Artículos

DocsMX 2019: Celso Piña. El rebelde del acordeón

Un digno homenaje a un artista que traspasó fronteras y sentidos con su música

Artículos

DocsMX 2019: Celso Piña. El rebelde del acordeón

Un digno homenaje a un artista que traspasó fronteras y sentidos con su música

POR Kevin de León -

Como parte de las actividades de la 14° Edición de DocsMX, se proyectó en La Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, el documental Celso Piña. El rebelde del acordeón. La película dirigida por Alfredo Marrón, repasa durante sus 85 minutos los orígenes y la trayectoria del icono de la cumbia regia. A través de entrevistas al artista, conciertos y material de archivo, se exploran aspectos íntimos que muchos, incluso sus fans, desconocían.

También lee: DocsMX 2019 Inaugura su decimocuarta edición con #Female Pleassure

Al inicio, el documental nos transporta a Monterrey, lugar en el que creció Piña. Nos adentran en un contexto donde se muestra la importancia de los sonideros y la manera en que la cumbia ha cautivado a la cultura popular. En especial, se hace hincapié en la cumbia colombiana. Este género musical fue adoptado principalmente por sectores marginados, quienes la utilizaron con orgullo como estandarte y transcendió más allá, hasta formar parte de sus formas de vestir e identidades.

De la misma manera, dentro del documental, se reconocen los estigmas que carga la música de cumbia para quienes la escuchan. Pues muchas veces se ha asociado también a algo 'corriente' o exclusiva de los barrios bajos. Sin embargo, el documental se encarga de aclarar esta cuestión para liberar al género musical de la discriminación que la rodea, ahondando en sus orígenes y sustentándose en los conocimientos de expertos de la industria musical.

La película presenta su primer punto de giro desde que comenzamos a conocer la historia de Celso Piña y los días en que la música de cumbia era un mito en el lugar en el que él vivía. Un género que además de poco conocido también tenía una nula aceptación en el Norte de México. Con dificultades económicas y ante la inquietud por aprender música, su padre, don Isaac Piña, le consiguió un acordeón de dos cuerdas, el cual Celso tuvo que aprender a tocar de manera autodidacta.

Podría interesarte: Los Cabos 2019: Robert De Niro inaugurará con The Irishman su octava edición

El músico señalaba a Alfredo Gutiérrez, como su maestro virtual, ya que su proceso de aprendizaje consistió en encerrarse en un sótano improvisado dentro de su casa, junto a una consola donde reproducía una y otra vez los acetatos de "El monstruo del acordeón", incluso tales discos de vinil llegaron a rayarse de tanto repetirse. Empeñado en demostrarse a sí mismo que podía aprender a tocar haciendo uso de su oído, fue como Piña empezó a sacar sus primeros acordes y a entender el uso y los sonidos del acordeón.

No obstante, ante una baja popularidad de la cumbia en Monterrey, este artista tuvo que pasar alrededor de cuatro años de rechazo y burlas junto a sus hermanos, a quienes él mismo se encargó de involucrar en la música para tocar juntos. Su padre también se sumó componiendo canciones para el músico. En la cinta, se subraya que definitivamente existió una unión y un apoyo familiar para cumplir metas musicales, pero esto no resultó suficiente para el público de la escena local.

Finalmente, fueron los barrios populares quienes demostraron interés y se sintieron identificados con su música. Ante dicha aceptación, Celso graba su primer disco en la Ciudad de México, a pesar de que la producción contó con la participación de grandes músicos, tuvieron que pasar dos años después del lanzamiento para que Piña notara los resultados de sus esfuerzos. Un día común, a manera de sorpresa, escuchó en la radio una de sus canciones.

Semanas más tarde, su fama crecía como la espuma. La prensa finalmente reconocía y aceptaba su música, pero la total aceptación ocurrió cuando el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, bailó junto a su esposa Mercedes Barcha las cumbias de Celso Piña. A partir de ese momento la elite demostró un gran interés por sus canciones. La música del regiomontano pasó a formar parte de la cultura popular.

La película, narra con acierto y buen ritmo en el montaje, el acenso al éxito de un músico que comenzó su historia en una situación muy humilde, con un acordeón que le cambió la vida y que después lo llevaría a tocar en escenarios de ciudades como Rennes, Francia, Buenos Aires Argentina o su querida Bogotá, Colombia. Es una historia con un personaje que se sostuvo en la perseverancia para llegar a donde quiso.

El documental muestra entrevistas a periodistas, productores musicales, investigadores y músicos, quienes reconocen a Piña como un icono de la música cumbia y de la cultura popular. Además de subrayar las peculiaridades que lo llevaron a ser pionero dentro de este género. Entrevistas al músico y material de archivo en aspecto 1:1 que nos sumergen en un estado muy íntimo, para conocer de cerca a un artista que a poco más de dos meses de su partida, sigue poniendo a todos a bailar sin importar ''Los caminos de la vida''. Un digno homenaje a un músico que traspasó fronteras y sentidos.

Para disfrutar los documentales que ofrece DocsMX en su decimocuarta edición, puedes consultar la programación completa en docsmx.org, el festival continúa con sus actividades hasta el 19 de Octubre del presente año.

No te vayas sin leer: Festival de Morelia 2019: Willem Dafoe será Invitado de Honor y presentará The Lighthouse

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos