Noticias

Zuko: cómo la deconstrucción de su masculinidad lo volvió un héroe

El personaje lo tenía todo para ser envuelto por la maldad, pero su camino y la gente que lo acompañó fueron de bastante ayuda

Aunque las ideas del machismo siempre han estado presentes, ha sido hasta años más recientes que se ha vuelto un tema bastante polémico gracias a la apertura social sobre el tema. Aunque es cierto que en ocasiones se peca al juzgar historias o personajes que fueron desarrollados en una época completamente diferente, hay que reconocer a aquellas producciones que han buscado el mejor camino.

Suscríbete aquí a Disney Plus

Es cierto que se trata sólo de ficción, pero los medios masivos de comunicación tienen el poder de reflejar su contexto social y con ello mostrar alguna alternativa para dejar algo positivo en su audiencia, en el caso se las películas y las series (animadas o en live-action) hay dos puntos importantes que se deben tomar en cuenta más allá del entretenimiento, que son el formar y educar.

Actualmente existen algunos analistas que se han enfocado en estos temas de la masculinidad tóxica y la positiva, con la intención de destacar los rasgos más importantes de cada una en las grandes producciones. Parte de ello se encuentra en los análisis que se hacen en el Instituto para el Desarrollo de Masculinidades Anti Hegemónicas (IDMAH), quienes en esta ocasión le dieron oportunidad a un personaje de Avatar: la leyenda de Aang: Libro 1 - 100%.

Sigue leyendo: Este es el camino: Por qué The Mandalorian es un ejemplo de masculinidad positiva

Quien ha sido objeto de este estudio es Zuko, un personaje que tenía todo para ser envuelto por la maldad, el rencor y el odio. Sin embargo, a pesar de su pasado y el dolor que le ha causado tanto su padre como la gente de su pueblo, encontró un camino que lo ayudaría a construir una masculinidad positiva, y esto no lo logró solo, sino con ayuda del tío Iroh. A continuación, puedes ver parte de su deconstrucción masculina.

Una infancia hostil

Desde niño, Zuko sufrió maltrato por parte de su padre, además de que era manipulado por su hermana Azula. Su padre, en particular, no dejaba de recordarle que estaba avergonzado de él y que nunca llegaría a ser un verdadero maestro fuego por lo débil que era.

La herida de su rostro fue hecha por no respetar

Uno de los castigos más fuertes y físicamente dolorosos que tuvo que enfrentar fue el hecho de que su propio padre hiriera su rostro en una batalla en la que Zuko se negó a pelear por respeto. Todo esto por haber mostrado una supuesta falta de respeto al opinar con respecto a la cámara de guerra en donde muchos soldados morían de maneras que él consideraba inhumanas.

Continúa con: Kronk, de Las Locuras del Emperador, es reconocido como un ejemplo de masculinidad positiva

Exiliado por negarse a pelear contra su padre

Al haberse negado a enfrentar a su padre, tanto el Señor del Fuego como el pueblo mismo tomaron la decisión de exiliarle por mostrarse como un hombre débil. Para poder recuperar su honor, se le dio la tarea de encontrar al Avatar; era su última oportunidad.

El viaje del antihéroe

Como era de esperarse, la misión no sería nada fácil, lo que le costó tres años en altamar. Pero no estaba solo, le acompañaba el tío Iroh quien resultó convertirse en la figura paterna que no tuvo en la infancia. Su tío también tenía dolor en su corazón debido a la muerte de su hijo en guerra, sin embargo, siempre buscaba el lado positivo de las cosas.

El fin de la guerra

A lo largo de su búsqueda, Zuko se encontró con varias personas, y el hecho de conocer a más gente que había sufrido cosas similares a él o que habían sido afectados por la guerra logró cierta empatía. Al encontrarse en varias ocasiones con el equipo Avatar, tuvo la oportunidad de hacer introspección para conocer sus propias vulnerabilidades. Al ser consciente de esto, Zuko logra terminar con su guerra interna, lo que lo lleva a ser coronado como el nuevo Señor de Fuego y terminar con la Guerra de los Cien Años.

Sin duda, la masculinidad positiva de este personaje se refleja en su bondad y su capacidad de transformación, sin olvidar lo noble que es.

Parece que o Forsetes e o Sath gostam bastante do Homem de Ferro

A photo posted by Level Up (@levelup) on

Comentarios

  • Tomatazos (5)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos