Artículos

Cannes 2019: Parasite ya tiene primeras críticas y son positivas

El maestro coreano regresó a Cannes en un nuevo intento por la Palma de Oro. La crítica lo recibió con los brazos abiertos y opiniones muy favorables hacia su nuevo filme

Joon-ho Bong regresa a Cannes tras dos años de haber iniciado -de forma involuntaria- la batalla entre el festival francés y la plataforma de streaming Netflix, con su película Okja - 86%, que por ahora parece no encontrar tregua. Ahora vuelve a pasar por la Selección Oficial con Parásitos - 100%, una cinta con la que se mete en la lucha de clases sociales desde otra sátira oscura y demoledora, digna de su filmografía.

No te lo pierdas: Cannes 2019: Alejandro González Iñárritu es nombrado Comandante de la Orden de las Artes y las Letras

La llegada de una nueva película del director coreano siempre es motivo de gran expectación. Parasite cuenta la diferente realidad de dos familias: una de clase baja, que vive en un sótano lleno de insectos, roba el wi-fi de los vecinos y sobrevive doblando cartones para una pizzería; y otra de clase alta que puede darse el lujo de tener empleadas domésticas y la mejor casa que alguien pueda soñar con tener.

Todo se vuelca cuando el hijo de la familia de clase baja reemplaza a un amigo para dar clases de inglés a la hija de la familia de clase alta. A partir de ahí los dos mundos se encuentran y los miembros de la familia de escasos recursos termina trabajando para la segunda.

Los comentarios de la crítica son muy positivos y destacan la labor del también director de El Expreso del Miedo - 95% como un gran acierto que, como él mismo define, tiene en las escaleras de la locación donde transcurre el filme una metáfora clave sobre el estatus social jerárquico y el materialismo en una película que considera como comedia negra.

Te puede interesar: Cannes 2019: Once Upon a Time in Hollywood ya tiene calificación de la crítica

Para la crítica, Parasite es más coherente que sus anteriores trabajos, y representa un golpe oportuno que resonará en estos tiempos financieramente difíciles y políticamente polarizados. De su comentario social aseguran que convierte al maestro coreano en un impiadoso observador de las desigualdades que genera el capitalismo, en una película que definen como una extraña comedia negra sobre estatus social, aspiración, materialismo, la unidad familiar patriarcal, y las personas que aceptan la idea de tener (o arrendar) una clase de servicio.

La edición 72 de Cannes se trata del segundo intento de Bong Joon-Ho en la competencia por la Palma de Oro. La primera vez participó con Okja y en esta ocasión se enfrenta a películas de cineastas de la talla de Quentin Tarantino, Terrence Malick, Jim Jarmusch y Pedro Almodóvar.

Estas son las críticas a Parasite:

Peter Bradshaw de The Guardian:

La película quizás podría ser un poco más magra y mezquina, y entregar su riesgo y recompensa con más acierto. Pero es una película agradable, elegante y escabrosa sobre una mezcla de servidumbre y engaño que es un tema interesante en el cine coreano. Es una extraña comedia negra sobre el estatus social, la aspiración, el materialismo y las personas que aceptan la idea de tener una clase de servicio.

Stephen Dalton de The Hollywood Reporter:

Al igual que gran parte del trabajo de Bong, Parasite está planeada en su comentario social. El tratamiento en gran parte naturalista puede alienar a algunos de sus constituyentes fanáticos de fantasía. Dicho esto, este espinoso drama contemporáneo aún se siente más coherente y tonalmente seguro que Snowpiercer u Okja, y presenta un golpe oportuno que resonará en nuestros tiempos financieramente difíciles y políticamente polarizados.

Jessica Kiang de Variety:

Este es el trabajo más formal y pulido que hemos visto de Bong: A diferencia del género de "The Host", el relato se cambia tan perfectamente de un estado de ánimo a otro, que las uniones son casi imposibles de encontrar.

Jonathan Romney de Screen Daily:

Esencialmente una comedia negra cargada de giros en modo invasión doméstica, con una rica racha de sátira social escabrosa, Parasite es una delicia maligna de principio a fin, con un sentido de maldad y un brío cinematográfico que muestra a Bong disfrutando del control al estilo de Hitchcock. Las posibilidades de exportación son sólidas, al igual que las de remake. Puedes imaginar la diversión de un director malévolo al trasladar esta historia a Beverly Hills.

David Ehrlich de IndieWire:

El director se refiere a su nueva película, diabólicamente bien elaborada, como una "tragicomedia familiar", pero lo mejor de Parasite es que nos da permiso para dejar de tratar de clasificar sus películas en cualquier tipo de taxonomía preexistente. Con Parasite, Bong finalmente se convierte en un género para sí mismo. Abandonando los elementos de ciencia ficción que han definido su trabajo reciente a favor de una historia de la vida más arraigada (pero no menos excéntrica) a la luz del capitalismo tardío, la última de Bong ofrece otra parábola compasiva sobre cómo la sociedad solo puede ser tan fuerte como sus personas más vulnerables.

Continúa leyendo: Cannes 2019: Matthias and Maxime, de Xavier Dolan, ya tiene calificación de la crítica

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos