Noticias

Guillermo del Toro revela que La Forma del Agua lo ayudó a procesar el final de su matrimonio

Para el director, La Forma del Agua fue como realizar una canción de amor que le ayudó en su ruptura

Noticias

Guillermo del Toro revela que La Forma del Agua lo ayudó a procesar el final de su matrimonio

Para el director, La Forma del Agua fue como realizar una canción de amor que le ayudó en su ruptura

POR Miriam Silva -

La noche de los Oscar del año 2018 ha sido una de las más memorables para México. En ese año, el director de origen tapatío Guillermo del Toro literalmente arrasó con las nominaciones. Al final no sólo se llevó las más preciadas, Mejor Director y Mejor Película, La Forma Del Agua - 92% también obtuvo los premios por Mejor Banda Sonora y Mejor Diseño de Producción. Con un discurso que nos robó las lágrimas a todos, del Toro completó la tríada de los directores mexicanos ganadores de la preciada estatuilla, justo al lado del dos veces ganador, Alejandro González Iñárritu (Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia) - 91% y Revenant: El Renacido - 82%) y Alfonso Cuarón (Gravedad - 96%).

También podría interesarte: Razones por las que Guillermo del Toro es un orgullo nacional

Probablemente solamente las personas cercanas a Guillermo del Toro, estarían conscientes que, detrás la fachada alegre del director, había un hombre que silenciosamente estaba lidiando con una ruptura amorosa. Pocos días después del glamour de la alfombra roja de los Oscar, del Toro anunció que recientemente se había divorciado de su esposa. Su matrimonio duró tres décadas, y para los que no siguen la trayectoria del mexicano, precisamente este tiempo implica el salto de las pequeñas producciones y comerciales para la televisión mexicana, a un cine más elaborado y sofisticado, que finalmente alcanzó Hollywood.

Sin duda el director y su esposa compartieron grandes momentos juntos, al mismo tiempo que la carrera del tapatío se posicionaba en una industria que daba preferencia a las producciones de directores locales, pero que poco a poco se ha ido modificando. Del Toro al fin abrió su corazón, y reveló en el podcast de la productora de cine independiente, SpectreVision (vía IndieWire), que realizar La Forma del Agua le ayudó a lidiar con los sentimientos que surgen cuando el final de una relación es irremediable:

Quería hacer una canción, una canción de amor. Quería que se sintiera como una canción que escuchas en el auto camino a la playa, una melodía realmente hermosa. Quería decir lo que creo que es el amor, que es muy, muy simple, es ver al otro en su integridad, verte realmente por lo que eres, porque si te casas con alguien, esa persona necesariamente tiene fallas ... y eso es imposible de remediar; nunca puedes remediar eso.

Deberías leer: Guillermo del Toro: "no soy fanático de los superhéroes"

Pero si encuentras a alguien que te mira y los miras exactamente como es, y lo amas y no estás tratando de ocultar o mitigar su personalidad, entonces eso es hermoso. Cuando hablamos de transformación, es porque las personas se cambian unas a otras. Cuando te casas con alguien, esa persona te cambia y tú cambias a esa persona. Inevitablemente con amor, eso sucederá, pero eso es diferente a la transformación exigente.

El director, quien también se encontraba al lado de los fundadores de SpectreVision, Elijah Wood y Daniel Noah, continuó desarrollando su idea sobre la transformación que se da en pareja, y por qué la historia de La Bella y la Bestia se equivoca en su final:

El final de la ‘La Bella y la Bestia’ es decepcionante, Bestia debería permanecer como bestia, porque en esa forma fue como ambos se enamoraron. Para mí, la idea de normalidad es atemorizante… romper la norma debería ser igual de aceptable como la norma misma. La pluralidad de la existencia humana permite que puedas ir y venir, cometer un error, cambiar de opinión y no sólo existir en blanco y negro.

No te puedes ir sin leer: METE CRÍTICA | Guillermo del Toro y sus Monstruos que son todos

Es evidente que por siempre del Toro se sentirá más a gusto entre monstruos, como se pudo notar en su última exposición en el Museo de las Artes (MUSA) de la ciudad de Guadalajara, titulada En Casa con mis Monstruos. Al final es grato saber que como todo buen artista, el director mexicano expió sus propios demonios a través del arte, realizar la película fue un evento catártico que lo ayudó a sanar. De esa forma, para muchos espectadores, La Forma del Agua sí fue como una canción de amor que nos hizo reflexionar sobre todas las formas de afecto que existen.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos