañar a todos y lograr lo que se propone (es muy probable que robar alguna joya), pero en las adaptaciones no se suele usar este recurso, y cuando lo usó en la producción de 1966 nadie se lo creyó y Batman se dio cuenta desde el primer momento. No cabe duda que esto es algo que Matt Reeves podría aplicar.

No busca venganza

La adaptación de Tim Burton y su película en solitario la mostraban como una villana lista para devolver el favor a quienes la habían matado. Desde el comienzo, Catwoman nunca se ha caracterizado por ponerse el traje para salir en busca de venganza, simplemente sale a robar y de vez en cuando para hacerse la dramática (o trollear a Batman), pero porque ese siempre ha sido su estilo.

Continúa leyendo: Batman 3, de Tim Burton, todo lo que sabemos de la película cancelada

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos