Noticias

ENTREVISTA | Días de Invierno: Una mirada honesta sobre la vida misma

El cine mexicano recibe una bocanada de aire fresco a través de una cinta en la que el director se da la oportunidad de contar historias que se convierten en una charla entre el espectador y la cinta, como si ésta fuera una persona cercana.

Esta semana se estrenó Días de invierno - 100%, producida por Edgar Nito (Huachicolero - 100%), y además de las salas de cine comerciales, también se encuentra dando un recorrido en la ciudad de Guanajuato a través del Festival Internacional Cervantino como parte de la Muestra de Cine Coahuila: cine hecho por coahuilenses. La cinta dirigida por el mexicano Jaiziel Hernández (cinefotógrafo de Hasta los Dientes - 100%) cuenta un par de historias que surgen dentro de una familia, y a pesar de tener presente el drama, da la sensación como si se estuviera platicando una tarde con alguien cercano.

Sigue leyendo: Bardo: Iñárritu anuncia fin del rodaje y se confirma el título completo de su nueva película

Néstor (Miguel Narro) es el menor entre sus hermanos y vive solo con su madre, Lilia (Leticia Huijara); a pesar de pasar la vida juntos, hay ocasiones en las que parece que no hay suficiente comunicación entre ellos. Ambos enfrentan pérdidas y anhelos, ambos están en busca de su propia historia, su libertad. Néstor quiere buscar suerte en Estados Unidos, crecer quizá económicamente, mientras Lilia, quien acaba de perder su empleo y aún tiene que soltar algunas cosas tras haber quedado viuda, busca empezar su vida de nuevo.

Durante una entrevista exclusiva para Tomatazos, el director de la película habló sobre todo lo que hay detrás de estas historias y la belleza de su simplicidad. Jaiziel aseguró que su inspiración para narrar la vida y relación entre los protagonistas surge desde experiencias autobiográficas, pero sobre todo de recuerdos de gente cercana a él. El resultado de esta recopilación de narraciones, es lo que refleja la esencia de la cinta que logra cierta cercanía o empatía con el espectador.

Yo quería contar una historia inspirada en Saltillo, porque sentía que las personas de allá no se veían reflejadas en el cine mexicano. Como que faltaba mostrar un poco más esas realidades.

Pero ¿por qué decidió titular su ópera prima Días de Invierno? De acuerdo a sus palabras, es una cuestión relacionada a lo que viven los protagonistas en ese momento, usando esta estación del año como metáfora de la frialdad o la crisis que enfrenta cada uno. Ambos están en medio de una transición: Néstor está dejando la adolescencia para pasar a la adultez, mientras su madre está en el proceso de dar el paso a la tercera edad. El cambio de una etapa de la vida a otra, es tal como el que hay entre el invierno y la primavera.

Continúa con: Guillermo del Toro escribió guiones durante 16 años y muchos no se filmaron

Algo que resalta a lo largo de la cinta es que hay momentos de silencio o escenarios en donde alguno de los personajes se ve completamente solo. Si bien la sensación de vacío también tiene relación con las emociones de los mismos, esto muestra parte de una realidad sobre cómo es vivir en el Norte de México. Sobre todo, en los momentos de reflexión, era importante para el director que su protagonista aprovechara esa soledad. Por supuesto, también es de reconocer los detalles, pues siguiendo con el objetivo mostrar lo que es vivir en Saltillo – en donde se desarrolla esta historia –, también toman la oportunidad de plasmar sus sonidos, como el tren que pasa a lo lejos.

A lo largo de esta vivencia íntima en donde destacan los conflictos internos, hay un elemento que se vuelve particular dentro del desarrollo de Néstor. El personaje se ha estado preparando para las olimpiadas de matemáticas, lo que se vuelve el pretexto perfecto para insistir con un problema matemático que, a lo largo de la cinta, el espectador va encontrando la relación de éste con lo que está viviendo el personaje.

Yo tengo cierta relación con esas cuestiones. De niño y adolescente estuve en las olimpiadas de matemáticas […], es algo de familia. Pero también fue una excusa para darle al personaje algo que tiene como atorado y no logró resolver en el pasado; elegí lo de las matemáticas para que simbolizara algo que no ha podido resolver. [Cuando] se reencuentra con él, con ese examen, y dice ‘Bueno, esta es la razón por la que tal vez yo no seguí por ese camino’, al momento en el que lo resuelve también se libera.

Te puede interesar: Entrevista | Misfit, eres o te haces: Cuando las etiquetas incomodan hasta en la ropa

Jaiziel también insistió en que una de las propuestas de la película era demostrar que para que una persona se sienta completa, no siempre debe cumplir grandes metas, manifestar que a veces logrando cosas pequeñas también se puede sentir una gran satisfacción. Finalmente, se habló de la relación entre el cineasta y el director de fotografía Juan Pablo Ramírez, de cómo se dio la comunicación entre ambos poniendo sobre la mesa la visión de cada uno para lograr darle a la película una naturaleza visualmente única y trascendente.

Yo conozco a Juan Pablo desde hace muchos años. Yo originalmente me dedico a la cinefotografía; empecé a hacer trabajo de desarrollo del proyecto […] buscando locaciones y espacios. Fui haciendo una propuesta visual y cuando Juan Pablo llegó enriqueció bastante el proyecto. […] Es una película que se hizo con luz natural por el poco presupuesto, pero vimos muchas referencias de foto fija y películas que nos interesaban.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos