Artículos

Actores que odiaron a los directores con los que trabajaron

En el mundo del cine no todo es alegría, algunos intérpretes tuvieron que enfrentarse a cineastas abusivos y ególatras. Aquí algunos casos

Trabajar en Hollywood se escucha como un sueño. Muchas personas se imaginan que establecer un lazo con la industria del cine estadounidense debe ser una experiencia suprema, sin embargo, los actores y directores son personas como nosotros y en algunas ocasiones deben levantarse muy temprano por la mañana para realizar algún trabajo con individuos poco afines a ellos. Las personas no son iguales en varios sentidos, en ocasiones las formas de ser pueden chocar y traer problemas al set de rodaje.

No te pierdas: Actores que odiaron a los personajes que interpretaron

Seguramente alguna vez te enteraste por ahí que con tal director o actor es imposible trabajar, y claro, las exigencias desmedidas en el plató pueden desbocar a cualquiera. A veces las ideas se estrellan unas contra otras y las concepciones que se tienen respecto a un proyecto puede diferir enormemente entre los miembros, eso enriquece completamente al cine, la disparidad pero también la semejanza. No obstante, cuando las tensiones son demasiadas es probable llegar a un punto irreconciliable y hasta violento.

A continuación, te presentamos algunos casos de actores que simplemente no pudieron conectar con sus directores y terminaron manejando relaciones bastante tensas durante los procesos de grabación.

Edward Norton y Tony Kaye en Historia Americana X

Conocemos bien la reputación de Edward Norton, es un actor perfeccionista que entrega todo de sí mismo a la hora de interpretar. Durante el rodaje de Historia Americana X - 83%, el director Tony Kaye se interesó más de lo normal en sus deberes fuera del proyecto, situación que no agradó a Norton, quien acabó tomando el control de la edición final de la película. Por supuesto, esta acción no fue bien tomada por Kaye y repudió la cinta.

Te invitamos a leer: Actores de reparto que se convirtieron en leyendas

Robert Downey Jr. y David Fincher en Zodiaco

David Fincher es uno de esos directores exigentes que no perdonan la holgazanería, sus películas desafiantes y complejas le han otorgado la reputación de cineasta de cuidado. Su método es tan exhaustivo que las grabaciones de Zodiaco - 89% se convirtieron en un auténtico suplicio para los involucrados pues los horarios eran agotadores y algunas escenas necesitaban más de setenta tomas para ser completadas. Robert Downey Jr. se molestó y a manera de protesta colocó vasos con orina por todo el set, algo muy apropiado en realidad.

Megan Fox y Michael Bay en Transformers

Michael Bay es un director muy simple, eso es obvio. En su saga de Transformers destacan más las secuencias de explosiones que la historia misma. Fue severamente criticado por Megan Fox durante las grabaciones por tomarla desde ángulos provocativos que la hacían lucir más como un objeto que como persona; hasta Shia LaBeouf se unió a los reclamos. Lo cierto es que no estaban equivocados. Megan dejó la franquicia en Transformers 2: La Venganza de los Caídos - 19% y la audición de su remplazo, Rosie Huntington-Whiteley , fue simplemente caminar. Está claro que Bay ve a sus personajes femeninos como meros adornos.

Debbie Reynolds y Gene Kelly en Cantando Bajo la Lluvia

Aunque los musicales puedan parecernos la cosa más maravillosa del mundo, Debbie Reynolds sufrió bastante con su intervención en Cantando Bajo la Lluvia - 100%. Muy a menudo, Gene Kelly, director y coprotagonista, insultaba su habilidad como actriz y bailarina a tal punto que en una ocasión se le encontró llorando bajo un piano. El número “Good Morning” tardó once horas en ser grabado y para el final los pies de Debbie estaban sangrando.

George Clooney y David O. Russell en Tres Reyes

Esta película causó una gran polémica mientras se rodaba. Los ejecutivos estaban realmente asustados de que el tema de la cinta pudiera generar alguna reacción terrorista y por ello exigieron un presupuesto menor, un rodaje más corto y, de alguna manera, menor violencia y más acción. Estas demandas enfurecieron a David O. Russell, quién comenzó a descargar su ira con otros miembros de la producción. En una ocasión trató tan mal a un extra que George Clooney tuvo que intervenir y ambos terminaron en un violento enfrentamiento en el cual el actor intentó ahorcar al director con las manos.

Faye Dunaway y Roman Polanski en Barrio Chino

Faye Dunaway siempre ha tenido la reputación de ser una actriz difícil y Roman Polanski un director controlador; cuando ambos se encontraron en el set de la clásica Barrio Chino - 98% los problemas no tardaron en aparecer. En una ocasión, Polanski se acercó a Faye y le arrancó un cabello sin advertirle debido a que estaba reflejando luz, ella abandonó el set completamente iracunda. En otra oportunidad, a la intérprete se le negó una autorización para ir al baño, por lo cual decidió hacer sus necesidades en una taza y después las arrojó en la cara de Polanski.

Shelley Duvall y Stanley Kubrick en El Resplandor

Esta película de culto es una indispensable del horror, pero el género transgredió la cuarta pared para Shelley Duvall, quien vivió una auténtica pesadilla en las grabaciones. El director creó intencionalmente un ambiente opresivo para la actriz, no la felicitaba por su trabajo y dio indicaciones a todos los colaboradores del set para que no establecieran amistad con ella, además, el rodaje tardó más de un año ininterrumpido. La pobre Shelley terminó más estresada y aterrorizada que la misma Wendy.

Gene Hackman y Wes Anderson en Los Excéntricos Tenenbaums

Los actores sueñan con encontrar papeles hechos a su medida, o mejor aún, encontrar directores que escriban papeles exclusivamente pare ellos. Lo anterior no es el caso Gene Hackman, él odia justamente eso, pero Wes Anderson hizo caso omiso a esta indicación y le dio un rol de ese tipo en Los Excéntricos Tenenbaums - 80% con resultados catastróficos. Hackman fue tan grosero e intimidante en las grabaciones que nadie en el elenco estaba dispuesto a pasar tiempo con él; solo su amigo y coprotagonista, Bill Murray, acudió al set en sus días de descanso solo para mantener a raya el comportamiento de Gene.

Björk y Lars Von Trier en Bailando en la Oscuridad

Cuando un director demandante como Lars von Trier se encuentra con un artista impredecible como Björk, todo puede pasar. La cantante y compositora no toleró las estrictas condiciones de trabajo impuestas por el cineasta al punto de que todas la mañana lo saludaba diciéndole: “Señor Von Trier, lo despreció” y en seguida le escupía. Una vez él le pidió que utilizara un suéter horrible para una escena, ella reaccionó encerrándose en un remolque y comiéndose la prenda, casual.

También puede interesarte: Actores que nunca han hecho una secuela

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos