Artículos

John Wick 3: Parabellum | Un elegante exceso de violencia

La trilogía del personaje que revivió la carrera de Keanu Reeves es el festival de asesinatos que los fans desean

Va a ser muy difícil que los productores y creadores de Otro Día Para Matar - 85% superen lo que han conseguido con John Wick 3: Parabellum - 98%. Mientras que la cinta original tiene el encanto de ser la primera con su combinación única de acción estilizada, acrobacias reales y la de la premisa más trágica y que genera más empatía con el público, la tercera película de la saga no sólo triplica los trucos y los asesinatos de sus antecesoras con secuencias de acción que quitan el aliento, sino que profundiza en la mitología detrás del personaje titular para presentar a los fans un mundo más completo y de un panorama más amplio.

No te pierdas: Keanu Reeves se convirtió en el héroe de los pasajeros de un avión accidentado

Dirigida, una vez más, por Chad Stahelski, John Wick 3: Parabellum comienza unos minutos después de la conclusión de John Wick 2: Un Nuevo Día para Matar - 89% con un John Wick (Keanu Reeves) perseguido y excomulgado después de romper el código de asesinos y destruir el santuario del hotel Continental. La High Table, la liga de asesinos más importante del mundo, va por su cabeza. John Wick 2: Un Nuevo Día para Matar marcó una evolución estética desde la salida de David Leitch y el director de fotografía Jonathan Sela (quienes continuaron su colaborando en Atómica - 76%, Deadpool 2 - 85% y en Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw), Parabellum funciona como una extensión de la anterior, pero aquí todos está en contra del antihéroe, situación que lo obliga a buscar nuevas alianzas en diferentes partes del mundo para salvar su cuello que tiene un precio de 14 millones de dólares.

El filme es en definitiva un mérito a la dirección y creatividad de Stahelski y Reeves. Uno pensaría que existe un límite de veces en las que un espectador puede ver morir a balazos o navajazos a criminales a sueldo, pero la cinta empuja esas limitantes y las recrea de una manera que resultan entretenidas y originales. Parabellum tiene otro acierto. Cuestiona por vez primera qué es lo que hace que Wick siga con vida a toda costa, sobre todo si recordamos que en la primera cinta perdió lo que lo motivaba a vivir. Su respuesta raya en lo poético y rudo de la fama que lo precede.

Te recomendamos: Keanu Reeves, sus mejores películas en el Tomatómetro

El único problema real con John Wick 3: Parabellum - 98% es que está confeccionada para los fans del personaje. Difícilmente, el público poco ávido e interesado por la acción o la violencia saldrá satisfecho del torbellino de balas y dagas que presenta el filme sin sentirse desorientado por lo que sucede a nivel narrativo. En todo caso, la trama no es más que un pretexto para poner a la estrella principal a recibir y soltar golpes y disparos, pero de una forma retorcida ese es también su encanto, con coreografías cada vez más complejas y extravagantes.

Un elemento destacable es el sentido del humor. El guión conoce muy bien las exageraciones de su historia y las explota a su favor. A nivel técnico, no hay duda de que Reeves tiene la misma capacidad física que lo convirtió en una estrella de la acción hace ya por lo menos dos décadas.

Temáticamente, quizá uno podría encontrar en la saga un subtexto sobre lo interminable de la venganza y lo inescapable que resulta librarse de la violencia una vez que se cede ante ella. Otro equilibrio bien conseguido del filme es que sus momentos más crudos no llegan al gore y la falta de sensibilidad que ese género con frecuencia trae consigo, sino que se queda en el tipo de violencia que pese a no resultar sangrienta obliga al espectador a mirar a otro lado para evitar el trauma de, por ejemplo, ver una navaja atravesar el ojo de una persona.

John Wick 3: Parabellum - 98% es un festival de violencia elegante que cuida, con minuciosa precisión, cada herida, movimiento y disparo que sus personajes reciben o provocan. Conforme el lienzo de su mitología se expande con nuevas alianzas que no parecen presentar límites ante las posibilidades del personaje titular para sobrevivir y añadir cuerpos a la gran pila de cadáveres sobre la que esa supervivencia está construida y a los fans esa idea les va a fascinar: John Wick 3: Parabellum - 98% propone una película principalmente visceral.

Continúa leyendo: Will Smith confiesa que rechazó el papel de Neo en Matrix y se arrepiente completamente

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos