Noticias

Terminator: Destino Oculto recibe críticas por no ser suficientemente feminista

Poner a una mujer (o tres) al frente de una película no es feminismo. Un artículo nos recuerda los errores de una franquicia que ha jurado ser feminista desde la icónica Terminator hasta su más reciente entrega

La franquicia Terminator ha demostrado que tiene un lugar seguro dentro de Hollywood gracias a que su más reciente entrega parece -finalmente- ser más decente que sus antecesoras, lo que también nos lleva a creer una vez más que es hora de que personajes femeninos fuertes sigan al frente de la pantalla grande, aunque eso signifique que no siempre vengan de producciones cien por ciento originales.

No te lo pierdas: Terminator: Destino Oscuro ya tiene primeras reacciones de los críticos

Con esto en mente, cualquiera podría pensar que Sarah Connor ha sido desde siempre uno de los íconos feministas del cine de acción más populares de todos los tiempos, y a pesar de que sí ha tenido mucha relevancia en la cultura popular, de feminista tiene poco. Un reciente artículo de Huffington Post nos abre los ojos (o nos recuerda) una realidad que ha sido omitida por muchos que creen que el hecho de que una mujer porte un arma en una historia o sobreviva a un androide T-800 es sinónimo de feminismo.

Para esto, la autora del artículo nos regresa a la cinta original de 1984 y su secuela de 1991. En Terminator - 100% es el año 2029, la resistencia humana, ha sido esclavizada por la inteligencia artificial Skynet, pero está a punto de ganar la guerra con John Connor como líder. Allí es que las máquinas elaboran una estrategia que consiste en regresar al pasado para acabar con su vida antes de que nazca, por lo que un Terminator T-800 es enviado al pasado para dar con Sarah Connor, su madre, y exterminarla antes de que John sea concebido.

En esa primera parte, el personaje de Linda Hamilton era como el de cualquier damisela en peligro, y de paso tuvo como valiente príncipe a Kyle Reese, un soldado de la resistencia humana que fue enviado al pasado con el objetivo de proteger a la madre de John Connor. Nada nuevo, aunque las cosas mejoran cuando Sarah empieza a entrenar para poder defenderse por sí misma. En la secuela surge ese estatus de feminista, que hasta cierto punto es correcto. Es cierto que no es tratada como un objeto y es capaz de hacer todo lo que está a su alcance cuando se trata de proteger a su pequeño hijo, pero el sexismo es uno de los puntos más fuertes de Terminator 2: El Juicio Final - 92% y es demasiado notorio.

Te recomendamos: Terminator: Destino Oculto ya tiene calificación de la crítica

Sarah es considerada como una persona histérica por todos, incluyendo su propio hijo, y aparece en una institución mental donde intentaron abusar de ella. Lo único bueno es que claramente no es la mujer que era antes, y sin embargo no se salva de las etiquetas. La protagonista pasa dos películas tratando de sobrevivir de androides que son enviados para matarla a ella y a su hijo, entrena duro y se convierte en una mujer fuerte en todos los aspectos solamente para ser relegada, al final, al papel de madre y nada más. Ni siquiera pudo ser ella la que acabe con el Terminator T-1000, y sin importar cuánto ha sobrevivido nunca fue reconocida como una de las salvadoras de la humanidad.

El punto que la autora busca establecer se refuerza luego de ver Terminator: Destino Oculto - 62%. Al parecer las críticas al guión sirvieron de algo porque los nuevos escritores intentan equiparar a los géneros involucrados en la película y lo consiguen pero no del todo. Ahora Sarah Connor no está sola ya que también aparecen la super soldado del futuro Grace (Mackenzie Davis) que tiene como misión proteger a Dani Ramos (Natalia Reyes) de un nuevo y muy avanzado Terminator.



Resulta divertido volver a ver a la actriz en el papel que le dio tanta fama, además de ver a este grupo de mujeres realizar todo tipo de escenas en la nueva entrega de la franquicia. No todo es felicidad cuando aprendemos que Linda Hamilton dijo en The Graham Norton Show que pasó un año entero poniéndose en forma, y que no sirvió de mucho porque terminó usando pechos y trasero falsos cada vez que tenía que salir a escena. Para colmo, en la nueva cinta se repite la historia: mujeres fuertes, listas para matar si es necesario, cuya oportunidad de poner fin a la amenaza les es arrebatada por un personaje que prácticamente está ausente del tercer acto del filme. Esto es algo que rescata la autora:

Y la cereza del pastel es que segundos antes, son los gritos de Sarah pidiendo ayuda lo que pone en marcha este momento anticlimático cerca del final. Después de 27 años, ni siquiera pudieron darle a Sarah esta victoria, sino que, una vez más, la posicionaron como la madre protectora de una persona más joven para liderar la resistencia.

Terminator: Destino Oculto - 62% tuvo un total de seis escritores de acuerdo con lo que se recoge en IMDb. Seis personas tuvieron en sus manos la oportunidad de darle a Sarah Connor el reconocimiento que mereció hace más de dos décadas y no lo hicieron. Podrá ser la mejor historia desde Terminator 2: El Juicio Final, pero feminista no es. O quizás esperamos demasiado de una película que no tuvo una sola escritora y que de paso cayó en los mismos errores.

Continúa leyendo: Terminator: Destino Oscuro | Skydance podría perder los derechos sobre la franquicia

Comentarios

  • Tomatazos (4)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos