Artículos

Videoteca Tomatazos | Cabalgata Infernal (1980)

Walter Hill entregó en 1980 una película vibrante del género western que trascendió su propio tiempo

Creo que nunca se los había dicho, pero uno de mis géneros cinematográficos favoritos es sin duda el western. No sé, la verdad es que siempre pensé que mi tiempo en este mundo debió haber coincidido con esos años en los que los niños jugaban tradicionalmente a “los indios y los vaqueros”. Pues bien, precisamente del género western, me toca presentarles una de las cintas más sobresalientes, y también una de las menos difundidas entre el inmenso mundo de películas del género.

Puede interesarte: El Asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, de Andrew Dominik, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

De Jesse Woodson James, quizá el más reconocido forajido en tiempos del llamado Viejo Oeste, se han filmado innumerables cintas. Desde la clásica Jesse James (1939) con Tyrone Power como Jesse y Henry Fonda como su hermano Frank; hasta la más reciente El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford - 76% (2007) con Jesse encarnado por Brad Pitt. Todas las películas, con sus muy distintas perspectivas sobre la misma figura, ofrecen altas y bajas; pero si me preguntan, entre los trabajos más destacadas sobre Jesse James, su grupo de ladrones y sus fechorías, yo mencionaría Cabalgata Infernal (The Long Riders, 1980).

Dirigida por el estadounidense Walter Hill, quien estuvo al mando de películas como El Luchador (Hard Times - 100%, 1975) y El Conductor (The Driver - 85%, 1978), entre otras, The Driver es de entrada una cinta distinta en el mundo del género western. Lejos de los paisajes clásicos arenosos con los que uno identifica al western y sin la música con la que también normalmente le asocia; Cabalgata Infernal lo que nos termina por ofrecer es una mirada distinta a un mundo largamente filmado. No hay que olvidar que para 1980 el western vivía ya una decadencia importante después de sus esos alguna vez indiscutibles años de esplendor.

No dejes de leer: Videoteca Tomatazos | El Expreso Sugarland (1974)

Los hermanos James y Stacy Keach, -junto con Tim Zinnemann- fueron los responsables de que se llevara a buen puerto una película que trascendería más allá de su propio tiempo. No solo los hermanos Keach estarían presentes en la producción, sino también otros tres grupos de hermanos quienes junto a los Keach interpretarían a los personajes que sí, también serían hermanos. Ahí tienen a los Carradine como los Cole, a los Quaid como los Miller, a los Guest como los Ford, y desde luego que a los Keach como los James.

En un Estados Unidos rural, a la mitad del territorio norteamericano, Walter Hill nos saca de manera acertada de los habituales escenarios que uno asocia de inmediato al género western. Además, con elementos tan extraordinarios como la misma música de la película cortesía de Ry Cooder, el lienzo en el que se va construyendo la historia se convierte ya en uno muy atractivo y sobre todo uno muy sobresaliente.

Sin ahondar tanto en el pasado de cada uno de sus personajes, a lo largo de una película que apenas rebasa la hora y media de duración, lo que sí observamos de manera sutil es la humanización de quienes nos son presentados. Es decir, Jesse James y su grupo de delincuentes, no son héroes al estilo Robin Hood; pero tampoco son los despiadados devoradores de vidas que arrasan con todo lo que se les pone enfrente. No, ellos son humanos, complejos como uno mismo, humanos al fin.

Continúa leyendo: 10 grandes películas del Spaghetti Western que probablemente no has visto

Otro elemento, de los más llamativos de la película, son sin duda las secuencias de acción. Sobre todo la parte final, ensamblada de una manera que se disfruta mucho en la actualidad en donde todo es saturación; no, para Walther Hill el cuidado en los detalles es importantísimo, y sobre todo la coreografía de una secuencia que por sí misma vale toda la pena. Toda, absolutamente toda la secuencia final debería ser vista por quienes quieran en el futuro hacer una cinta con características similares.

Cabalgata Infernal es entonces una de las películas imperdibles para quienes gustan en principio del western, pero desde luego también para quienes gustan del buen cine. El refresco del género, con muchos más años de distancia desde el declive de su declive, se disfruta de gran manera con esta película que hay que revisar una y otra vez de manera constante.
¿Qué me dicen? ¿La vieron, les dio curiosidad revisarla? No dejen de compartirme sus opiniones en redes. No dejen de leerme semanalmente en Videoteca Tomatazos.

También puede interesarte: Ennio Morricone y algunas de sus bandas sonoras más memorables

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos