Artículos

El Rey León | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Tan extraña e incapaz de conectar con sus espectadores como impresionante en su apartado visual. El nuevo Rey León de Disney parece confirmar dos cosas: los indiscutibles avances de los efectos visuales, así como la incapacidad del estudio no sólo de contar nuevas historias sino de recontar sus propios clásicos.

La nueva versión del clásico animado número 32 de los estudios Disney, El rey león - 40%, estrenada en 1994, destaca más por ser un despliegue visual realmente impresionante que por su capacidad de conmover y adaptar de forma orgánica a un grupo de leones inmersos en una historia de tintes shakesperianos. Dirigida por Jon Favreau esta adaptación, apoyada en gran medida en la animación digital, sorprende por el elevado grado de avance de los efectos visuales alcanzado hasta el momento. Sus entornos, las pieles, los pelambres, los ojos e incluso las micro-expresiones de sus personajes, consiguen de verdad sumergirnos en ese salvaje entorno a

Podría interesarte: El Rey León, de Roger Allers y Rob Minkoff, ¿qué dijo la crítica de este clásico?

La historia central del Rey León de Favreau es completamente la misma a la de su versión clásica: el nacimiento de Simba (a quien pone voz Donald Glover), el pequeño cachorro de león, trae consigo la alegría entre todos los animales de la sabana africana gobernados por el sabio rey Mufasa (vuelto a interpretar por James Earl Jones)… o casi todos, pues al mismo tiempo que dicho suceso es celebrado por la mayoría, en el interior de Scar (interpretado por Chiwetel Ejiofor), hermano del rey y el anterior heredero natural al trono, crece un sentimiento de rencor y desprecio hacia el nuevo integrante de su familia. Tras poner en marcha un despiadado plan para adueñarse de lo que cree es de su legítima pertenencia, Scar logra desterrar a un Simba asustado y lleno de culpas de su propio reino, mismo al que sólo regresará tras enfrentar un camino de autodescubrimiento que no sólo lo reconectará con él mismo, sino también con el espíritu de quien más ha admirado durante toda su vida, su propio padre.

Entre otras voces adicionales que esta película reúne podemos encontrar las de Alfre Woodard en el papel de Sarabi, Seth Rogen como Pumbaa, Billy Eichner (Timon), John Oliver dando voz a Zazu, Beyoncé Knowles a Nala, Keegan-Michael Key a Kamari y Florence Kasumba a Shenzi.

No obstante a la incuestionable aportación de los efectos visuales, su más grande virtud es también muchas veces uno de sus puntos más débiles. Estamos pues ante un Rey León que se percibe raro: incapaz de generar las emociones adecuadas en el momento que la historia lo requiere, falta de emotividad, creatividad narrativa e incluso, en palabras de la crítica, imaginación y creatividad.

Lee también: El Rey León: Jon Favreau escondió una toma real para ver si el público la encuentra

Repasemos a continuación la siguiente recopilación de críticas respecto a este filme:

En palabras de Michael O'Sullivan de Washington Post:

Sí, esta película es un safari a shadowland… Y es lo suficientemente profunda como para darle a un gato un poco mayor de edad algo en lo cual hundir sus dientes.

Rafer Guzman de Newsday opina:

Lo que siempre deslumbra son sus efectos visuales, desde la contracción más pequeña de una oreja hasta el asombroso espectáculo de los ñus en estampida.

William Bibbiani escribe para The Wrap:

A veces es fascinante, con frecuencia es ridícula y, a veces, como cuando un animal increíblemente realista muere en la pantalla frente a ti mientras que su único hijo llora por él, es algo grotesca.

David Ehrlich de Indie Wire aporta:

Un autorretrato bien interpretado, pero en la bancarrota creativa de un estudio cinematográfico que se come su propia cola.

Para New York Magazine / Vulture, Bilge Ebiri comenta:

Es un recordatorio conmovedor de lo que se puede lograr con todo el talento (y el dinero) en el mundo, así como una historia de advertencia de lo que puede suceder cuando no hay una visión para unirlo todo.

Dana Stevens redacta en Slate:

La combinación romántica para producir un heredero legítimo al trono es agradable y todo, pero se destruye por los secuaces de su propia ambición venal (vendible), aquí: el verdadero ciclo de la vida.

Del San Francisco Chronicle, Mick LaSalle resalta:

Una película que es impresionante de ver, incluso inspiradora por momentos, pero dramáticamente extraña.

Barry Hertz destaca lo siguiente desde Globe and Mail:

Hay un montón de maravillas que se ofrecen en esta versión de El Rey León, pero poca imaginación.

John Wenzel del Denver Post señala:

Se cuenta mejor que el horrible remake live-action de Aladdin estrenado en mayo. No obstante esto no dice mucho. La mayoría de los espectadores encontrarán a este Rey León como un dulce visual o un valle asombroso. Sin mucho más en el medio.

En tanto que Katie Walsh, colaboradora de Tribune News Service, escribe:

Un grupo de grandes felinos que simplemente no están cortados para adaptar a Hamlet, por loco que sea tener que decir eso.

También podría interesarte: El Rey León: featurette revela la nueva versión de Hakuna Matata

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos