Artículos

Mazinger Z: Infinity | El gran regreso de un anime clásico

Un clásico televisivo del anime regresa pero a la pantalla grande, con una historia llena de dinámica acción, espectaculares peleas… y mucha nostalgia.

En octubre de 1972 la revista semanal especializada en manga Shonen Jump publica por vez primera las aventuras de Mazinger Z, un robot gigante piloteado por un joven, creado por el nipón Gô Nagai . En diciembre de ese mismo año se estrenaría en Japón la serie animada de dicho personaje, la cual se volvió un éxito instantáneo. Y con el tiempo (y su posterior estreno global) la serie reuniría una gran cantidad de seguidores alrededor del mundo, incluyendo a México, donde sus transmisiones por televisión abierta fueron todo un fenómeno en su momento.

Mazinger Z fue pionera dentro del género del anime enfocado en Mechas o Robots gigantes al introducir el concepto de un enorme ente mecánico tripulado por un ser humano, y no es exagerado decir que esta creación de Nagai revolucionaría el panorama de la animación japonesa. Series posteriores como Mobile Suit Gundam o Neon Genesis Evangelion tienen una enorme deuda con él. Y su influencia en la cultura popular también fue decisiva. Baste mencionar que Guillermo del Toro ha reconocido públicamente la influencia e inspiración que Mazinger Z representó para la creación de los Jaegers para su película Titanes del Pacífico - 71%; además de declararse fan del trabajo de Go Nagai a quien se refiere como “el Mozart del mundo de los animes de robots”.

Podría interesarte: Mazinger Z: Infinity ya tiene calificación de la crítica

Y precisamente, conmemorando el 50º aniversario de trayectoria de Go Nagai, se estrena un largometraje en torno a la que es una de sus máximas y más populares creaciones, el cual es producido por Toei Animation y es realizado por Junji Shimizu, con vasta experiencia en la dirección de diversas series televisivas de anime como YU-GI-OH!; Zatch Bell!; One Piece, y Pretty Cure entre otros.

Mazinger Z: Infinity - 86% transcurre diez años después de los eventos ocurridos en la serie. Tras la desaparición del Doctor Hell y sus secuaces, el mundo se ha convertido en una especie de paraíso tecnológico por el uso y explotación de la energía fotónica con fines pacíficos, y los avances e innovaciones descubiertos gracias a ello han conducido a la humanidad a una nueva Edad de Oro de paz y prosperidad.

Durante ese tiempo, Koji Kabuto ha seguido los pasos de su abuelo, y se ha convertido en un prominente científico, y Mazinger Z y otros robots destinados a proteger el laboratorio de energía fotónica, ahora son exhibido como parte de la colección de un museo, porque al no haber más amenazas letales, sus servicios ya no son necesarios. Por otra parte, su hermano adoptivo Tetsuya Tsurugi -y piloto del Gran Mazinger- esta a punto de ser padre, y su hermano menor Shiro Kabuto ya se ha convertido en todo un joven. Aunque la vida profesional de Koji esta atravesando un buen momento, su vida personal parece no ir muy bien, ya que se ha distanciado de Sayaka y su relación está al borde de la ruptura.

Lee también: Titanes del Pacífico, de Guillermo del Toro, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Un día, durante unas excavaciones en las inmediaciones del monte Fuji, se lleva a cabo un insólito descubrimiento: un titánico Mazinger diseñado para ser conducido por un robot Mazinger, así como una interfase que toma la apariencia de una joven a la cual Koji bautiza como Lisa, y quien se prenda de él. El origen de este colosal robot es desconocido, aunque Kabuto sostiene que puede haber provenido de otra dimensión. Lo único que se sabe de él (en un primer análisis) es que alberga un gran poder, y si no se tiene cuidado puede ser causante de una vasta destrucción.

Poco tiempo después de este hallazgo, se desatan una serie de ataques perpetrados por escuadrones de robots gigantes (muchos de ellos derrotados y destruidos por Mazinger años atrás) y se revela que el Doctor Hell y sus dos principales esbirros (el Barón Ashler y el Conde Decapitado) no murieron, sino que estuvieron ocultos durante todos estos años, fraguando un plan del cual el Mega Mazinger recientemente descubierto es parte esencial: destruir el mundo actual por completo y rehacerlo a su antojo. Todo esto obliga a Koji a reactivar a su gran robot y con ayuda de él (y de sus amigos) proteger al mundo y desbaratar los siniestros planes del Doctor Hell.

No dejes pasar: Titanes del Pacífico: La Insurrección | ¿Qué sucedió con la extravaganza de monstruosidad?

Para el desarrollo de esta nueva aventura, los productores y el director optaron por diseñar un filme combinando la animación y diseños tradicionales del personaje con innovadoras técnicas de CGI. El resultado es un trabajo respetuoso del aspecto tradicional de la serie animada, y que aunque por momentos no se siente del todo logrado, consigue darle mayor fluidez y movilidad natural a sus secuencias de acción las cuales, dicho sea de paso, están llenas de emoción y dinamismo. Tan es así que unos minutos de cualquier escena de combate entre el robot titular y sus adversarios en este filme supera en intensidad y espectacularidad a todas las mostradas en la mas reciente entrega de Pacific Rim (Titanes del Pacífico: La Insurrección - 45%), por ejemplo.

En cuanto a la trama -y al ser concebido como un producto dirigido esencialmente a su fandom- esta no solo se halla estrechamente ligada a la serie, sino que requiere que el espectador sepa -al menos medianamente- quien es Mazinger Z y sus personajes. Si no es así, le pasaran de largo ciertos detalles referentes a las interrelaciones personales entre los protagonistas. Además - y fiel a sus seguidores- la película conserva ese tono de deliciosa ingenuidad y encanto propios de la serie original, pero contrastados con situaciones más adultas y enfrentando a los personajes con importantes decisiones que deben de tomar.

Si el público de Ready Player One: Comienza el Juego - 78% disfrutó tratando de identificar las referencias e Eastern Eggs sobre videojuegos y cultura pop insertados en la trama, sin duda los fanáticos de Mazinger Z se deleitarán al ver desfilar en la pantalla a casi todos los Kikaijus a los cuales el robot gigante se enfrentó a lo largo de la serie animada, y tratar de recordar cada uno de sus nombres, tan bizarros como su propia apariencia (como Doublas M2, Garada K7, Dam Dam L2 o Danchel, por mencionar algunos).

Continúa leyendo: Mete Crítica: Ready Steven Spielberg, Ready Player One

Pero es erróneo pensar que Mazinger Z: Infinity - 86% es un producto enteramente de nicho, enfocado solamente a sus fanáticos -como si pasa con otros largometrajes inspirados en exitosos animes-. La historia es en esencia tan sencilla y ágil que es fácil engancharse y adentrarse en ella sin grandes dificultades. Esto y otros elementos la pueden hacer atractiva también para un público más joven, e incluso puede interesarlo por ver la serie televisiva a la cual remite.

De este modo, el filme cumplirá con las expectativas de los fans de hueso colorado, pero también pretende atraer nuevas audiencias, ávidas ya sea de consumir producciones japonesas o bien de encontrar historias animadas que se alejen un poco de las propuestas de otros estudios como Pixar o DreamWorks. Pero sobre todo, atrapará a aquellos nostálgicos quienes -durante su juventud- disfrutaron de sus andanzas en la pantalla chica y los cuales descubrirán con agrado que -como ellos- la historia y sus personajes crecieron y maduraron.

--------------------------------------
También podría interesarte:
Steven Spielberg quiere adaptar El Talismán de Stephen King

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos