Artículos

RESEÑA: Judy | El icono que su propia industria asesinó

La historia de la intérprete es una fábula sobre lo que pasa cuando el abuso a las mujeres es permitido

Nada resulta más llamativo que la caída de un ídolo. El mundo de los entretenimiento está lleno de historias sobre artistas que sucumben ante el peso de su grandez y una de ellas parecía ser la de Judy Garland, la mítica actriz mejor recordada como Dorothy en El Mago de Oz - 99%, pero Judy - 79%, la biografía de la estrella parece más bien apuntar al abuso que sufrió por décadas a manos de los ejecutivos de la industria.

No te pierdas: Películas y actuaciones que ya suenan para el Óscar 2020

Ambientada en los últimos años de la vida de la cantante, Judy ver a la señorita Garland (Renée Zellweger) comenzar una serie de conciertos en Londres para poder pagar los gastos de su divorcio y una casa que le permita mantener la custodia de sus dos hijos menores. Inundada en inseguridad, desconfianza en la gente que la rodeaba y presionada por el miedo a perder su familia, debe encontrar una forma de hallar un exitoso regreso a los escenarios.

Dirigida por Rupert Goold, este filme se sostiene completamente en la interpretación de Zellweger, quien se consolida en el perfecto lugar entre la imitación y la interpretación y traer de regreso al icono del cine durante dos horas. Aunque lejos de evitar los clichés de las ahora tan populares biopics, Judy - 79% consigue aportar algo al género al abordar sin temor los hechos que llevaron a la cantante y actriz a caer en el abuso de sustancias.

Lo que hace destacar al filme es que usa la vida de Garland como el ejemplo perfecto del problema hollywoodense que del que apenas nos estamos volviendo más conscientes: la violencia contra las mujeres. El filme no teme regresar a los años formativos de la cantante, en los que había comenzado su contrato con MGM, para revelar el extenso horario que se le obligaba a cubrir, la estricta dieta a la que se le sometió, el uso de pastillas para dormir y aguantar los horarios y el poco cuidado que encontraba en su madre.

Estos flashbacks a la inhumana infancia de Judy son una mezcla entre recuerdos de días específicos, como su cumpleaños, con sets de películas en las que participó. De este recurso se vale Goold para sugerir que la cantante jamás distinguió entre su vida personal y su vida en el set y que ambos ámbitos eran inseparables desde que era ella muy joven. El acoso sexual también se hace presente cuando Louis B. Mayer, el ejecutivo del estudio, le pone la mano en los senos durante una conversación en privado y la presiona para firmar su contrato.

Te recomendamos: Cantantes que se merecen una biopic musical

El filme básicamente retrata a Garland como el claro ejemplo de las consecuencias que tiene este tipo de abusos y violencia cuando pasan desapercibidas o por “normales”. Antes de llegar a los 50 años de edad, la actriz tiene problemas para dormir, una terrible ansiedad y una inseguridad que la hace paralizarse de nervios antes de sus presentaciones o pero todavía: recurrir al alcohol para calmarse.

No podría contarse la historia de Judy sin música y, afortunadamente, Zellweger grabó sus propias versiones de clásicos como “The Trolley Song” y “Somewhere Over The Rainbow”, por supuesto. Esto le añade un nivel más a su interpretación y aunque son contados, el uso de la música tiene siempre un contexto narrativo dentro del que explica el momento por el que la protagonista está pasando y están filmadas, durante esta serie de conciertos en un teatro, de tal forma que enaltecen la caracterización de su protagonista.

El pecado más grande del filme es que el libreto es demasiado convencional. Carece de la fantasía de Rocketman - 83%, por ejemplo, y se queda con una estructura que para algunos seguro resultará predecible. Ha habido ruido para que la protagonista llegue a al temporada de premios y, aunque es demasiado temprano como para decir algo definitivo, la interpretación merece una nominación y quizá se quede corta de la victoria por la falta de una escena contundente en el libreto que le permita a Zellweger lucir su trabajo con la intensidad necesaria.

Judy - 79% se estrenó en México en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos, pero todavía no tiene fecha de estreno comercial.

Continúa leyendo: Rocketman | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos